“La vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra atra­vie­sa su peor mo­men­to des­de la con­ver­ti­bi­li­dad”

Clarin - Rural - - PROTAGONISTAS - Ser­gio Per­so­glia

1

¿Có­mo de­fi­ni­ría el mo­men­to que atra­vie­sa hoy la pro­duc­ción vi­ti­vi­ní­co­la ar­gen­ti­na? Es el más com­pli­ca­do des­de 1998, cuan­do en me­dio de la con­ver­ti­bi­li­dad ha­bía un gran so­bre stock. ¿Hay an­te­ce­den­tes his­tó­ri­cos de una co­yun­tu­ra así? No hay to­da­vía una ex­pul­sión ma­si­va de pro­duc­to­res, como hu­bo por ejem­plo en la dé­ca­da del 70, pe­ro de la úl­ti­ma dé­ca­da es­ta es, sin du­das, la cri­sis más im­por­tan­te. ¿Cuá­les son los da­tos que re­fle­jan esa cri­sis? Has­ta el 2010, por ejem­plo, la pro­duc­ción vi­ti­vi­ní­co­la ex­por­ta­ba por 1.400 mi­llo­nes de dó­la­res. El año pa­sa­do ce­rró en unos 700 mi­llo­nes de dó­la­res. Pa­ra es­te año, si las co­sas no cam­bian, esa ci­fra cae­rá a 600 mi­llo­nes o me­nos. Uno de los pro­ble­mas de es­ta reali­dad es que va a ser muy di­fí­cil re­cu­pe­rar mer­ca­dos cuan­do la si­tua­ción cam­bie, por­que se ha­bía he­cho un muy buen tra­ba­jo en ese sen­ti­do a par­tir del plan es­tra­té­gi­co vi­ti­vi­ní­co­la que se ela­bo­ró en el año 2.000. ¿Qué ele­men­tos pre­veía ese plan? Era cen­tral en él dar­le un fuer­te im­pul­so a la ex­por­ta­ción. De esa ma­ne­ra, la Ar­gen­ti­na pa­só de te­ner

2

3

4

1% de par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do mun­dial a ca­si 5%, muy cer­ca del ni­vel de Chile. Otro ele­men­to clave del plan era que equi­li­bra­ba la ofer­ta y la de­man­da, co­sa que aho­ra no su­ce­de y es­tá en el cen­tro de los pro­ble­mas que te­ne­mos. ¿Por qué se que­bró ese equi­li­brio? Un mo­ti­vo im­por­tan­te es que los vi­nos ar­gen­ti­nos son ca­da vez me­nos com­pe­ti­ti­vos en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, por­que son ca­da vez más ca­ros en dó­la­res, por­que el va­lor del dó­lar es­tá quie­to y los cos­tos de pro­duc­ción au­men­tan fuer­te en pe­sos, por la in­fla­ción, lo cual es como de­cir que cre­cen tam­bién en dó­la­res. Pe­ro los pre­cios in­ter­na­cio­na­les no au­men­tan en la mis­ma pro­por­ción, con lo cual nos que­da­mos fue­ra del mer­ca­do. ¿Y el con­su­mo in­terno có­mo es­tá? Se re­vir­tió la caí­da en el con­su­mo de vino. En 2012, los ar­gen­ti­nos es­tá­ba­mos con­su­mien­do un pro­me­dio de 23 li­tros por ha­bi­tan­te y por año. Pe­ro en los años 70 con­su­mía­mos 88 li­tros. Es­ta caí­da es un fe­nó­meno mun­dial: ca­da vez se con­su­me me­nos en la me­sa fa­mi­liar y se tras­la­da a un con­su­mo más so­fis­ti­ca­do. De to­das for­mas, aquí con­su­mi­mos más que Es­pa­ña, por

5

6

ejem­plo, que es­tá en 15 li­tros por ha­bi­tan­te y por año. ¿Y có­mo se com­pen­só to­da esa caí­da en el con­su­mo? Hay un des­tino cen­tral pa­ra la uva que es el mos­to, y ade­más se lo­gró un acuer­do en su mo­men­to en­tre Men­do­za y San Juan, las dos prin­ci­pa­les provincias pro­duc­to­ras, pa­ra in­ten­tar equi­li­brar la ofer­ta y la de­man­da. El mos­to se uti­li­za como in­su­mo pa­ra edul­co­rar be­bi­das y se ex­por­ta bá­si­ca­men­te a EE.UU., pe­ro com­pi­te pa­ra ese uso con el jue­go de man­za­na que pro­du­cen los chi­nos. Y el pro­ble­ma es que, aun­que Ar­gen­ti­na es el primer ex­por­ta­dor mun­dial de mos­to, su por­cen­ta­je del mer­ca­do glo­bal es ba­jo y no le al­can­za pa­ra fi­jar pre­cios. To­do eso im­pac­tó en el pre­cio al pro­duc­tor, ¿no? Exac­to. Los pre­cios es­tán es­tan­ca­dos. Ade­más, se su­ma la re­ce­sión de la eco­no­mía. Y, así, la cri­sis abar­ca a to­da la in­dus­tria: a los pro­duc­to­res que ha­cen uva de me­sa y a los de uvas es­pe­cia­les, como mal­bec o car­ber­net. El vino ar­gen­tino hoy es más ca­ro que el de Chile, Aus­tra­lia y Es­pa­ña y, así, es­tá cla­ro que no po­de­mos com­pe­tir.

7

8

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.