El pul­so del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio ru­ral

Hay in­teres en cam­pos ga­na­de­ros, pe­ro los pre­cios si­guen más ba­jos que ha­ce tres años por el ce­po cam­bia­rio y el es­ce­na­rio re­ce­si­vo.

Clarin - Rural - - EL NEGOCIO AGROPECUARIO - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@clarin.com

La cam­pa­ña agrí­co­la 2014/2015 co­men­zó con al­ti­ba­jos y el mer­ca­do de in­mo­bi­lia­rio ru­ral man­tu­vo el rit­mo y va­lo­res si­mi­la­res a la cam­pa­ña an­te­rior, pe­ro con mu­chos rui­dos y dis­tor­sio­nes por el cli­ma re­ce­si­vo de ne­go­cios que hay en el país.

“Con mu­chos con­tra­tos ce­rra­dos ba­jó abrup­ta­men­te el pre­cio de los gra­nos y cam­bió sen­si­ble­men­te la ecua­ción de re­sul­ta­do, lo que pro­vo­có que el in­qui­lino rehi­cie­ra sus cuen­tas, re­ne­go­cia­ra, ajus­ta­ra sus cos­tos de pro­duc­ción y en mu­chos ca­sos sus­pen­die­ra el al­qui­ler de más su­per­fi­cie”, ad­vier­te un in­for­me de la fir­ma L. J. Ra­mos, un broo­ker in­mo­bi­lia­rio con mu­cha ex­pe­rien­cia en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio ru­ral.

En es­te con­tex­to, cam­pos de me­diano po­ten­cial que­da­ron sin al­qui­lar o se arren­da­ron a un por­cen­ta­je me­nor. Pe­ro hay al­gu­nas tendencias que pue­den ha­cer re­pun­tar los pre­cios.

La re­cu­pe­ra­ción del pre­cio de la ha­cien­da, por ejem­plo, ha re­ani­ma­do el in­te­rés por el ne­go­cio ga­na­de­ro. Es­to se ma­ni­fies­ta en la re­ten­ción de hem­bras y ge­ne­ra la ne­ce­si­dad de con­tar con más po­tre­ros, lo cual ge­ne­ra un in­ci­pien­te au­men­to del in­te­rés en el al­qui­ler de cam­pos de es­ta ap­ti­tud, aun­que a me­no­res pre­cios que ha­ce dos años. Co­mo re­fe­ren­cia, un cam­po en la Cuen­ca del Sa­la­do que se al­qui­la­ba en el or­den de los 70 kgs/ha/año en 2012 hoy se ope­ra en 50/55 kgs/ha/año.

El con­tex­to fi­nan­cie­ro tam­bién su­ma rui­dos. Ha­cia me­dia­dos de es­te año se es­pe­ra­ba un acuer­do con los holdouts que re­in­ser­ta­ra a la Ar­gen­ti­na en el mer­ca­do de ca­pi­ta­les. “Es­to no ocu­rrió y el in­ci­pien­te mo­vi­mien­to del mer­ca­do de tie­rras vol­vió a en­friar­se, que­dan­do ex­pec­tan­te a la po­si­ble re­so­lu­ción du­ran­te prin­ci­pios de 2015”, se­ña­la el in­for­me.

La con­ti­nui­dad de es­te es­ce­na­rio lo­cal di­la­ta las de­ci­sio­nes y las ne­go­cia­cio­nes en cur­so se pro­lon­gan, con la mira pues­ta en el cam­bio de go­bierno.

Más cam­pos

En el se­gun­do se­mes­tre de es­te año se ob­ser­va un in­cre­men­to de la ofer­ta, al­go en zo­na pam­pea­na y ma­yor en ex­tra pam­pea­na, con de­ci­sión fir­me aun­que en va­lo­res sos­te­ni­dos, asu­mien­do la ba­ja que se ma­ni­fes­tó des­de me­dia­dos de 2012. Pe­ro es es­ca­sa la ofer­ta de cam­pos de muy bue­na ap­ti­tud agrí­co­la.

