Abrién­do­se ca­mino

En las úl­ti­mas cam­pa­ñas, la pro­duc­ción de le­gum­bres vie­ne en au­men­to en la re­gión pam­pea­na. Es­tas es­pe­cia­li­da­des, que apor­tan ven­ta­jas agro­nó­mi­cas cla­ves, re­pre­sen­tan una ca­de­na de va­lor con im­por­tan­tes opor­tu­ni­da­des en los mer­ca­dos mun­dia­les.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@clarin.com

Ami­gos y no ri­va­les. Ese es el men­sa­je que bus­can trans­mi­gum­bre­ra tir quie­nes es­tán in­mis­cui­dos en la pro­duc­ción de le­gum­bres y opi­nan so­bre la re­la­ción en­tre ar­ve­jas, len­te­jas, gar­ban­zos o po­ro­tos y el tri­go en la ocu­pa­ción de la su­per­fi­cie.

Los es­pe­cia­lis­tas creen que, aún cuan­do me­jo­ren las po­si­bi­li­da­des co­mer­cia­les del tri­go, las le­gum­bres po­drán man­te­ner el es­pa­cio ga­na­do por mé­ri­to pro­pio.

En diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral, un gru­po de re­fe­ren­tes de la ca­de­na le- ana­li­zó las po­si­bi­li­da­des de es­tos pro­duc­tos en el lo­te y en los mer­ca­dos. El je­fe de la agen­cia Arro­yo Se­co (INTA), Ga­briel Prie­to, re­pa­sa: “Son le­gu­mi­no­sas de in­vierno que tie­nen la ca­pa­ci­dad de fi­jar ni­tró­geno del ai­re pa­ra ge­ne­rar un grano con un con­te­ni­do pro­tei­co ma­yor que los ce­rea­les”.

“Otro as­pec­to es que per­mi­ten cor­tar en­fer­me­da­des y pla­gas sin perderle el tren a la in­ten­si­fi­ca­ción pu­dien­do lle­gar a im­plan­tar cin­co cul­ti­vos en tres años”, agre­ga el ase­sor de la zo­na de Per­ga­mino, Adrián Po­let­ti, de In­cre­men­tar Con­sul­to­ría Agro­pe­cua­ria.

En el país, se des­ti­nan unas 500.000 hec­tá­reas al cul­ti­vo de ar­ve­ja, len­te­ja, po­ro­to y gar­ban­zo. El cre­ci­mien­to que han te­ni­do las le­gum­bres a par­tir de 2006 jun­to con la de­ba­cle del tri­go no se pue­de sos­la­yar. Las ex­por­ta­cio­nes tre­pa­ron des­de las 20.000 to­ne­la­das en 2005/06 a las 120.000 en 2012 y es­ta cam­pa­ña, só­lo de ar­ve­jas, se van a ex­por­tar 150.000 to­ne­la­das.

El año pro­duc­ti­vo pin­ta­ba muy bien pa­ra las le­gum­bres pe­ro el ca­lor de oc­tu­bre ful­mi­nó par­te del ren­di­mien­to en al­gu­nos ca­sos. “En ar­ve­ja, los ci­clos cor­tos que­da­ron en 14-16 qq/ha, pe­ro los ci­clos lar­gos han to­ca­do rin­des de 28 a 32 qq/ha”, re­pa­só Po­let­ti. El área de gar­ban­zo tu­vo un cre­ci­mien­to muy gran­de pe­ro lue­go la pre­sión de en­fer­me­da­des lo com­pli­có un po­co y es­ta cam­pa­ña con 40.000 hec­tá­reas en el nor­te de Cór­do­ba y el NOA bus­ca re­cu­pe­rar­se. El área de len­te­ja es muy re­du­ci­da en la zo­na de Ro­sa­rio y tu­vo un gran pa­de­ci­mien­to por ex­ce­so de agua en 2012 y la se­quía de 2013. “Co­mo cor­tó el ci­clo an­tes de los gol­pes de ca­lor, tu­vo ren­di­mien­tos ex­cep­cio­na­les de en­tre 1.800 y 2.000 ki­los te­nien­do en cuen­ta que el pro­me­dio es de 1.400 ki­los”, re­mar­có Prie­to.

