Ca­li­dad de apli­ca­ción, una de las cla­ves pa­ra el éxi­to

Con­se­jos pa­ra ha­cer­la bien. El pe­so de los coad­yu­van­tes.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da pño­sa­da@clarin.com

Es­te es un mo­men­to del año en el que la ca­li­dad de las aplia­grí­co­las, ca­cio­nes agrí­co­las son de­ci­si­vas, ya que au­men­ta la pre­sión de las pla­gas en so­ja y tam­bién apa­re­cen las en­fer­me­da­des de fin de ci­clo. To­do ello, sin con­tar el pro­ble­ma de ma­le­zas di­fí­ci­les.

Por eso, un gru­po de es­pe­cia­lis­tas en agroa­pli­ca­cio­nes dia­lo­ga­ron con Cla­rín Ru­ral pa­ra co­men­tar las fa­llas más co­mu­nes que co­me­ten los pro­duc­to­res al apli­car agro­quí­mi­cos y apor­tan las so­lu­cio­nes.

Ru­bén Mas­sa­ro, ex­ten­sio­nis­ta e in­ves­ti­ga­dor en pro­tec­ción ve­ge­tal del INTA Oli­ve­ros (San­ta Fe) reúne en va­rios pun­tos las fa­llas ha­bi­tua­les que se co­men­ten cuan­do se ha­cen apli­ca­cio­nes.

“Uno de los erro­res más im­por­tan­te es la fal­ta de eva­lua­ción pre­ci­sa de las con­di­cio­nes am­bien­ta­les”, ad­vier­te el in­ves­ti­ga­dor. Se­gún él, és­to lle­va a otros erro­res téc­ni­cos, los cua­les tie­nen im­pac­to am­bien­tal. “La elec­ción de go­tas muy fi­nas, por ejem­plo, es un error co­mún cuan­do las tem­pe­ra­tu­ras am­bien­ta­les son al­tas y la hu­me­dad re­la­ti­va es ba­ja. En es­tos ca­sos, la go­ta an­tes de im­pac­tar en el cul­ti­vo se eva­po­ra o se pier­de por fue­ra del blan­co de apli­ca­ción por ac­ción del vien­to (de­ri­va)”, aler­ta el es­pe­cia­lis­ta so­bre es­te am­bien­te crí­ti­co y re­co­mien­da apli­ca­cio­nes con go­tas de ma­yor ta­ma­ño.

Una idea ge­ne­ra­li­za­da -“que es una con­fu­sión”, di­ce el ex­per­to- es usar los ten­sioac­ti­vos co­mo an­tie- va­po­ran­tes. “Los ten­sioac­ti­vos no cum­plen con esa fun­ción. Por el con­tra­rio, con su efec­to ‘aflo­jan’ las go­tas y, de es­ta ma­ne­ra, au­men­ta la su­per­fi­cie de con­tac­to en la su­per­fi­cie fo­liar y es ma­yor el po­ten­cial de que esa go­ta se ter­mi­ne eva­po­ran­do”, ma­ni­fies­ta.

Por su par­te, Er­nes­to Ma­luf, ex­per­to en pro­tec­ción ve­ge­tal de la Uni­ver­si­dad de Lo­mas de Za­mo­ra y es­pe­cia­li­za­do en apli­ca­cio­nes coin­ci­de con Mas­sa­ro en los efec­tos ne­ga­ti­vos de la de­ri­va y, ade­más, se re­fie­re a un pro­ble­ma cre­cien­te. “Al­gu­nos de los as­pec­tos que es­tán ba­jan­do la ca­li­dad de las apli­ca­cio­nes en es­tos úl­ti­mos tiem­pos, da­do que mu­chas ve­ces se apli­ca más de un pro­duc­to a la vez, es la fal­ta de lim­pie­za y las mez­clas de pro­duc­tos en los tan­ques de las pul­ve­ri­za­do­ras”, ad­vier­te Ma­luf.

Y agre­ga: “Apli­car es dis­tin­to que pul­ve­ri­zar. Lo pri­me­ro es un pro­ce­so que co­mien­za con una bue­na lim­pie­za del tan­que; lo se­gun­do so­lo es un ac­ción”. Pa­ra una bue­na lim­pie­za, ex­pli­ca Ma­luf, es im­por­tan­te el uso de un limpiador in­dus­trial que pe­ne­tre en los mi­cro­es­pa­cios del ma­te­rial del tan­que, don­de se acu­mu­lan los pro­duc­tos.

Pa­ra el ca­so de las mez­clas, re­co­mien­da pres­tar mu­cha aten­ción a la re­co­men­da­ción del mar­be­te, nun­ca mez­clar los pro­duc­tos pu­ros, guar­dar un or­den pa­ra el mez­cla­do de pro­duc­tos (pri­me­ro, los só­li­dos, lue­go los lí­qui­dos) y tam­po­co ha­cer mez­clas con el tan­que car­ga­do has­ta la mi­tad, ya que sue­len ha­cer­se apli­ca­cio­nes con el do­ble de con­cen­tra­ción de in­gre­dien­te ac­ti­vo.

“Lo acon­se­ja­ble es ha­cer un test de com­pa­ti­bi­li­dad de pro­duc­tos en un re­ci­pien­te ade­cua­do an­tes de apli­car”, con­clu­ye.

Por su par­te, las em­pre­sas tam­bién es­tán aten­tas a las fa­llas de cam­po y de­ci­di­das a dar so­lu­cio­nes. Ju­lián Et­che­go­yen, res­pon­sa­ble de la lí­nea de coad­yu­van­tes de Ri­zo­bac­ter, ex­pli­ca que los pro­ble­mas más im­por­tan­tes que de­tec­tan en el lo­te se aso­cian con la ca­li­dad del agua (pH y du­re­za), eva­po­ra­ción, de­ri­va y lim­pie­za de tan­ques.

Al res­pec­to, el téc­ni­co se fo­ca­li­za en los más im­por­tan­tes pa­ra es­ta épo­ca, la eva­po­ra­ción y la de­ri­va, y re­co­mien­da tec­no­lo­gías de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción.

“Hay pro­duc­tos pa­ra so­lu­cio­nar es­tos pro­ble­mas. Pa­ra lo pri­me­ro pue­de usar, por ejm­plo, Ri­zos­pray Ex­tre­mo, un coad­yu­van­te con efec­to an­ti­eva­po­ran­te y, pa­ra la de­ri­va, la úl­ti­ma in­no­va­ción mul­ti­pro­pó­si­to es Sil­wet DRS60, un re­duc­tor de de­ri­va que, ade­más, es su­per­hu­mec­tan­te y pe­ne­tran­te”, fi­na­li­za Et­che­go­yen.

Am­bien­te. An­tes de pul­ve­ri­zar es cen­tral eva­luar el es­ta­do del tiem­po pa­ra co­no­cer si las con­di­cio­nes son ade­cua­das.

Tar­je­tas hi­dro­sen­si­bles. Per­mi­ten con­tro­lar la ca­li­dad de la apli­ca­ción.

Ma­luf. De la Uni­ver­si­dad de Lo­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.