La in­dus­tria se­mi­lle­ra su­fre por el maíz

Clarin - Rural - - 7 DÍAS POR EL CAMPO - Ser­gio Per­so­glia sper­so­glia@cla­rin.com

Vol­vé maíz, te per­do­na­mos. La in­dus­tria se­mi­lle­ra ar­gen­ti­na no pa­sa por su me­jor mo­men­to. Mu­chas com­pa­ñías lle­va­ron a ca­bo fuer­tes ajus­tes el año pa­sa­do y al­gu­nas de ellas con­ti­núan en ese pro­ce­so. Uno de los fac­to­res prin­ci­pa­les de esa co­yun­tu­ra es la baja en el área de siem­bra de maíz. Ha­ce po­cos días, an­te Cla­rín Ru­ral, un al­to eje­cu­ti­vo de la in­dus­tria ex­pli­có que en cin­co años, en­tre 2010 y 2015, se pa­só de un área de siem­bra de 4,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas a otra de 3 mi­llo­nes de hec­tá­reas. “Mu­chas em­pre­sas se ha­bían di­men­sio­na­do pen­san­do en se­guir cre­cien­do y so­bre to­do cuan­do mi­ra­ban que en la Ar­gen­ti­na ha­bía 6 hec­tá­reas de so­ja por ca­da 1 de maíz, una re­la­ción in­sos­te­ni­ble”, ex­pli­có. Pe­ro eso no me­jo­ró. Al con­tra­rio. En los años más re­cien­tes se su­mó el au­men­to de los cos­tos en dó­la­res que esas com­pa­ñías vie­nen su­frien­do. “La fru­ti­lla del pos­tre fue la baja del va­lor de los gra­nos, por­que la se­mi­lla co­pia el va­lor de los com­mo­di­ties”, ex­pli­có el eje­cu­ti­vo. Los pro­duc­to­res, que son quie­nes de­ben com­prar­les la se­mi­lla, no re­ci­ben ni si­quie­ra el va­lor in­ter­na­cio­nal del maíz me­nos las re­ten­cio­nes, ya que el sis­te­ma de ROEs agre­ga una in­ter­ven­ción adi­cio­nal que de­pri­me aún más los va­lo­res que se pa­gan en el mer­ca­do in­terno, ex­pli­có el hom­bre. Pa­ra com­ba­tir “la de­pre”, se con­so­ló di­cien­do que los rin­des que se ven en el cam­po por es­tos días “son es­pec­ta­cu­la­res”, aun­que ha­rá fal­ta que se man­ten­gan en esos ni­ve­les pa­ra que mu­chos ten­gan al­go de ren­ta­bi­li­dad.

Los cam­pos “maso”, sin sem­brar. Los pro­ble­mas de ren­ta­bi­li­dad del ne­go­cio agrí­co­la es­tán im­pac­tan­do, como no po­día ser de otra for­ma, en el mer­ca­do de los al­qui­le­res. Juan Jo­sé Ma­de­ro, di­rec­tor de la di­vi­sión cam­pos de la in­mo­bi­lia­ria L.J. Ra­mos, cuen­ta que, his­tó­ri­ca­men­te, los al­qui­le­res se ce­rra­ban en fe­bre­ro o mar­zo, pe­ro que aho­ra, con mu­chas zo­nas que ca­si se sal­tean la siem­bra de tri­go en in­vierno, los pla­zos se es­ti­ra­ron, sal­vo pa­ra los me­jo­res cam­pos. “Mu­cho se co­rrió pa­ra agos­to-se­tiem­bre”, an­tes de la siem­bra del maíz y la so­ja, ex­pli­ca. Ma­de­ro re­cuer­da que el año pa­sa­do la baja de los gra­nos se pro­fun­di­zó una vez que se ha­bían ce­rra­do mu­chos con­tra­tos de al­qui­ler, lo que obli­gó a las em­pre­sas a ajus­tar de emer­gen­cia sus pla­nes pro­duc­ti­vos. Como con­se­cuen­cia de ello, mu­chos cam­pos de me­dia­na o baja ap­ti­tud que­da­ron sin sem­brar­se. En cuan­to a la ven­ta de cam­pos, sos­tie­ne que es­tán ca­si pa­ra­li­za­das des­de 2011, cuan­do se ins­ta­ló el ce­po cam­bia­rio. “Aquel fue el úl­ti­mo año nor­mal; en el 2014 se hi­cie­ron en­tre 20% y 30% de las ope­ra­cio­nes que se con­cre­ta­ron en 2011”, gra­fi­ca. Las res­tric­cio­nes al ne­go­cio agrí­co­la en sí mis­mo y la Ley de Tie­rras que ca­si sa­có del mer­ca­do a los ex­tran­je­ros, com­ple­ta­ron el com­bo. Pi­san­do el dó­lar y la pro­duc­ción. El freno que apli­có ha­ce po­cos días el Ban­co Cen­tral a la ven­ta de dó­la­res a im­por­ta­do­res tu­vo con un nu­do a la gar­gan­ta du­ran­te mu­chos días a im­por­tan­tes em­pre­sas de agro­quí­mi­cos que te­nían con­te­ne­do­res con in­su­mos pa­ra sa­car del puer­to y no po­dían ha­cer­lo an­te la im­po­si­bi­li­dad de pa­gar la mer­ca­de­ría. “Si no le pa­gás al pro­vee­dor (en es­te ca­so de ori­gen chino), no los po­dés sa­car”, se la­men­tó an­te Cla­rín Ru­ral el due­ño de una com­pa­ñía que te­nía stock pa­ra se­guir pro­du­cien­do so­lo una se­ma­na más. “Es­te es el mo­men­to de ven­der in­sec­ti­ci­das y fun­gi­ci­das; por eso no po­de­mos de­jar de pro­du­cir­los”, se que­ja­ba, mien­tras pen­sa­ba que, así como las abun­dan­tes llu­vias im­pul­san los ren­di­mien­tos, tam­bién pro­mue­ven las pla­gas y las en­fer­me­da­des que se com­ba­ten con esos pro­duc­tos.

Del yu­yo al fer­ti­li­zan­te. El miér­co­les, por ca­de­na na­cio­nal, la Pre­si­den­ta Cris­ti­na Kirch­ner vol­vió a ocu­par­se del cam­po, aun­que pa­ra mu­chos pa­só des­aper­ci­bi­do an­te tan­tos otros te­mas que abor­dó. Du­ran­te su pre­sen­ta­ción, inau­gu­ró por te­le­con­fe­ren­cia una plan­ta de la em­pre­sa Trans­clor, en Pi­lar, en la que se pro­du­ci­rá el her­bi­ci­da gli­fo­sa­to, el más im­por­tan­te y fa­mo­so del cam­po. Sin em­bar­go, Cris­ti­na di­jo que era “el fer­ti­li­zan­te por ex­ce­len­cia en la siem­bra de so­ja”. t

Juan Jo­sé Ma­de­ro. De L.J. Ra­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.