Es el ca­so de Com­pa­ñía In­te­gra­da de Ex­por­ta­ción (CIEX-SA) es una em­pre­sa atí­pi­ca con el co­ra­zón pro­duc­ti­vo en Co­lón, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Allí y en otras re­gio­nes apues­ta por es­que­mas en los que la so­ja pro­me­dia me­nos del 50% de ocu­pa­ción. Así ga­nan pro­ta­go­nis­mo el maíz pi­sin­ga­llo, el girasol con­fi­te­ro o la ar­ve­ja, en­tre otros. “Re­to­ma­mos con ar­ve­ja ha­ce cua­tro años pa­sa­mos de las 100 hec­tá­reas ini­cia­les a las 600 ac­tua­les”, con­tó a Cla­rín Ru­ral, el di­rec­tor de Ciex­sa, Pe­dro Ma­ra­nes­si. Rá­pi­da­men­te, des­cri­be las ven­ta­jas: “Te­ne­mos co­ber­tu­ra in­ver­nal del lo­te, le pe­lea­mos me­jor a las ma­le­zas, ge­ne­ra­mos un cul­ti­vo de ex­por­ta­ción di­fe­ren­cia­do y te­ne­mos un ex­ce­len­te an­te­ce­sor pa­ra el maíz pi­sin­ga­llo”. Es­ta cam­pa­ña lo­gra­ron pi­cos “iné­di­tos” de 3.450 kg/ha pe­ro tam­bién caí­das a 1.200 kg/ha. “Lo ideal se­ría apun­tar a un pro­me­dio de 2.500 ki­los, al­go que creo se po­dría lo­grar con desa­rro­llo en ge­né­ti­ca”, opi­nó Ma­ra­nes­si.

Po­let­ti des­cri­be tres ti­pos de ro­ta­cio­nes pa­ra in­cluir ar­ve­ja, con sus be­ne­fi­cios y sus dé­fi­cits. En pri­mer lu­gar, ar­ve­ja/maíz de se­gun­da-so­ja-tri­go/so­ja de se­gun­da. “Aquí la com­pli­ca­ción pa­ra la ar­ve­ja es que arran­ca con más vo­lu­men de

ras­tro­jos y que­da más ex­pues­ta a en­fer­me­da­des co­mo ti­zón”, in­di­có Po­let­ti. Sin em­bra­go, es op­ti­mis­ta: “Hoy con el uso de fos­fi­tos es­ta­mos ma­ne­jan­do me­jor es­te ti­po de pro­ble­mas”.

La otra op­ción es ha­cer una se­cuen­cia ar­ve­ja/maíz de se­gun­da de ci­clo cor­to con co­se­cha hú­me­da o en los ca­sos de maíz de se­gun­da con ries­go de he­la­das, la ro­ta­ción es ar­ve­ja/so­ja. “El pro­ble­ma acá es la al­tí­si­ma pre­sión de He­li­co­ver­pa que deja la ar­ve­ja pa­ra los pri­me­ros es­ta­dios de la so­ja”, di­jo Po­let­ti.

En lo que res­pec­ta a los as­pec­tos pro­duc­ti­vos en sí, Prie­to re­su­mió las cla­ves de la im­plan­ta­ción de ar­ve­ja en tres pun­tos: la elec­ción del lo­te con el cul­ti­vo an­te­ce­sor (lo­te con dre­na­je y sin le­gum­bres en las tres cam­pa­ñas pre­vias), el tra­ta­mien­to de la se­mi­lla pa­ra lo­grar bue­na emer­gen­cia (pa­ra com­ba­tir hon­gos de sue­lo hay que usar fun­gi­ci­das de am­plio es­pec­tro) y una bue­na nu­tri­ción (no le pue­de fal­tar fós­fo­ro y el ni­tró­geno lo ob­tie­ne a par­tir de la fi­ja­ción bio­ló­gi­ca pe­ro se po­ten­cia con una bue­na ino­cu­la­ción).

