La fuer­za so­je­ra gua­ra­ní

Es­te país, con un am­plio po­ten­cial pa­ra au­men­tar sus ren­di­mien­tos de so­ja, ya se po­si­cio­nó en­tre los lí­de­res mun­dia­les de pro­duc­ción y ex­por­ta­ción del po­ro­to. El ma­ne­jo y la in­ten­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va, las cla­ves que trans­for­ma­ron a la agri­cul­tu­ra pa­ra­gua

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Vi­lla­mil cla­rin­ru­ral@clarin.com

Pa­ra­guay se trans­for­mó en los úl­ti­mos diez años en una po­ten­cia so­je­ra. Por una cues­tión de su­per­fi­cie, es­tá le­jos de Bra­sil, Es­ta­dos Uni­dos y la Ar­gen­ti­na, pe­ro en la fran­ja de ese país que bor­dea al río Pa­ra­ná, fren­te a la pro­vin­cia ar­gen­ti­na de Mi­sio­nes, se pue­de ob­ser­var al­gu­nas de las más gran­des ex­ten­sio­nes sem­bra­das con la olea­gi­no­sa, y con un enor­me po­ten­cial pa­ra cre­cer en ren­di­mien­tos en los pró­xi­mos años.

Cla­rín Ru­ral vi­si­tó esos cam­pos de sue­los ro­jos, ar­ci­llo­sos, ri­cos en hie­rro y po­ta­sio, y con­ver­só con pro­duc­to­res y ase­so­res pa­ra co­no­cer la cul­tu­ra pro­duc­ti­va de un país que de gol­pe y en si­len­cio se ubi­có en el sex­to lu­gar del ran­king mun­dial de pro­duc­to­res de so­ja, y cuar­to en­tre los prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res.

Vis­to des­de el ai­re, el pai­sa­je se va trans­for­man­do de sur a nor­te. Par­tien­do des­de la lo­ca­li­dad de En­car­na­ción, en el de­par­ta­men­to de Ita­púa, se pue­den ver cam­pos en los que el rin­de pro­me­dio de so­ja ron­da los 2.643 ki­los por hec­tá­rea. Allí, en­tre los pro­duc­to­res pre­va­le­cen los ru­bios de as­cen­den­cia ger­ma­na y las ex­plo­ta­cio­nes son de unas 100 hec­tá­reas en pro­me­dio.

Más ha­cia el nor­te, ya en el de­par­ta­men­to de Al­to Pa­ra­ná, las uni­da­des de pro­duc­ción co­mien­zan a agran­dar­se y los rin­des pro­me­dio al­can­zan el má­xi­mo na­cio­nal: 3.370 ki­los por hec­tá­rea.

Al­to Pa­ra­ná li­de­ra la pro­duc­ción paraguaya de so­ja con una su­per­fi­cie cul­ti­va­da de 918.306 hec­tá­reas y una co­se­cha de 3.095.146 to­ne­la­das. De esa zo­na es Al­ban Grem, quien lle­gó a la lo­ca­li­dad de Cru­ce Itakyry cuan­do era ni­ño de la mano de su pa­dre, pro­ve­nien­tes de Bra­sil. Des­de en­ton­ces tra­ba­ja la tie­rra y ac­tual­men­te cuen­ta con 20 hec­tá­reas pro­pias pe­ro ad­mi­nis­tra otras 1.100 hec­tá­reas.

“Es­te año ha­ce­mos so­ja, lue­go 300 hec­tá­reas de maíz sa­frin­ha y tri­go”, di­ce, y agre­ga: “La so­ja la siem­bro a 45 cen­tí­me­tros en­tre hi­le­ras y con 13 se­mi­llas por me­tro, y es­pe­ro co­se­char 3.500 ki­los por hec­tá­rea”. Una de las prin­ci­pa­les

To­do en di­rec­ta

En Pa­ra­guay, el maíz de pri­me­ra ocu­pa ape­nas 30.000 hec­tá­reas, con­tra 700.000 que se ha­cen de se­gun­da. El maíz “sa­frin­ha” se co­se­cha has­ta me­dia­dos de ju­lio y rin­de en­tre 5.000 y 6.000 ki­los por hec­tá­rea. En to­tal, se pro­du­cen unos cua­tro mi­llo­nes de to­ne­la­das, de los cua­les el mer­ca­do in­terno con­su­me un mi­llón y el res­to es ex­por­ta­do a Bra­sil. El in­vierno pa­ra­gua­yo es muy cor­to y ge­ne­ral­men­te no hay su­fi­cien­te tiem­po en­tre la co­se­cha de la sa­frin­ha y la siem­bra de so­ja. De he­cho, la so­ja sa­frin­ha mu­chas ve­ces se ade­lan­ta con desecan­te y se co­se­cha en­tre abril y ma­yo. El tri­go ocu­pa unas 600.000 hec­tá­reas. Se­gún la Cá­ma­ra Paraguaya de Ex­por­ta­do­res y Co­mer­cia­li­za­do­res de Ce­rea­les y Olea­gi­no­sas (Ca­pe­co), el 100% del área des­ti­na­da a la pro­duc­ción de so­ja y cul­ti­vos en ro­ta­ción es­tá ba­jo siem­bra di­rec­ta. di­fe­ren­cias de Pa­ra­guay res­pec­to de la Ar­gen­ti­na es que en el ve­cino país del nor­te prác­ti­ca­men­te no hay in­vierno, por lo que la siem­bra se ade­lan­ta.

