Se agra­va el pro­ble­ma de las ma­le­zas re­sis­ten­tes

El INTA Per­ga­mino re­por­tó so­bre se­ve­ros da­ños en lo­tes de so­ja. Tam­bién aler­ta­ron des­de Mar­cos Juá­rez.

Clarin - Rural - - TAPA - Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Aho­ra, el sor­go de Ale­po re­sis­te los gra­mi­ni­ci­das.

To­dos las con­tin­gen­cias de ma­ne­jo que no se pre­sen­taa­ta­que ron du­ran­te el desa­rro­llo de la so­ja y el maíz en la zo­na nú­cleo es­tán apa­re­cien­do al fi­nal del ci­clo.

Al aun in­cier­to im­pac­to de los ex­ce­sos hí­dri­cos so­bre el ren­di­mien­to de los cul­ti­vos, en la zo­na de Per­ga­mino (nor­te de Bue­nos Ai­res) se su­mó la apa­ri­ción de un in­ten­so de ro­ya de la so­ja, una en­fer­me­dad ex­tre­ma­da­men­te per­ju­di­cial pa­ra la olea­gi­no­sa.

La si­tua­ción fue con­fir­ma­da por un aler­ta di­fun­di­do por An­to­nio Ivan­co­vich, es­pe­cia­lis­ta de INTA de esa lo­ca­li­dad.

Ivan­co­vich le con­tó a Cla­rín Ru­ral que a cin­co ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Per­ga­mino, rum­bo a la lo­ca­li­dad de Fon­te­zue­la, se de­tec­tó una al­tí­si­ma in­fec­ción del hon­go. Es­to co­rro­bo­ra los aler­tas que des­de prin­ci­pios de fe­bre­ro ve­nía emi­tien­do es­ta en­ti­dad, re­cor­dó el ex­per­to.

“En ese lo­te de Fon­te­zue­la vi in­fec­cio­nes de ro­ya de la so­ja con los al­tos ni­ve­les que co­noz­co del nor­te de país. Nues­tros mo­ni­to­reos de la zo­na nos dan que hay un gra­dien­te de in­fec­cio­nes”, ex­pli­có, sor­pren­di­do, Ivan­co­vich, quien iden­ti­fi­có a la en­fer­me­dad jun­to con los téc­ni­cos Ani­bal Mad­da­lo­ni (de la em­pre­sa Agroe­va­luar de Per­ga­mino) y Mi­guel La­vi­lla (de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del No­roes­te).

Es co­mún, di­jo Ivan­co­vich, que en el NEA ha­ya im­por­tan­tes in­fec­cio­nes con es­ta en­fer­me­dad, de­bi­do a la cer­ca­nía a Pa­ra­guay y Bra­sil, que son si­tios don­de el pa­tó­geno pro­li­fe­ra en abun­dan­cia. Pe­ro de­bi­do a que hu­bo bue­nas con­di­cio­nes am­bien­ta­les pa­ra el desa­rro­llo de la en­fer­me­dad, tan­to en Bra­sil y Pa­ra­guay como en Ar­gen­ti­na, el es­pe­cia­lis­ta agre­gó que era pre­vi­si­ble que la ro­ya lle­ga­ra a va­rias zo­nas lo­ca­les. Ade­más, ma­ni­fes­tó que otro im­pul­so pa­ra el fo­co in­ten­so en­con­tra­do aquí es que en los paí­ses ve­ci­nos la en­fer­me­dad co­men­zó tem­prano y fue muy vi­ru­len­ta.

El es­pe­cia­lis­ta ad­vir­tió que “ri­ge el aler­ta ro­jo pa­ra los lo­tes de so­ja que es­tán en R6 o en un es­ta­dío me­nor y no tu­vie­ron co­ber­tu­ra con fun­gi­ci­das en el úl­ti­mo mes”, lo que abar­ca a la so­ja de pri­me­ra sem­bra­da tar­de y a la de se­gun­da.

A es­te aler­ta se su­mó el vier­nes el que hi­cie­ron es­pe­cia­lis­tas del INTA Mar­cos Juá­rez, Cór­do­ba, que rea­li­za­ron la pri­me­ra de­tec­ción de ro­ya en In­ri­vi­lle, con ni­ve­les de se­ve­ri­dad e in­ci­den­cia de cer­ca de 3%. Por es­to, acon­se­jan ha­cer mo­ni­to­reos pa­ra eva­luar el pro­gre­so de la en­fer­me­dad y de­ter­mi­nar la apli­ca­ción de fun­gi­ci­das.

Pe­li­gro a la vis­ta. Arri­ba, una ho­ja de so­ja in­fec­ta­da con ro­ya en la lo­ca­li­dad de Fon­tu­zue­la, en la zo­na de Per­ga­mino (nor­te de Bue­nos Ai­res). A la izq. An­to­nio Ivan­co­vich, ex­per­to del INTA, hi­zo la ad­ver­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.