El con­trol de en­fer­me­da­des es la co­lum­na ver­te­bral de la ar­ve­ja si se ha­ce mo­no­cul­ti­vo. “En­fer­me­da­des de ti­po vas­cu­lar co­mo fu­sa­rium, rhi­zoc­to­nia o pyt­hium que afec­tan el sis­te­ma ra­di­cu­lar y la ba­se de la plan­ta son pe­li­gro­sas”, ex­pli­có Prie­to. Otro ca­pí­tu­lo son las en­fer­me­da­des fo­lia­res, hoy se es­tán con­tro­lan­do con los mis­mos gru­pos quí­mi­cos que en so­ja.

Es sa­bi­do, la co­se­cha de es­te ti­po de pro­duc­tos de con­su­mo di­rec­to es de­ter­mi­nan­te pa­ra la ca­li­dad. La ar­ve­ja es un cul­ti­vo que de­be se­car­se pa­ra co­se­char­se en un es­ta­do pa­re­jo. Hay dos es­truc­tu­ras de plan­tas, una fo­lio­sa, más ras­tre­ra y otra más erec­ta que, al ser me­nos fo­lio­sa deja pa­sar más la luz y su­fre me­nos los ex­ce­sos de hu­me­dad. “Hay que pre­pa­rar la co­se­cha­do­ra, con un fle­xi­ble y al­gu­nas adap­ta­cio­nes a la ba­rra de cor­te en los pun­to­nes”, ex­pli­có Prie­to.

Con­sul­ta­do so­bre los desafíos de es­tos cul­ti­vos, Prie­to re­co­no­ció que uno de los te­mas por se­guir me­jo­ran­do es la ge­né­ti­ca adap­ta­da a es­tas re­gio­nes pro­duc­ti­vas. “Tam­bién nos preo­cu­pa la in­fra­es­truc­tu­ra, el flete y el trans­por­te, por­que so­mos in­efi­cien­tes al lle­var la mer­ca­de­ría al puer­to, mien­tras la pro­duc­ción es­tá pe­ga­da al río y man­da­mos mer­ca­de­ría a Bra­sil en ca­mión”, sen­ten­ció.

Mu­chas bon­da­des. Por su bue­na ca­li­dad nu­tri­cio­nal, la ar­ve­ja (izq.), la len­te­ja (cen­tro) y el gar­ban­zo son ali­men­tos que de­man­dan to­do ti­po de con­su­mi­do­res. La Ar­gen­ti­na tie­ne la gran opor­tu­ni­dad de abas­te­cer la de­man­da mun­dial in­sas­ti­fe­cha de es­tos pro­duc­tos.

Las le­gum­bres son es­pe­cies que tie­nen la ca­pa­ci­dad de fi­jar ni­tró­geno y ge­ne­ran un grano con un al­to con­te­ni­do pro­tei­co

Ga­briel Priet­to

Téc­ni­co de INTA Arro­yo Se­co

La ro­ta­ción con es­tos cul­ti­vo in­ver­na­les es que per­mi­ten cor­tar en­fer­me­da­des y pla­gas sin per­der el tren a la in­ten­si­fi­ca­ción

Adrián Po­let­ti

Ase­sor pri­va­do

Con es­tos cul­ti­vos en el lo­te pe­lea­mos me­jor a las ma­le­zas pro­ble­ma y ge­ne­ra­mos un cul­ti­vo de ex­por­ta­ción di­fe­ren­cia­do

Pe­dro Ma­ra­nes­si

Ti­tu­lar de Ciex­sa

La ca­li­dad de es­tas es­pe­cia­li­da­des es un pun­to cen­tral en es­te ti­po de pro­duc­tos por­que van di­rec­tos a la bo­ca del con­su­mi­dor

Ho­ra­cio Frá­go­la

Pre­si­den­te de CLERA

Maíz. Se com­por­ta muy bien de­trás de es­tas le­gu­mi­no­sas in­ver­na­les.

So­ja. Pue­de sem­brar­se des­pués de la ar­ve­ja en zo­nas de he­la­das.

Tri­go. Las le­gum­bres se siem­bran co­mo una al­ter­na­ti­va al ce­real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.