Del mar a la mon­ta­ña

Bien cer­ca de Mar del Pla­ta, en di­rec­ción a Tan­dil, la es­tan­cia El Si­len­cio apues­ta por una ro­ta­ción muy am­plia y pla­nes de lar­go pla­zo, que in­clu­yen al tri­go, a pe­sar de las tra­bas de los úl­ti­mos años, y tam­bién so­ja, maíz y has­ta papa. Como ya­pa, la gan

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Martínez Dod­da Cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

“El Si­len­cio”, en el par­ti­do de Ge­ne­ral Puey­rre­dón, es uno de los sie­te cam­pos agrí­co­la­ga­na­de­ros que la em­pre­sa fa­mi­liar Be­lla­mar Es­tan­cias ad­mi­nis­tra en cua­tro provincias des­de ha­ce más de 20 años.

Al pie de la sie­rra, a unos me­tros de la ru­ta 226 y a me­nos de 30 ki­ló­me­tros de Mar del Pla­ta, el pai­sa­je in­vi­ta a des­can­sar, re­la­jar el cuer­po y los sen­ti­dos. Sin em­bar­go, la pro­duc­ción mar­ca allí aje­treo por la co­se­cha, al­gu­na siem­bra, apli­ca­cio­nes o mo­ni­to­reos.

“El Si­len­cio” com­pren­de 1.000 hec­tá­reas agrí­co­las y 500 que se des­ti­nan a ga­na­de­ría. La nó­mi­na de cam­pos la com­ple­tan Be­lla­mar y El Bo­ne­te, en Bue­nos Ai­res; Las Lomas y La Sa­rah, en Cór­do­ba; Po­zo del Tu­me, en Sal­ta; y Guay­co­lec, en For­mo­sa.

Aquí, la su­per­fi­cie agrí­co­la tie­ne una ro­ta­ción que in­clu­ye papa y una que no.

En el primer ca­so la ro­ta­ción es papa-tri­go/so­ja de se­gun­da-maíz­so­ja-tri­go/so­ja de se­gun­da y al quin­to año se vuel­ve a papa. En las ro­ta­cio­nes no pa­pe­ras, se man­tie­ne to­do en siem­bra di­rec­ta (al­go que con papa no se pue­de ha­cer) con tri­go/so­ja de se­gun­da-maíz-so­ja.

“Es­te es­que­ma nos es­tá fun­cio­nan­do bien; in­ten­ta­mos in­cluir gi­ra­sol, pe­ro te­ne­mos al­gu­nos in­con­ve­nien­tes, por­que en es­te par­ti­do no se pue­den ha­cer apli­ca­cio­nes con avión, y los ata­ques de iso­cas ge­ne­ran pro­ble­mas in­con­tro­la­bles”, ex­pli­có el ge­ren­te de pro­duc­ción agrí­co­la de El Si­len­cio, Mar­tín Lahit­te.

En es­te sen­ti­do, re­pa­sa los plan­teos de in­vierno con el eje pues­to en las al­ter­na­ti­vas pa­ra que el tri­go sea ren­ta­ble. “Cuan­do en­tra­ron las va­rie­da­des fran­ce­sas las adop­ta­mos por­que el mer­ca­do per­mi­tía ex­por­tar tri­gos de al­to ren­di­mien­to gru­po I”, con­tó Lahit­te.

Pe­ro des­de que la co­mer­cia­li­za­ción co­men­zó a ser po­co cla­ra, la uti­li­za­ción de esos tri­gos de 7.500 o más ki­los, con una pro­teí­na de 7% y un glu­ten ba­jo, tam­bién se com­pli­có. “De­ci­di­mos ir por va­rie­da­des gru­po II, que lo­gran rin­des si­mi­la­res pe­ro ase­gu­ran­do 11% de pro­teí­na y un 26-28 de glu­ten”, ex­pli­có Lahit­te. Tam­bién ha­cen tri­go can­deal, que tie­ne un ni­cho que les per­mi­te co­mer­cia­li­zar más tri­go en mo­men­to de co­se­cha.

