El co­go­lle­ro, un gu­sano que me­te pre­sión so­bre el maíz

Los con­se­jos de un ex­per­to pa­ra un con­trol efi­caz.

Clarin - Rural - - TAPA - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@clarin.com FOTOS: RO­BER­TO PERALTA

Con la in­cor­po­ra­ción de la tec­no­lo­gía Bt, el se­gui­mien­to de las pla­gas en maíz fue de­ja­do de la­do por los pro­duc­to­res.

Co­mo ejem­plo de ello, el ser­vi­cio de mo­ni­to­reo en maíz se co­bra­ba la mi­tad del va­lor que en so­ja, pa­ra even­tos trans­gé­ni­cos con pro­tec­ción par­cial, y di­rec­ta­men­te no se to­ma­ba ser­vi­cio con even­tos de pro­tec­ción ca­si to­tal, sos­tie­ne un in­for­me del es­pe­cia­lis­ta en pro­tec­ción de cul­ti­vos, Ro­ber­to Peralta

Es­ta eta­pa par­ti­cu­lar de ma­ne­jo de pla­gas, di­ce el tra­ba­jo del ex­per­to, tra­jo co­mo con­se­cuen­cia una dis­mi­nu­ción en el desa­rro­llo de mo­ni­to­reo y con­trol de oru­ga co­go­lle­ra (Spo­dop­te­ra fru­gi­per­da), una pla­ga de al­to im­pac­to en la ac­tua­li­dad en el cul­ti­vo de maíz.

Con el in­cre­men­to de la pro­ble­má­ti­ca, el con­trol quí­mi­co nue­va­men­te to­ma re­le­van­cia, aña­de Peralta.

Pa­ra lle­gar a la ins­tan­cia de la apli­ca­ción, pri­me­ro hay que mo- ni­to­rear. Por ello, el ex­per­to sos­tie­ne que el mo­ni­to­reo de es­ta pla­ga de­be rea­li­zar­se en to­do el ci­clo del cul­ti­vo. La ra­zón, ex­pli­ca, es la ca­pa­ci­dad de cau­sar da­ño en cual­quier es­ta­do de la plan­ta, de­pen­dien­do de la fe­cha de siem­bra y re­gión.

Ge­ne­ral­men­te un mo­do rá­pi­do y fia­ble de es­ti­mar la in­ci­den­cia en el lo­te, se­ña­la el es­pe­cia­lis­ta en su tra­ba­jo, es con­ta­bi­li­zar 100 plan­tas se­gui­das y so­bre las mis­mas iden­ti­fi­car cuan­tas po­seen da­ño, rea­li­zan­do es­to en di­fe­ren­tes sec­to­res del lo­te.

Un ele­men­to que agi­li­za el mues­treo es el uso de los “cuen­ta­ga­na­do”. Con es­te ins­tru­men­to se con­ta­bi­li­zan las plan­tas y a me­di­da que se ob­ser­va una da­ña­da se mar­ca con el ins­tru­men­to, al fi­na­li­zar tie­ne cuan­tas plan­tas con da­ño hay en cien plan­tas.

Tam­bién es muy im­por­tan­te ob­ser­var y cuan­ti­fi­car de al­gún mo­do los enemi­gos na­tu­ra­les de co­go­lle­ra. Por ejem­plo la es­pe­cie Do­ru sp. (Ti­je­re­ta o dia­bli­llo) es un im­por­tan­te pre­da­dor de hue­vos y lar­vas en pri­me­ros es­ta­dios. Otros con­tro­la­do­res bio­ló­gi­cos de gran im­por­tan­cia son los hon­gos en­to­mo­pa­tó­ge­nos, por ejem­plo No­mu­raea ri­le­yi. En la úl­ti­ma cam­pa­ña, es­te con­trol fue el gran pro­ta­go­nis­ta, evi­tan­do ma­yo­res da­ños en es­pi­ga en el nor­te de Cór­do­ba y otros sec­to­res del país.

An­tes de la de­ci­sión de apli­car el in­sec­ti­ci­da, acla­ra Peralta, la pre­gun­ta re­cu­rren­te es: “¿Cuál es el um­bral?” El va­lor his­tó­ri­co ma­ne­ja­do en cul­ti­vo de maíz fue de 20% de plan­tas afec­ta­das, pe­ro en la ac­tua­li­dad, cual­quier va­lor es inú­til si no se ubi­ca den­tro de una es­tra­te­gia de ma­ne­jo con los in­sec­ti­ci­das dis­po­ni­bles y los di­fe­ren­tes even­tos Bt de ca­da hí­bri­do.

Una vez rea­li­za­das es­tas eta­pas, es ho­ra de la apli­ca­ción.

Se­gún el es­pe­cia­lis­ta, una gran di­fe­ren­cia, res­pec­to a los in­sec­ti­ci­das, lo han mar­ca­do los pro­duc­tos con per­sis­ten­cia. Pro­pie­dad que en maíz siem­pre se cues­tio­nó en eta­pas ve­ge­ta­ti­vas, por el desa­rro­llo de ho­jas nue­vas pos­te­rio­res a la apli­ca­ción sin pro­tec­ción.

Los pro­duc­tos más uti­li­za­dos fue­ron fos­fo­ra­dos y pi­re­troi­des, pe­ro el con­trol de es­tos a cam­po no su­pera los tres días. En la ac­tua­li­dad hay pro­duc­tos que pue­den lo­grar con­tro­les du­ran­te 20 días.

El ob­je­ti­vo de la per­sis­ten­cia es lo­grar con­trol so­bre nue­vos na­ci­mien­tos, as­pec­to co­mún de es­ta pla­ga en ata­car en una mis­ma ge­ne­ra­ción es­ca­lo­na­da­men­te el cul­ti­vo, co­lo­can­do ovi­pos­tu­ras du­ran­te un pe­río­do ma­yor a una se­ma­na.

Aquí es don­de la per­sis­ten­cia lo­gra un efec­to su­pe­ra­dor en el ma­ne­jo ya lo­grar con efi­ca­cia el con­trol de nue­vos na­ci­mien­tos a cor­to pla­zo.

Es muy im­por­tan­te en el uso de es­tos pro­duc­tos con per­sis­ten­cia el ba­jo im­pac­to so­bre la ma­yo­ría de los con­tro­la­do­res bio­ló­gi­cos de la oru­ga co­go­lle­ra.

A mo­do de con­clu­sión, Pa­ral­ta con­sig­na que an­te la me­nor per­for­man­ce de con­trol de maí­ces Bt en oru­ga co­go­lle­ra, más que nun­ca, de­ben ser rea­li­za­dos los re­fu­gios, por lo me­nos has­ta que se­pa­mos feha­cien­te­men­te que no son ne­ce­sa­rios. De lo con­tra­rio se avan­za­rá más rá­pi­do ha­cia la re­sis­ten­cia.

A co­mer­lo. El mo­ni­to­reo del gu­sano co­go­lle­ro de­be ha­cer­se en to­do el ci­clo del maíz, se­gún fe­cha de siem­bra y re­gión.

Enemi­go. El Do­ru de­pre­da hue­vos y lar­vas de la oru­ga.

Bio­con­trol. El hon­go N. ri­le­yi pa­ra­si­ta lar­vas de co­go­lle­ro.

Peralta. Ex­per­to en sa­ni­dad ve­ge­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.