Con la luz al fi­nal del tú­nel

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor Huer­go hhuer­go@cla­rín.com

El fi­nal de la era K es­tá a la vis­ta. La Mar­cha del Si­len­cio le mar­có la can­cha a un go­bierno que ago­ni­za ator­men­ta­do por el des­cu­bri­mien­to de su esen­cia co­rrup­ta y ar­te­ra.

Has­ta la in­ca­pa­ci­dad pa­ra ges­tio­nar la eco­no­mía em­pa­li­de­ce an­te se­me­jan­te ex­hi­bi­ción de atro­ci­da­des. La so­cie­dad di­jo bas­ta. Es inevi­ta­ble en­con­trar un pa­ren­tes­co en­tre es­ta mo­vi­li­za­ción ma­si­va, y la del 2008, ori­gi­na­da por la reac­ción del cam­po an­te el in­ten­to de la Re­so­lu­ción 125.

Las ra­zo­nes son dis­tin­tas. Pe­ro hay un de­no­mi­na­dor co­mún: el de­seo de vi­vir en una so­cie­dad sa­na y pre­vi­si­ble, don­de reine la li­ber­tad, la jus­ti­cia, y se pre­mie el es­fuer­zo.

El cam­po no que­ría otra co­sa, y en aquel mo­men­to la so­cie­dad lo si­guió. Y el go­bierno, en­ton­ces, desató sus ba­jos ins­tin­tos, cor­tán­do­le la mano al que le da­ba de co­mer. Se ven­gó sis­te­má­ti­ca­men­te del sec­tor más di­ná­mi­co de la eco­no­mía y la so­cie­dad.

Pu­so sus me­jo­res es­fuer­zos en di­vi­dir a su di­ri­gen­cia, un re­fle­jo vis­ce­ral e in­ge­nuo. So­nó ri­dícu­lo, pre­ci­sa­men­te es­ta se­ma­na, ver a al­gún arri­bis­ta ce­le­brar acuer­dos de fac­ción a cam­bio de al­gu­na pre­ben­da. Post mor­tem.

El cam­po es­tá uni­do des­de sus raí­ces. No hay di­vi­sión en­tre “pe­que­ños y me­dia­nos” y el res­to. No hay di­ver­gen­cia en­tre pro­vee­do­res de in­su­mos, equi­pos y pro­duc­to­res. En­tre aco­pia­do­res y ex­por­ta­do­res. To­dos se ne­ce­si­tan, to­dos es­tán en una red, un clus­ter que con­vir­tió a la Ar­gen­ti­na en el país mo­de­lo, tan­to por su tec­no­lo­gía como por su or­ga­ni­za­ción.

El go­bierno qui­so po­ner el pie en la puer­ta gi­ra­to­ria de la his­to­ria, pe­ro la iner­cia se lo lle­vó pues­to.

Em­pie­za a co­se­char­se la úl­ti­ma cam­pa­ña de la era K. Un co­se­chón, por­que de la tec­no­lo­gía no se vuel­ve. El cli­ma ayu­dó como nun­ca. Vie­ne bien, pa­ra com­pen­sar la caí­da de los pre­cios. Sí, al go­bierno tam­bién le vie­ne bien.

Me­jor así, pa­ra que lle­gue el fin de ci­clo sin so­bre­sal­tos eco­nó­mi­cos y no le que­den ex­cu­sas pa­ra vic­ti­mi­zar­se. Agi­ta­rán la bue­na co­se­cha como un éxi­to de su ges­tión. En el cam­po, sa­be­mos que ya ten­dría­mos que es­tar en las 130 mi­llo­nes de to­ne­la­das, 30 más que aho­ra.

Fal­tan ape­nas diez días pa­ra Ex­poa­gro. Es la opor­tu­ni­dad que tie­nen aho­ra el cam­po y la agroin- dus­tria pa­ra mos­trar su enor­me po­ten­cial.

Por allí des­fi­la­rán las prin­ci­pa­les fi­gu­ras de la po­lí­ti­ca, di­ri­gen­tes so­cia­les, em­pre­sa­rios. Se­rá una fan­tás­ti­ca ma­ni­fes­ta­ción de es­pe­ran­za.

No hay otro sec­tor, ni si­quie­ra la qui­me­ra del “frac­king”, que ofrez­ca tan­to pre­sen­te y tan­to fu­tu­ro. Ven­drán de­ce­nas de de­le­ga­cio­nes de to­do el mun­do, con­ven­ci­das de que la Ar­gen­ti­na Verde y Com­pe­ti­ti­va en­con­tró el ca­mino de la pro­duc­ción efi­cien­te y sus­ten­ta­ble.

Vi­vi­to y co­lean­do, a pe­sar de to­do, el cam­po se dio a sí mis­mo el puen­te verde que ne­ce­si­ta pa­ra el ci­clo que vie­ne. Na­die es­pe­ra mi­la­gros. Pe­ro es­tá can­ta­do que sal­dre­mos del ab­sur­do. Que el te­ma con los chi­nos no es ti­rar­les de no­che el ne­go­cio de una re­pre­sa en San­ta Cruz, sino el flu­jo con­ti­nuo de me­jor co­mi­da pa­ra su po­bla­ción en pleno vue­lo a la ca­li­dad.

Y China es sim­ple­men­te la me­tá­fo­ra de un mun­do in­te­gra­do por 130 paí­ses que vie­nen a es­tos puer­tos a em­bar­car lo que pro­du­cen las pam­pas. Don­de la ma­yor di­fi­cul­tad es, ab­sur­da­men­te, car­gar los bar­cos.

So­bre la co­se­cha grue­sa, la úl­ti­ma que se le­van­ta en la era K, vie­ne el tri­go. El más cas­ti­ga­do de los gra­nos por el cuen­to de “la me­sa de los ar­gen­ti­nos”.

Lle­va­mos cin­co años de de­ca­den­cia, he­mos des­abas­te­ci­do a Su­da­mé­ri­ca, que tie­ne que im­por­tar­lo del Nor­te. Aho­ra se sem­bra­rá con es­te go­bierno, pe­ro se co­se­cha­rá con el que vie­ne.

En 1983, cuan­do se caía a pe­da­zos el go­bierno mi­li­tar en la ma­rea de reac­ción por las vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos, y tras la de­ba­cle de Mal­vi­nas, el cam­po sem­bró el Tri­go de la Vic­to­ria.

Se lo­gró la ma­yor co­se­cha de la his­to­ria. El go­bierno de Al­fon­sín se en­con­tró con un pan abajo del bra­zo. t

No hay otro sec­tor que ofrez­ca tan­to pre­sen­te y fu­tu­ro como el cam­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.