El fu­tu­ro de la agroin­dus­tria

El au­tor se re­fie­re las im­por­tan­cia cla­ve del agro y su in­dus­tria, y de los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos que és­ta de­rra­ma so­bre el res­to de la sociedad. Tam­bién sub­ra­ya las opor­tu­ni­da­des per­di­das en el con­tex­to internacional y ha­bla de políticas pú­bli­cas que apu

Clarin - Rural - - GRANOS HACIENDA -

Des­de ha­ce mu­chos años, sa­be­mos que la agroin­dus­tria de nues­tro país apor­ta y mu­cho. No so­lo a los Go­bier­nos de turno y a sus “ar­cas”, sino a to­dos no­so­tros, sus ciu­da­da­nos. Es fá­cil ver co­mo la ma­yo­ría de los pue­blos, lo­ca­li­da­des, ciu­da­des, provincias ar­gen­ti­nas, tie­nen em­pleos y ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con el agro, sus pro­duc­cio­nes, de for­ma di­rec­ta o in­di­rec­ta. No ha­ce fal­ta pen­sar mu­cho pa­ra ver que sal­vo con­ta­das ex­cep­cio­nes en al­gu­na de las 24 provincias ar­gen­ti­nas, la ma­yo­ría de los pues­tos de tra­ba­jo (que no son pú­bli­cos) y los in­gre­sos que re­ci­ben, tie­nen que ver con la ac­ti­vi­dad agroin­dus­trial.

Al­gu­nos da­tos: El 60% de las ex­por­ta­cio­nes de nues­tro país pro­vie­nen del sec­tor agro­pe­cua­rio. En 2013 pro­du­ci­mos ali­men­tos pa­ra ca­si 500 mi­llo­nes de per­so­nas; el va­lor bru­to de las pro­duc­cio­nes agro­pe­cua­rias fue­ron de ca­si 65.000 mi­llo­nes de dó­la­res, hay ca­si 300.000 py­mes re­la­cio­na­das con el sec­tor; la in­ver­sión y el gas­to en­tre commodities y eco­no­mías re­gio­na­les es­te año se­rá de 300.000 mi­llo­nes de pe­sos.

Es­tos nú­me­ros asom­bro­sos con un con­tex­to in­terno fa­vo­ra­ble se­rían mu­cho me­jo­res y ma­yo­res aún. Y me re­fie­ro a un con­tex­to in­terno por­que el ex­terno ha­ce mu­cho años que vie­ne sien­do fa­vo­ra­ble y no lo es­ta­mos apro­ve­chan­do, bá­si­ca­men­te, por­que es­ta­mos “en­ros­ca­dos” en nues­tros “te­mas in­ter­nos”, mi­rán­do­los, sin so­lu­cio­nar­los, sin dia­lo­gar co­mo se de­be y las opor­tu­ni­da­des que el mun­do si­gue dan­do, las to­man los que vie- ha­cien­do los de­be­res.

Ha­ce ya ca­si nue­ve años (mar­zo 2006) se ce­rra­ron vir­tual­men­te las ex­por­ta­cio­nes de mu­chos de los pro­duc­tos pro­ve­nien­tes de las pro­duc­cio­nes y ex­plo­ta­cio­nes de la agroin­dus­tria y, a par­tir de allí, la Ar­gen­ti­na co­men­zó a per­der en for­ma abrup­ta y fre­cuen­te in­nu­me­ra­bles opor­tu­ni­da­des de po­der es­tar pre­sen­te en la “me­sa de mu­chas fa­mi­lias en el mun­do”.

El prio­ri­zar nues­tra me­sa no fue buen ne­go­cio.

