Ex­poa­gro pin­tó el fu­tu­ro

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Ha­ce trein­ta y dos años na­cía en La Laura de Cha­ca­bu­co la era de las ex­po­si­cio­nes di­ná­mi­cas. Con el tiem­po, se iban a con­ver­tir en un pun­to de en­cuen­tro mar­ca­do por la in­no­va­ción, fuen­te de la pro­fun­da revolución tec­no­ló­gi­ca que pon­dría a la Ar­gen­ti­na en la mi­ra de to­do el mun­do agrí­co­la.

Ex­poa­gro 2015 fue un ja­lón clave en es­ta sa­ga, que no se de­tie­ne a pe­sar de que el go­bierno pu­so un pie en la puer­ta gi­ra­to­ria. La his­to­ria se lo lle­va pues­to.

Uno de los even­tos cen­tra­les de la mues­tra de Ra­ma­llo, que cul­mi­na hoy, fue el lan­za­mien­to de un pre­mio a los vi­sio­na­rios, ins­ti­tui­do por la em­pre­sa Ri­zo­bac­ter Ar­gen­ti­na, que me dis­tin­guió como Ju­ra­do del con­cur­so.

En ese ac­to, res­pon­dien­do una pre­gun­ta del con­duc­tor, mos­tré un par de pin­ce­la­das so­bre el ca­rác­ter in­no­va­dor de la ca­de­na agroin­dus­trial.

Re­cor­dé que en aque­lla me­mo­ra­ble Ex­po­di­ná­mi­ca de La Laura, en 1983, el even­to con­vo­can­te era la de­mos­tra­ción de ara­dos de re­ja. Era don­de los trac­to­res ex­hi­bían su ca­pa­ci­dad de trac­ción.

Aho­ra, en Ra­ma­llo, no só­lo no se ve un so­lo ara­do, sino que tam­po­co se ex­hi­ben ras­tras de dis­co, de dien­tes, cin­ce­les, cul­ti­va­do­res de cam­po, vi­bro­cul­ti­va­do­res, es­car­di­llos, apor­ca­do­ras, ro­to­va­tors. En es­tas pam­pas, ha des­apa­re­ci­do la pa­ra­fer­na­lia des­truc­to­ra de sue­los que to­da­vía pre­va­le­ce en la agri­cul­tu­ra del mun­do desa­rro­lla­do. Obra de vi­sio­na­rios.

To­do ese he­rra­men­tal fue sus­ti­tui­do por sem­bra­do­ras de siem­bra di­rec­ta, don­de la Ar­gen­ti­na se con­vir­tió en re­fe­ren­te mun­dial. El con­trol me­cá­ni­co de las ma­le­zas, com­ple­men­ta­do por her­bi­ci­das, de­jó pa­so al con­trol quí­mi­co, con pro­duc­tos ca­da vez más efi­cien­tes y me­nos con­ta­mi­nan­tes.

La agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na, que iba al ca­dal­so por el sen­de­ro de la ero­sión, dio un gi­ro de 180 gra­dos y se con­vir­tió en la más efi­cien­te del mun­do en eso de com­bi­nar pro­duc­ti­vi­dad con sus­ten­ta­bi­li- dad. Só­lo los gra­ví­si­mos erro­res de po­lí­ti­ca im­pi­die­ron com­ple­tar la obra con dos ele­men­tos clave: la ro­ta­ción de cul­ti­vos y la re­po­si­ción de nu­trien­tes.

Na­die en el mun­do ob­tie­ne más to­ne­la­das por mi­lí­me­tro de agua de llu­via que los cha­ca­re­ros pam- pea­nos. Na­die sa­ca más ki­los de tri­go, maíz, so­ja o gi­ra­sol, por li­tro de ga­soil con­su­mi­do en el in­ten­to. An­tes se gas­ta­ban 100 li­tros por hec­tá­rea, aho­ra me­nos de 30.

Siem­bra di­rec­ta, pul­ve­ri­za­do­ras con bo­ta­lo­nes de has­ta 40 me­tros de an­cho, co­se­cha­do­ras de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. Na­cio­na­les e im­por­ta­das. Na­die tie­ne un sis­te­ma de al­ma­ce­na­je más efi­cien­te que el si­lo­bol­sa, otro ja­lón de la Se­gun­da Revolución de las Pam­pas. Hoy, tor­pe­men­te de­mo­ni­za­do por un go­bierno que, a di­fe­ren­cia de to­do el mun­do, di­sua­de a los pro­duc­to­res de con­ser­var su pro­duc­ción pa­ra ge­ne­rar un flu­jo or­de­na­do de la ofer­ta y así, de­fen­der el pre­cio. Con el agra­van­te, que ener­va, de tra­bar al mis­mo tiem­po la ex­por­ta­ción de tri­go y maíz, pro­vo­can­do so­bre­ofer­ta y caí­da de pre­cios.

Pe­ro no nos de­ten­ga­mos en es­tu­pi­de­ces, por­que ya sa­be­mos, es­ta es la úl­ti­ma co­se­cha de la era K.

El pró­xi­mo go­bierno se va a en­con­trar con un cam­po ávi­do de re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do. Hu­bo mo­men­tos peo­res: la cri­sis del 2002 lo en­con­tró tre­men­da­men­te en­deu­da­do. Hoy, es­tá sin ca­ja, des­pués de ha­ber ob­te­ni­do una ex­ce­len­te co­se­cha, a fuer­za de tec­no­lo­gía y ha­bi­li­dad, y per­dien­do 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res en el in­ten­to. Pe­ro sa­be que es­to cam­bia.

Por eso, la in­ci­pien­te re­cu­pe­ra­ción de la de­man­da de ma­qui­na­ria, apro­ve­chan­do que los ban­cos pri­va­dos ofre­cen bue­nos cré­di­tos en pe­sos, a ta­sa ra­zo­na­ble.

Na­die es­pe­ra mi­la­gros. Ni una gran re­cu­pe­ra­ción de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les, ni una rá­pi­da re­mo­ción de to­das las ca­la­mi­da­des acu­mu­la­das en la era K. Pe­ro to­dos ven la luz al fi­nal del tú­nel. Es bueno que el con­jun­to de la so­cie­dad se­pa que el cam­po es­tá vi­vi­to y co­lean­do, por mé­ri­to pro­pio. Y que po­drá con­tar con él. Es lo que se res­pi­ró en Ex­poa­gro.

> El cam­po es­tá vi­vi­to y co­lean­do y la so­cie­dad po­drá con­tar con él

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.