En lo que res­pec­ta a la fer­ti­li­za­ción del ce­real, tra­ba­jan con aná­li­sis de sue­lo pa­ra apor­tar el fós­fo­ro fal­tan­te. Con el dato de ni­tró­geno di­vi­den la apli­ca­ción: la mi­tad en 2-3 ho­jas “pa­ra que no es­té tan ex­pues­to a la li­xi­via­ción de las llu­vias de ju­lio-agos­to”, y la se­gun­da a prin­ci­pios de sep­tiem­bre. Ha­ce tres años que fer­ti­li­zan con mez­clas de ni­tró­geno y azu­fre.

En el ca­so del can­deal, en ho­ja ban­de­ra mo­ni­to­rean el es­ta­tus ni­tro­ge­na­do y, si va­le la pe­na, ha­cen una nue­va apli­ca­ción con ni­tró-

geno fo­liar pa­ra tra­tar de me­jo­rar me­dio pun­to la pro­teí­na.

El sud­es­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res es una zo­na fres­ca con llu­vias pro­me­dio de 800-900 mi­lí­me­tros, pe­ro en 2014 no se die­ron nin­gu­na de las dos ca­rac­te­rís­ti­cas: la tem­pe­ra­tu­ra fue dos gra­dos más al­ta que la me­dia y las llu­vias ce­rra­ron 2014 cer­ca de los 1.300 mi­lí­me­tros, afec­tan­do a to­dos los cul­ti­vos.

En los úl­ti­mos diez años, el ren­di­mien­to pro­me­dio de tri­go ron­da los 7.000 ki­los por hec­tá­rea. “En la cam­pa­ña 2014/15 tu­vi­mos una pri­me­ra fe­cha de siem­bra tem­pra­na de 6.200 kg/ha, pe­ro la fe­cha de fin de ju­lio, atra­sa­da por las llu­vias, rin­dió por de­ba­jo de los 4.000 kg/ha, al­go que no ha­bía vis­to nun­ca en es­ta zo­na”, se asom­bró Lahit­te.

No es una zo­na so­je­ra, pe­ro la so­ja tam­bién jue­ga su par­ti­do des­de ha­ce unos años en los plan­teos de la re­gión. “Los ren­di­mien­tos ron­dan los 3.200-3.500 ki­los por hec­tá­rea, aun­que nos fal­tan al­gu­nos ajus­tes pa­ra es­ta­bi­li­zar­nos en los 4.000”, re­co­no­ció el ge­ren­te de pro­duc­ción agrí­co­la de “El Si­len­cio”.

Al prin­ci­pio, sem­bra­ban va­rie­da­des gru­po IV, pe­ro cuan­do lle­ga­ban a los 3.000 ki­los eran pro­pen­sas a vuel­co, por lo que pa­sa­ron a gru­pos III lar­gos. An­tes no se fer­ti­li­za­ba pe­ro en los úl­ti­mos dos años tu­vie­ron res­pues­tas con su­per­fos­fa­to sim­ple y tri­ple.

En lo que res­pec­ta al maíz, Lahit­te re­co­no­ció que has­ta ha­ce unos años los ren­di­mien­tos no eran muy al­tos, ron­da­ban los 7.0008.000 ki­los por hec­tá­rea, pe­ro “la nue­va ge­né­ti­ca con hí­bri­dos de ci­clos más cor­tos, ma­du­rez re­la­ti­va de 118 días y se­ca­do y flo­re­ci­mien­to rá­pi­dos per­mi­tie­ron al­can­zar una es­ta­bi­li­dad en los 12.000-13.000 ki­los por hec­tá­rea”.

Por otro la­do, la papa es un cul­ti­vo es­tra­té­gi­co pa­ra el ne­go­cio agrí­co­la de El Si­len­cio ha­ce más de una dé­ca­da.