En agos­to y sep­tiem­bre ya se es­tá sem­bran­do los pri­me­ros lo­tes de so­ja, y en di­ciem­bre se co­se­cha una gran par­te. Lue­go mu­chos vuel­ven a sem­brar so­ja o maíz, los fa­mo­sos cul­ti­vos “sa­frin­ha” que tam­bién son co­mu­nes en Bra­sil. Por su par­te, el tri­go, que se siem­bra al­re­de­dor del 25 de abril y se co­se­cha en sep­tiem­bre, a Grem le rin­de ha­bi­tual­men­te unos 2.800 ki­los por hec­tá­rea.

Ya en el de­par­ta­men­to de Ca­nin­de­yú, cer­ca del em­bal­se Itai­pú, la ma­yo­ría de los pro­duc­to­res ha­bla por­tu­gués y tie­ne raí­ces bra­si­le­ñas. Aquí, el rin­de pro­me­dio es de 2.683 ki­los por hec­tá­rea y las ex­plo­ta­cio­nes son de en­tre 500 y 1.000 hec­tá­reas. Cla­ro que hay otros, co­mo Ger­mán Hutz, que con su gru­po

En la úl­ti­ma dé­ca­da, la su­per­fi­cie de so­ja se du­pli­có. Al­can­zó 3,5 mi­llo­nes de ha.

fa­mi­liar ma­ne­ja unas 20.000 hec­tá­reas en la lo­ca­li­dad de Tron­cal 3. En es­te mo­men­to, sus cam­pos son lo más pa­re­ci­do a un océano de so­ja. Du­ran­te mu­chos ki­ló­me­tros no se ve ni un alam­bra­do, ni una va­ca, ni un cho­clo.

A pe­sar de que el sol aprie­ta sin pie­dad, es un día agra­da­ble pa­ra lo que se acos­tum­bra en la zo­na.

El po­ro­to pin­ta bien, pe­ro ne­ce­si­ta­rá más llu­vias en los pró­xi­mos días por­que con los in­ten­sos ca­lo­res de la zo­na el buen es­ta­do del cul­ti­vo du­ra­rá muy po­co.

Las pre­ci­pi­ta­cio­nes anua­les pro­me­dio son de 1.800 mi­lí­me­tros, lo cual es un ni­vel plu­vio­mé­tri­co al­to, pe­ro tam­bién las tem­pe­ra­tu­ras de di­ciem­bre son ele­va­das y nor­mal-

men­te se ubi­can por en­ci­ma de los 40 gra­dos.

Mien­tras ob­ser­va el ho­ri­zon­te, Mar­cos Portz, pro­duc­tor de la lo­ca­li­dad ve­ci­na de Ka­tue­té, co­men­ta que en su cam­po de 1.300 hec­tá­reas el año pa­sa­do lo­gró un pro­me­dio de 3.800 ki­los de so­ja.

Es­te año, Portz co­men­zó a sem­brar el 10 de sep­tiem­bre uti­li­zan­do se­mi­llas de ci­clos lar­gos, 6.2 y 5.9. “An­tes de sem­brar use gli­fo­sa­to más 2,4-D, y lue­go gra­mo­xo­ne pa­ra com­ba­tir a la bu­ba”, de­ta­lla el pro­duc­tor. La “bu­ba” es na­da más y na­da me­nos que la ra­ma ne­gra, la ma­le­za que más do­lo­res de ca­be­za ge­ne­ra a los pro­duc­to­res en Pa­ra­guay, y que tam­bién es una es­pe­cie de las más pro­ble­má­ti­cas en la Ar­gen­ti­na.

Portz, al igual que la ma­yo­ría de los pa­ra­gua­yos, cuen­ta con su pro­pia ma­qui­na­ria. Tie­ne dos co­se­cha­do­ras, dos sem­bra­do­ras y una pul­ve­ri­za­do­ra. En­tre las cla­ves de pro­duc­ción, re­mar­ca la im­por­tan­cia de una bue­na fertilización.

“En la siem­bra de so­ja uso cua­tro ki­los de ni­tró­geno por hec­tá­rea y trein­ta de fós­fo­ro. Lue­go, en­tre 25 y 30 días des­pués pa­ra que no se vo­la­ti­li­ce, agre­go diez ki­los de po­ta­sio. Pa­ra el maíz uso ocho ki­los de ni­tró­geno, vein­te de fós­fo­ro y vein­te de po­ta­sio”, de­ta­lla el pro­duc­tor.

De es­ta ma­ne­ra, con un do­ble­te so­je­ro por año y afi­nan­do el ma­ne­jo a pu­ra prue­ba y error, el orien­te pa­ra­gua­yo apun­ta a cre­cer en el ma­pa mun­dial de la olea­gi­no­sa. Las his­to­rias pro­duc­ti­vas, el ejem­plo de la trans­for­ma­ción.

Mu­cha so­ji­ta. El pro­duc­tor pa­ra­gua­yo Mar­cos Portz lo­gra 38 qq/ ha en su cam­po.

Postales pa­ra­gua­yas. A la iz­quier­da, una vis­ta ae­rea de los cam­pos del país ve­cino. De cer­ca, en es­ta épo­ca del año se pue­den ver gran­des ex­ten­sio­nes sem­bra­das con so­ja. A la de­re­cha, la olea­gi­no­sa y, de­ba­jo de ella, los tí­pi­cos sue­los ro­jos pa­ra­gua­yos, de igua­les ca­rac­te­rís­ti­cas a los mi­sio­ne­ros ar­gen­ti­nos. Es­tos son ar­ci­llo­sos, ri­cos en hie­rro y po­ta­sio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.