La al­fal­fa es­tá de re­gre­so a la cuen­ca le­che­ra

La “ve­det­te” de las fo­rra­je­ras ga­na es­pa­cios en los lo­tes y des­pla­za a la so­ja en el cen­tro de San­ta Fe.

Clarin - Rural - - TECNOLOGÍA AGRÍCOLA -

En el nor­te de San­ta Fe, la al­fal­fa se to­ma re­van­cha. La fo­rra­je­ra es re­co­no­ci­da co­mo la ba­se de la ali­men­ta­ción de los tam­bos de esa im­por­tan­te re­gión le­che­ra y hoy vuel­ve a re­cu­pe­rar par­te del te­rreno que le qui­tó la so­ja en los úl­ti­mos años. En bue­na me­di­da esa ten­den­cia es la re­sul­tan­te del com­por­ta­mien­to de los mer­ca­dos gra­na­rios mun­dia­les de los úl­ti­mos me­ses, pe­ro tam­bién es una mi­ra­da al me­diano pla­zo. La al­fal­fa es un cul­ti­vo pe­ren­ne, por lo tan­to las in­ver­sio­nes en es­ta pas­tu­ra re­pre­sen­tan una apues­ta a la pro­duc­ción lác­tea de los pró­xi­mos años.

Al re­fe­rir­se a los desafíos que en­fren­tan los sis­te­mas de pro­duc­ción de le­che, Fernando Bar­go, ase­sor pri­va­do es­pe­cia­li­za­do en pro­duc­ción le­che­ra, en­fa­ti­zó, en pri­mer lu­gar, so­bre la ne­ce­si­dad de que las va­cas al­can­cen al­tos ni­ve­les de con­su­mo de ma­te­ria se­ca.

El téc­ni­co lo di­jo en el mar­co de Ex­pe­rien­cia Fo­rra­je­ra, las jor­na­das or­ga­ni­za­das por Claas y Fo­rra­tec des­ti­na­das al en­tre­na­mien­to en la con­fec­ción de fo­rra­jes con­ser­va­dos, en Sun­cha­les, en pleno co­ra­zón de la cuen­ca le­che­ra san­ta­fe­si­na.

Al res­pec­to, Bar­go in­di­có que eso jus­ti­fi­ca la ten­den­cia ha­cia la uti­li­za­ción de ra­cio­nes con me­no­res te­no­res de hu­me­dad, co­mo es la ela­bo­ra­ción de si­la­jes que al­can­cen ni­ve­les de ma­te­ria se­ca del or­den del 40%.

Tam­bién se re­fi­rió a la ne­ce­si­dad de dis­mi­nuir la va­ria­bi­li­dad que se sue­le en­con­trar en los ni­ve­les de con­su­mo de las va­cas y ci­tó ca­sos en los que, de un día pa­ra el otro, se en­con­tra­ron va­ria­cio­nes del 25% en la can­ti­dad de al­gu­nos in­gre­dien­tes de la ra­ción.

“Es­te es un as­pec­to muy im­por­tan­te que se nos pre­sen­ta tan­to en el sis­te­ma con­fi­na­do co­mo en el pas­to­ril -ex­pli­có-, co­mo tra­ba­ja­mos con sis­te­mas bio­ló­gi­cos, en­fren­ta­mos plan­teos que son va­ria­bles per se; nues­tro desafío per­ma­nen­te es dis­mi­nuir esa va­ria­bi­li­dad”.

El téc­ni­co in­sis­tió en que en los tam­bos “hay que lo­grar al­tos con­su­mos de ma­te­ria se­ca, ya que esa es la vía pa­ra al­can­zar una ma­yor efi­cien­cia, y ade­más ba­jar la va­ria­ción dia­ria de ese con­su­mo”.

Así ma­ni­fes­tó que se mi­die­ron ca­sos en los que en­con­tra­mos 7 u 8 li­tros de di­fe­ren­cia de pro­duc­ción de le­che dia­ria en­tre gru­pos de va­cas, sin que hu­bie­se cau­sas en tér­mi­nos nu­tri­cio­na­les que lo jus­ti­fi­ca­ran.

Las cau­sas es­ta­ban en de­fi­cien­cias de ma­ne­jo, co­mo la fal­ta de al­gún in­gre­dien­te en la die­ta o la va­ria­ción drás­ti­ca de la ma­te­ria se­ca del ali­men­to.

Por su par­te, Pa­tri­cio Aguirre Sa­ra­via, de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Con­tra­tis­tas Fo­rra­je­ros, se re­fi­rió a las di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes con las que se sue­len en­con­trar los con­tra­tis­tas al mo­men­to de rea­li­zar el pi­ca­do y acon­di­cio­na­mien­to de los si­la­jes.

“Nos en­fren­ta­mos per­ma­nen­te­men­te a si­tua­cio­nes va­ria­bles que nos lle­van a que los con­tra­tis­tas de­ba­mos co­la­bo­rar en la to­ma de de­ci­sio­nes so­bre al­gu­nas cues­tio­nes que pa­re­cen me­nos im­por­tan­tes pe­ro que son jus­ta­men­te las que ha­cen al buen apro­ve­cha­mien­to de las re­ser­vas de ca­li­dad que se pre­ten­den ob­te­ner -ex­pli­có-; por lo tan­to so­le­mos ma­ne­jar­nos en­tre lo ideal que nos mar­ca el ma­nual y la reali­dad que nos en­con­tra­mos en ca­da ca­so en fun­ción del hí­bri­do, la fe­cha que se sem­bró, la fer­ti­li­dad del lo­te y la va­ria­bi­li­dad que exis­te en­tre años, de ma­ne­ra que te­ne­mos que te­ner la ca­be­za un po­co abier­ta pa­ra adap­tar­nos a la con­di­ción de ca­da mo­men­to”.

Uno de los asis­ten­tes fue el ingeniero agró­no­mo Her­nán Pue­yo, ase­sor con va­rios años de ex­pe­rien­cia en la le­che­ría ex­tra­pam­pea­na. En su opi­nión, “es­tá cla­ra la ne­ce­si­dad de se­guir tra­ba­jan­do en la ca­pa­ci­ta­ción del per­so­nal que tra­ba­ja en la con­fec­ción, con­ser­va­ción y su­mi­nis­tro de los ali­men­tos que se des­ti­nan a las va­cas le­che­ras”.

Lar­go pla­zo. La al­fal­fa es un cul­ti­vo pe­ren­ne. Por eso, una in­ver­sión a fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.