Es­te ti­po de me­di­das “in­ter­nas” fun­cio­nan jus­ta­men­te, cuan­do los pro­duc­tos se co­mer­cia­li­zan al mun­do li­bre­men­te, sin res­tric­cio­nes, tra­bas, cu­pos, etc. Co­mo pro­fe­sio­nal me pon­go en lu­gar de la gran can­ti­dad de pro­duc­to­res que ca­da año/cam­pa­ña pien­san y de­ci­den qué ha­cer en sus ex­plo­ta­cio­nes y, de an­te­mano, sa­ben que la in­fla­ción es al­tí­si­ma, que les suben los cos­tos en dó­la­res de los in­su­mos que tie­nen que uti­li­zar, que no pue­den ac­ce­der al fi­nan­cia­mien­to ade­cua­do, que no po­drán ven­der sus pro­duc­cio­nes a los me­jo­res pre­cios, que los im­pues­tos les lle­van en­tre el 78%- 82% de lo que pue­den ob­ca­de­rías te­ner de sus pro­duc­cio­nes. El pa­no­ra­ma es com­ple­jo. Con políticas pú­bli­cas ade­cua­das, que apun­ten a te­ner una agroin­dus­tria ex­pan­si­va, que crez­ca y se desa­rro­lle, que si­gan dan­do opor­tu­ni­da­des de más em­pleos; que sus pro­duc­to­res pue­dan ac­ce­der a más tec­no­lo­gía, en los que la sus­ten­ta­bi­li­dad de las pro­duc­cio­nes y el cui­da­do del sue­lo sea prio­ri­ta­rio, en los que se pro­mue­va los acuer­dos de li­bres mer­ca­dos pa­ra nues­tros ali­men­tos y la in­fra­es­truc­tu­ra (nue­vas ru­tas y au­to­pis­tas, ca­mi­nos ru­ra­les ade­cua­dos, au­men­to de las ca­pa­ci­da­des de al­ma­ce­na­jes de puer­tos y de­pó­si­tos, uti­li­za­ción de las vías fé­rreas y su ade­cua­ción pa­ra el trans­por­te de gra­nos y mer­nen o el au­men­to del apro­ve­cha­mien­to de las hi­dro­vías) no sea tan li­mi­tan­te co­mo aho­ra.

Co­mo pri­mer pun­to de to­das es­tas políticas (ob­via­men­te en­mar­ca­das den­tro de una eco­no­mía es­ta­ble) de­be­rá exis­tir una in­fla­ción con­tro­la­da, con un dó­lar com­pe­ti­ti­vo, con una re­for­ma im­po­si­ti­va glo­bal, co­mo par­te de la cual no exis­tan im­pues­tos dis­tor­si­vos co­mo los de­re­chos de ex­por­ta­ción, ni los ROE´s, ni cu­pos.

Hay es­pa­cios y equi­pos de téc­ni­cos que es­tán tra­ba­jan­do muy bien en es­tos te­mas. Exis­ten ya do­cu­men­tos he­chos y pla­nes, pro­gra­mas, ac­cio­nes y políticas que los prin­ci­pa­les can­di­da­tos a pre­si­den­tes pa­ra el 2015 tie­nen.

El sec­tor cuen­ta con mu­chos pro­fe­sio­na­les que sa­ben y es­tán dis­pues­tos a dar lo me­jor de ellos pa­ra ayu­dar a que la Ar­gen­ti­na es­té en po­co tiem­po, don­de nun­ca de­be­ría ha­ber de­ja­do de es­tar. Por eso hay que ha­blar po­co, ser con­cre­tos, rea­lis­tas y te­ner pla­nes, pro­gra­mas, políticas apli­ca­bles e im­pul­sar­las.

Oja­la du­ran­te los pró­xi­mos me­ses, no so­lo es­cu­che­mos a los can­di­da­tos ha­cien­do pro­me­sas sino tam­bién con­tan­do con nú­me­ros con­cre­tos qué ha­rán a par­tir de los pri­me­ros días del 2016 cuan­do asu­man el Go­bierno.

El que pro­vo­que el “shock” de con­fian­za de la “cer­ti­dum­bre, la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y las re­glas cla­ras” – tan desea­das por el sec­tor des­de ha­ce años – se­gu­ra­men­te ten­drá to­da el apo­yo de un sec­tor que siem­pre es­tá lis­to pa­ra ayu­dar al país, co­mo siem­pre lo ha­ce e hi­zo.

INTA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.