Evi­den­te­men­te, el pro­pie­ta­rio de es­te ti­po de cam­po es­pe­ra una re­cu­pe­ra­ción de pre­cios en el me­diano pla­zo pa­ra de­ci­dir la ven­ta, in­de­pen­dien­te­men­te que en es­ta cam­pa­ña ten­ga un re­sul­ta­do ma­gro o neu­tro. Las de­ci­sión de ven­der pa­sa por ra­zo­nes di­ver­sas: di­vi­sio­nes fa­mi­lia­res, de so­cie­da­des, sa­lir del ne­go­cio por cues­tio­nes de edad y apre­mios fi­nan­cie­ros.

La de­man­da se com­por­tó de ma­ne­ra errá­ti­ca, es­po­rá­di­ca y pa­cien­te. El co­mún de­no­mi­na­dor es que es­tá pul­san­do pa­ra de­ter­mi­nar cuán­do se­rá el me­jor mo­men­to pa­ra com­prar, bus­can­do opor­tu­ni­da­des en pre­cios muy por de­ba­jo de lo que el pro­pie­ta­rio es­tá dis­pues­to a con­va­li­dar. Se han es­cu­cha­do ofer­tas por un 40% a 50% por de­ba­jo del va­lor pe­di­do que, ob­via­men­te, no han si­do con­va­li­da­das.

El ni­vel de con­sul­tas se ha man­te­ni­do pa­re­jo du­ran­te to­do el año. Si bien la ma­yo­ría de los re­que­ri­mien­tos es­tán orien­ta­dos ha­cia cam­pos de ap­ti­tud agrí­co­la o mix­ta de zo­na pam­pea­na, hay pri­me­ras con­sul­tas por cam­pos ga­na­de­ros.

El per­fil in­ver­sor es de ori­gen lo­cal, tan­to del sec­tor agro­pe­cua­rio co­mo de fue­ra del mis­mo. El in­ver­sor ex­tran­je­ro se man­tie­ne ex­pec­tan­te. La de­no­mi­na­da Ley de Tie­rras, pro­mul­ga­da ha­ce 3 años, li­mi­ta la ven­ta de cam­pos a in­ver­so­res de ori­gen fo­rá­neo.

Lue­go de la ba­ja que se pro­du­jo des­de 2012, la ten­den­cia de va­lo­res ac­tua­les es más bien es­ta­ble, con una muy li­ge­ra caí­da des­de el año an­te­rior en al­gu­nas re­gio­nes. Des­de la ins­ta­la­ción del ce­po cam­bia­rio a fi­nes de 2011, los pre­cios ba­ja­ron un 14%. Du­ran­te es­te pe­río­do, los in­di­ca­do­res mun­dia­les (ta­sas in­ter­na­cio­na­les, pre­cios de los commodities, etc.) man­tu­vie­ron ni­ve­les que sos­tie­nen fir­me el pre­cio de la tie­rra en el mun­do.

La ba­ja del pre­cio de la tie­rra en la Ar­gen­ti­na, du­ran­te los úl­ti­mos años, se de­bió, prin­ci­pal­men­te, a la ins­tau­ra­ción del ce­po cam­bia­rio, que ha­ce in­via­ble in­gre­sar di­vi­sas al país. “A eso se su­ma la in­ter­ven­ción de los mer­ca­dos, la al­tí­si­ma pre­sión im­po­si­ti­va so­bre el sec­tor, que dis­mi­nu­ye la ren­ta­bi­li­dad ope­ra­ti­va, y la de­no­mi­na­da ley de tie­rras, que li­mi­ta la in­ver­sión ex­tran­je­ra. En de­fi­ni­ti­va, un es­ce­na­rio crea­do in­ter­na­men­te y no co­mo con­se­cuen­cia de cri­sis glo­ba­les co­mo en 2008/2009”, con­clu­ye el in­for­me.

Cie­rre. El mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio tu­vo un rit­mo si­mi­lar al del año pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.