La Re­pú­bli­ca de la So­ja

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

En­tra­mos en el úl­ti­mo año de la era K. To­do el mun­do eco­un nó­mi­co pien­sa lo mis­mo y es­pe­ra pa­cien­te­men­te el cam­bio de ci­clo.

En el agro, se ex­tien­de la con­sig­na: la pró­xi­ma cam­pa­ña se co­se­cha­rá con otro go­bierno. Pe­ro tam­bién hay con­cien­cia de lo di­fí­cil que se­rá lle­gar al 2015. Man­te­ner­se en pie es la otra con­sig­na.

Los pre­cios in­ter­na­cio­na­les ya no di­si­mu­lan la exac­ción vía re­ten­cio­nes que di­gie­ren no só­lo la ren­ta, sino el ca­pi­tal de tra­ba­jo y en mu­chos ca­sos, par­te del pa­tri­mo­nio. La con­fis­ca­ción se com­ple­ta con el des­do­bla­mien­to cam­bia­rio, la in­so­por­ta­ble pre­sión fis­cal, la no de­vo­lu­ción del IVA, la im­po­si­bi­li­dad de apli­car el ajus­te por in­fla­ción en los ba­lan­ces y otras lin­de­zas. Hay tra­ba­jo por de­lan­te, pa­ra con­ven­cer a los fu­tu­ros go­ber­nan­tes, que ya pro­me­tie­ron ali­ge­rar al­go de la car­ga.

Pe­ro hay una mu­le­ti­lla que se re­pi­te pe­li­gro­sa­men­te: “va­mos a eli­mi­nar las re­ten­cio­nes de to­dos los pro­duc­tos, me­nos de la so­ja”.

Has­ta el Pro sos­tie­ne lo mis­mo, aun­que con la acla­ra­ción de que se las irá re­du­cien­do a un rit­mo de 5 pun­tos por año. Sin em­bar­go, es­te plan­teo vie­ne de abril, cuan­do la so­ja es­ta­ba a 470 dó­la­res, ya bas­tan­te por de­ba­jo de aque­llos 550/600 del 2008/9. Fue cuan­do los Kirch­ner lle­va­ron los de­re­chos de ex­por­ta­ción al 35%, cap­tu­ran­do bue­na par­te del ex­ce­den­te fi­nan­cie­ro del sec­tor.

Más allá del sig­ni­fi­ca­do di­rec­to de es­ta trans­fe­ren­cia de in­gre­sos del sec­tor que ha­bía cons­trui­do com­pe­ti­ti­vi­dad a ba­se de tec­no­lo­gía, va­le la pe­na ana­li­zar las con­se­cuen­cias so­bre las ex­ter­na­li­da­des de la ex­pan­sión pro­duc­ti­va. Pa­ra ello, va­le la pe­na re­pro­du­cir unas lí­neas que nos en­vió es­ta se­ma­na el lec­tor Car­los Chia­va­ri­ni, un ingeniero agró­no­mo que tra­ba­ja pa­ra una em­pre­sa de cer­ti­fi­ca­ción de ca­li­dad de so­ja, co­men­tan­do nues­tro edi­to­rial del sá­ba­do pa­sa­do:

“Ten­go que con­fe­sar que no soy pa­ra na­da op­ti­mis­ta res­pec­to al año que se ini­cia, co­mo es us­ted (le­yen­do es­te fin de se­ma­na en ‘No­che­mu­cho

Más del 50% de la so­ja sem­bra­da en el mun­do es ge­né­ti­ca ar­gen­ti­na

bue­na en las ro­ton­das’). Pe­ro lo que que­ría con­tar­le no tie­ne que ver con es­to, sino con la so­ja (acá “el yu­yo”), Mi­chel Por­ter, los clus­ters y las co­la­te­ra­li­da­des de los mis­mos (Por­ter di­xit). La anéc­do­ta me ocu­rrió el martes 16 de di­ciem­bre de es­te año, a la no­che, en Ka­tue­té (Pa­ra­guay) (No­ta: lo desafío a que mar­que en ma­pa, sin con­sul­tar al Goo­gle Earth, don­de que­da Ka­tue­té). Sen­ta­do en la ve­ran­da del res­tau­ran­te del ho­tel veo acer­car­se ha­cia la ba­rra a una per­so­na con la ca­mi­se­ta al­ter­na­ti­va de nues­tro ‘ar­chi ri­val’ Ro­sa­rio Cen­tral (soy ro­sa­rino y le­pro­so). Asom­bra­do, es­cu­cho de una me­sa cer­ca­na, a otra per­so­na con una que­ja jo­co­sa por­que es­ta per­so­na lle­va­ba es­ta ca­mi­se­ta. A los mi­nu­tos los tres es­tá­ba­mos ce­nan­do jun­tos. El de Cen­tral es un téc­ni­co de se­gu­ri­dad e hi­gie­ne de No­ble Agri quién es­ta­ba au­di­tan­do plan­tas de la fir­ma en esa zo­na de Pa­ra­guay; el que se que­jó, pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio de ma­qui­na­ria agrí­co­la, dan­do ca­pa­ci­ta­cio­nes de co­se­cha­do­ras y pul­ve­ri­za­do­ras pa­ra re­pre­sen­tan­tes y clien­tes de John Dee­re, y el que sus­cri­be, au­di­tan­do pro­duc­ción de so­ja sus­ten­ta­ble. Es de­cir que tres ti­pos de una mis­ma ciu­dad, en un lu­gar que es di­fí­cil de ubi­car en el ma­pa, ha­cien­do tres co­sas dis­tin­tas, to­dos uni­dos por las co­la­te­ra­li­da­des que ge­ne­ran los clus­ters, y en nues­tro ca­so, el de la so­ja. ¿Le in­tere­sa­rá es­to a nues­tros gran­des di­ri­gen­tes? No lo creo, tam­po­co que les im­por­te, des­gra­cia­da­men­te. Aun así, es­te fin de año le­van­ta­ré mi co­pa, y con or­gu­llo di­ré: ¡Vi­va la Re­pú­bli­ca de la So­ja!”

Que­da po­co por agre­gar a los con­cep­tos de Chia­va­ri­ni. La so­ja

Los fu­tu­ros go­ber­nan­tes ya ana­li­zan una gra­dual ba­ja de re­ten­cio­nes

que se siem­bra en Pa­ra­guay es de ge­né­ti­ca ar­gen­ti­na. En reali­dad, más del 50% de la so­ja que se siem­bra en el mun­do hoy vie­ne del tra­ba­jo de nues­tros fi­to­me­jo­ra­do­res, que in­clu­so es­tán pe­ne­tran­do en los Es­ta­dos Uni­dos, con los ge­nes de to­le­ran­cia a stress de Bio­ce­res. ¡Sí, vi­va la Re­pú­bli­ca de la So­ja!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.