Con una su­per­fi­cie de 120 hec­tá­reas ca­da año y 50 to­ne­la­das por hec­tá­rea de rin­de, to­da la pro­duc­ción se co­mer­cia­li­za por con­tra­to con la plan­ta de McCain en Bal­car­ce, a po­cos ki­ló­me­tros.

“Es un cul­ti­vo que lle­va más tiem­po y de­di­ca­ción que los otros, con un ex­haus­ti­vo con­trol de pla­gas y en­fer­me­da­des y un rit­mo len­to de co­se­cha de 4 hec­tá­reas por día”, ex­pli­có Lahit­te.

Se fer­ti­li­za muy fuer­te en la plan­ta­ción y de­ja un buen pa­que­te nu­tri­cio­nal al res­to de los cul­ti­vos que en­tran en la ro­ta­ción.

Como con­tra­par­te, es un dis­rup­tor de la siem­bra di­rec­ta. Pa­ra que es­te quie­bre no sea tan fuer­te se to­man me­di­das: no se siem­bra en lo­tes con pen­dien­te y se res­pe­tan los cin­co años.

Al ana­li­zar el fu­tu­ro glo­bal de Be­lla­mar Es­tan­cias, Lahit­te con­si­de­ró que como em­pre­sa agrí­co­la y ga­na­de­ra, las pas­tu­ras de­ben te­ner su lu­gar en la ro­ta­ción.

En al­gún mo­men­to eva­lua­ron in­ten­si­fi­car con la pro­duc­ción de cer­dos o po­llos, pe­ro “aún no es­tá cla­ro el ne­go­cio”.

Y apun­ta a otros dos te­mas clave: el per­so­nal, por­que “es­tá cos­tan­do que la gen­te quie­ra tra­ba­jar en el cam­po”, y la re­la­ción del sec­tor con la so­cie­dad. “A ve­ces nos dis­per­sa­mos con te­mas de tec­no­lo­gía y nos ol­vi­da­mos de ha­cer do­cen­cia en las co­mu­ni­da­des de có­mo tra­ba­ja­mos, có­mo usa­mos los pro­duc­tos y có­mo la eco­no­mía de las ciu­da­des gi­ra en torno a la ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria”, di­jo. “Va­mos a te­ner que ocu­par­nos de es­to”, sen­ten­ció. t

Sa­tis­fe­cho. Mar­tín Lahit­te, de Be­lla­mar Es­tan­cias, en el cam­po a po­cos ki­ló­me­tros de “La Fe­liz”.

Alia­dos es­tra­té­gi­cos. Mar­tín Lahit­te, (izq.) ge­ren­te de pro­duc­ción agrí­co­la de El Si­len­cio, jun­to al con­tra­tis­ta Nés­tor To­rres du­ran­te la co­se­cha de tri­go, cer­ca de fin de año. En ese cul­ti­vo de­ci­die­ron cam­biar va­rie­da­des de gru­po I a otras de gru­po II, pe­ro ob­tie­nen los mis­mos rin­des, que al­can­zan 7.500 ki­los por hec­tá­rea.

Pa­lo y a la bol­sa. En la es­tan­cia guar­dan par­te de las co­se­chas en si­lo-bol­sas.

A fon­do. Bus­can co­se­char el tri­go con 11% de pro­teí­nas y 26-28 de glú­ten.

Maíz. Con la nue­va tec­no­lo­gía que in­tro­du­je­ron las em­pre­sas en el el cul­ti­vo pa­sa­ron de co­se­char 8.000 ki­los por hec­tá­rea a es­ta­bi­li­zar­se en 12.000 ki­los por hec­tá­rea (izq.). En El Si­len­cio tam­bién ha­cen 500 hec­tá­reas de ga­na­de­ría (de­re­cha).

es­tra­té­gi­co y apli­can to­da la tec­no­lo­gía. Ob­tie­nen 5.000 ki­los por hec­tá­rea. To­do la pro­du­ci­do lo co­mer­cia­li­zan por con­tra­to con McCain.

Rie­go. la papa es un cul­ti­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.