Ges­tión y com­pro­mi­so so­cial

Clarin - Rural - - GRANOS HACIENDA -

A ni­vel mun­dial las or­ga­ni­za­cio­nes son ca­da vez más cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad y de los be­ne­fi­cios de asu­mir un com­por­ta­mien­to so­cial­men­te res­pon­sa­ble. El ob­je­ti­vo de la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial es con­tri­buir al desa­rro­llo sos­te­ni­ble.

En nues­tros días, el com­por­ta­mien­to de una or­ga­ni­za­ción en re­la­ción con la sociedad en la que ope­ra y al im­pac­to de su ac­ti­vi­dad con el me­dio am­bien­te re­sul­tan ele­men­tos crí­ti­cos a la ho­ra de me­dir su desem­pe­ño in­te­gral.

Las or­ga­ni­za­cio­nes de­ben preo­cu­par­se por la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial por­que el nue­vo pa­ra­dig­ma in­di­ca que no so­lo im­por­ta el re­sul­ta­do eco­nó­mi­co, sino tam­bién la per­cep­ción que se ten­ga acer­ca de su desem­pe­ño en ma­te­ria de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial.

Es­to im­pac­ta en as­pec­tos vi­ta­les co­mo su ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va, su repu­tación, la per­cep­ción de sus in­ver­sio­nis­tas, del go­bierno y de la co­mu­ni­dad fi­nan­cie­ra. Tam­bién in­flu­ye en la ca­pa­ci­dad pa­ra atraer, re­te­ner, mo­ti­var y com­pro­me­ter a sus em­plea­dos y/o miem­bros de la or­ga­ni­za­ción y clien­tes.

¿De qué ma­ne­ra pue­den ca­na­li­zar­se las ac­cio­nes? Exis­ten mu­chas for­mas y de he­cho en la prác­ti­ca por dé­ca­das las com­pa­ñías vie­nen tra­ba­jan­do en la ma­te­ria pe­ro en 2010 se pu­bli­có la ISO 26000 so­bre Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial que mar­ca un im­por­tan­te hi­to en la con­si­de­ra­ción de las or­ga­ni­za­cio­nes res­pec­to a su re­la­ción con la sociedad y el me­dio am­bien­te. Es­ta Norma Internacional en su par­te cen­tral desa­rro­lla las lla­ma­das “ma­te­rias fun­da­men­ta­les” que cons­ti­tu­yen su co­lum­na ver­te­bral: Go­ber­nan­za de la Or­ga­ni­za­ción, De­re­chos Hu­ma­nos, Prác­ti­cas La­bo­ra­les, Me­dio Am­bien­te, Asun­tos de los Con­su­mi­do­res y Par­ti­ci­pa­ción Ac­ti­va y Desa­rro­llo de la Co­mu­ni­dad.

La Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial en nues­tro país es re­la­ti­va­men­te re­cien­te y no exis­ten ci­fras ofi­cia­les so­bre la ac­ti­vi­dad de las em­pre­sas, más aún mu­chas de ellas no cuan­ti­fi­can las in­ver­sio­nes en la ma­te­ria.

Un estudio pri­va­do so­bre 156 com­pa­ñías da cuen­ta que du­ran­te 2014 de­cla­ra­ron un pi­so de $ 645 mi­llo­nes pa­ra desa­rro­llar sus pro­gra­mas. De és­tas un 10% per­te­ne­cen al cam­po y/o agroin­dus­tria con mar­ca­da ma­yo­ría de com­pa­ñías ex­tran­je­ras.

Las ac­cio­nes desa­rro­lla­das apun­tan prin­ci­pal­men­te a la ali­men­ta­ción ri­ca y sa­na di­ri­gi­da a ni­ños, pa­dres y do­cen­tes; in­fan­cia, tra­ba­jo in­fan­til; re­la­cio­nes con la co­mu­ni­dad y vi­vien­das pa­ra los em­plea­dos.

Py­mes y RSE

Pe­ro tam­bién hay ex­cep­cio­nes a la re­gla co­mo es el ca­so de Mae­ti Pe­cua­ria, em­pre­sa PY­ME fa­mi­liar con ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va agrí­co­la y ga­na­de­ra en la lo­ca­li­dad de Ire­neo Por­te­la, par­ti­do de Ba­ra­de­ro quie­nes pre­sen­ta­ron es­te mes su Pro­gra­ma de Ges­tión de Em­pren­di­mien­tos a desa­rro­llar­se en la Es­cue­la Agra­ria de esa lo­ca­li­dad más co­no­ci­da co­mo CEPT Nº 17 .

Es­te pro­gra­ma, orien­ta­do a to­da la co­mu­ni­dad de ese pe­que­ño pue­blo ru­ral bo­nae­ren­se ha­ce fo­co en tres pi­la­res bá­si­cos co­mo son el apren­di­za­je de una téc­ni­ca pro­duc­ti­va (el com­pos­ta­je de residuos fo­res­ta­les do­mi­ci­lia­rios); el desa­rro­llo de un Plan de Ne­go­cio a par­tir de la ge­ne­ra­ción de va­lor in­di­ca­da y la vehi­cu­li­za­ción de ese em­pren­di­mien­to ba­jo una for­ma aso­cia­ti­va co­mo es el coope­ra­ti­vis­mo.

Por lo ex­pues­to con­clui­mos que es­ta­mos fren­te a una gran opor­tu­ni­dad “de ha­cer me­jor las co­sas”, de un mo­do pro­fe­sio­nal, de­jan­do atrás la me­ra ayu­da fi­lan­tró­pi­ca y con­tri­buir al “desa­rro­llo sos­te­ni­ble” que tan­to se pre­go­na.

En la co­yun­tu­ra ac­tual en que “to­do lo quie­re ha­cer el Es­ta­do” los fu­tu­ros go­ber­nan­tes pue­den ir to­man­do no­ta de los al­can­ces y be­ne­fi­cios de la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial pa­ra la for­mu­la­ción de sus políticas.

RO­BER­TO PE­RA

Com­pe­ti­ti­vi­dad. Las ac­cio­nes de las em­pre­sas en ma­te­ria de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial son ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.