A desatar “agro­nu­dos”

El au­tor afir­ma que la ele­va­da e inequi­ta­ti­va pre­sión im­po­si­ti­va cons­ti­tu­ye un ver­da­de­ro “agro­nu­do” pa­ra los pro­duc­to­res. Por eso, di­ce que pa­ra au­men­tar la pro­duc­ción hay que eli­mi­nar es­tas tra­bas con una re­for­ma tri­bu­ta­ria sen­sa­ta.

Clarin - Rural - - MERCADOS - San­tia­go Sáenz Va­lien­te Con­ta­dor pú­bli­co

Los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios es­tán con pies y ma­nos ata­das lu­chan­do con­tra Mi­ke Ty­son.

La exis­ten­cia de ROES (Re­gis­tro de Ope­ra­cio­nes de Ex­por­ta­ción) li­mi­ta las ex­por­ta­cio­nes car­nes, gra­nos, le­che, y ha­cen que la Ar­gen­ti­na pier­da po­si­cio­na­mien­to co­mo pro­vee­dor con­fia­ble. La fal­ta de cum­pli­mien­to de la cuo­ta Hilton es otra de las insensateces. To­do ello pro­du­ce un ais­la­mien­to de nues­tro país en el mer­ca­do internacional.

Gran can­ti­dad de py­mes de­di­ca­das a la ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria des­apa­re­cie­ron por es­tas cues­tio­nes. El cua­tre­ris­mo y los da­ños a los si­los bol­sa alarman a los pro­duc­to­res y los ha­cen du­dar so­bre su per­ma­nen­cia en la ac­ti­vi­dad.

En el ám­bi­to eco­nó­mi­co la apro­ba­ción de ley de abas­te­ci­mien­to in­fun­de riesgos y pe­li­gros que po­drían evi­tar­se.

A ello se su­ma la in­fla­ción, que dis­tor­sio­na to­da me­di­ción ra­zo­na­ble de los re­sul­ta­dos, exi­gien­do tri­bu­tos don­de no hay ver­da­de­ra ca­pa­ci­dad de con­tri­buir.

La ele­va­da e inequi­ta­ti­va pre­sión fis­cal en el agro es uno de los prin­ci­pa­les nu­dos que im­pi­den pro­du­cir ma­yor can­ti­dad ali­men­tos, ya sean pa­ra el mer­ca­do in­terno co­mo pa­ra lo­grar ex­por­tar a un rit­mo sos­te­ni­do y per­mi­tir el in­gre­so re­le­van­te de di­vi­sas.

Los prin­ci­pa­les “agro­nu­dos” de­tec­ta­dos son el Ré­gi­men de Co­par­ti­ci­pa­ción Fe­de­ral, los Im­pues­tos a la Ex­por­ta­ción, el Im­pues­to a las ga­nan­cias y el Im­pues­to al va­lor agregado.

La co­par­ti­ci­pa­ción de la re­cau­da­ción na­cio­nal que re­ci­ben las provincias es ca­da vez más pe­que­ña. Su ne­ce­si­dad de aten­der los ser­vi­cios in­dis­pen­sa­bles, ha­ce in­cre­men­tar su deu­da con la Na­ción al acu­dir a par­ti­das es­pe­cia­les.

Los de­re­chos de ex­por­ta­ción (mal lla- ma­dos re­ten­cio­nes), son ver­da­de­ros im­pues­tos inequi­ta­ti­vos al apli­car­se so­bre los in­gre­sos, sin con­tem­plar los gas­tos.

Los cos­tos se in­cre­men­tan en dó­la­res por los au­men­tos de pre­cios in­ter­nos de los in­su­mos y ser­vi­cios, ter­gi­ver­san­do así el re­sul­ta­do ob­te­ni­do.

An­te ín­fi­mos rin­des por emer­gen­cia u otros mo­ti­vos, es­te im­pues­to cas­ti­ga aún más al pro­duc­tor.

El im­pues­to a las ga­nan­cias se exi­ge en la ac­tua­li­dad co­mo si la in­fla­ción no exis­tie­ra y su ne­ga­ción lle­va a dis­tor­sio­nes da­ñi­nas e in­jus­tas. En 1978 con una des­va­lo­ri­za­ción de la mo­ne­da alar­man­te, se co­men­zó apli­car el ajus­te por in­fla­ción im­po­si­ti­vo, pa­ra co­rre­gir el re­sul­ta­do no­mi­nal.

Des­de 1992 que se dis­pu­so por ley la es­ta­bi­li­dad mo­ne­ta­ria y que­dó sus­pen­di­da su apli­ca­ción. A pe­sar de la de­ba­cle eco­nó­mi­ca del 2002 no hu­bo cam­bios.

El Im­pues­to al va­lor agregado- por su par­te- es con­ce­bi­do en la pro­pia ley co­mo neu­tro a los agen­tes eco­nó­mi­cos que ac­túan en la ca­de­na de va­lor, pe­ro en el agro su per­jui­cio es ma­ni­fies­to. Los mo­ti­vos son las alí­cuo­tas re­du­ci­das en sus ven­tas y su con­se­cuen­te sal­do a fa­vor qui­tán­do­le ca­pi­tal de tra­ba­jo.

Es­tos sal­dos se acu­mu­lan an­te la es­ta­cio­na­li­dad pro­pia de la ac­ti­vi­dad y so­lo se per­mi­te ab­sor­ber­los con­tra fu­tu­ros dé­bi­tos fis­ca­les.

Mas dis­tor­sio­nes apor­ta la exi­gen­cia de ins­cri­bir­se en el Re­gis­tro Fis­cal de Ope­ra­do­res de Gra­nos (RFOG). No es vo­lun­ta­rio sino obli­ga­to­rio, pues es­tar fue­ra restringe el de­re­cho a tra­ba­jar y es ma­ni­fies­ta su inequi­dad.

Ade­más de la re­ten­ción de IVA to­tal, en el im­pues­to a las ga­nan­cias, a quie­nes es­tán ex­clui­dos, se les re­tie­ne un 15% del pre­cio de ven­ta de los gra­nos.

Pa­ra acre­cen­tar la pro­duc­ción hay que desatar es­tos nu­dos con una re­for­ma tri­bu­ta­ria sen­sa­ta y que pri­vi­le­gie a los que tra­ba­jan por un país me­jor.

Co­se­cha. Ca­da vez es­tá más atra­ve­sa­da por trá­mi­tes di­fí­ci­les y pro­ce­sos bu­ro­crá­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.