Re­ten­cio­nes, el mal ma­yor

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Han si­do tan­tos los dis­la­tes del kirch­ne­ris­mo en ma­te­ria agro­pe­cua­ria, que pa­ra mu­chos la cues­tión de las re­ten­cio­nes pa­sa­ron a ser un mal me­nor. Dis­pa­ra­te con­cep­tual, por­que es la ma­yor de las dis­tor­sio­nes y la de más gra­ve afec­ta­ción.

Con­vie­ne re­cor­dar que las re­ten­cio­nes son de­re­chos de ex­por­ta­ción, absurdos pa­ra un país que se des­ga­ñi­ta ha­blan­do de “sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes” pa­ra me­jo­rar su ba­lan­za co­mer­cial.

La es­tra­te­gia es ar­chi­co­no­ci­da, por­que en 90 de los úl­ti­mos 100 años hi­ci­mos lo mis­mo, con el re­sul­ta­do co­no­ci­do.

Los de­re­chos de ex­por­ta­ción al­te­ran la re­la­ción in­su­mo/pro­duc­to. Ha­cen fal­ta más uni­da­des de pro­duc­to pa­ra pa­gar una uni­dad de in­su­mo o bien de ca­pi­tal pa­ra pro­du­cir­lo. Más ki­los de maíz pa­ra pa­gar uno de fer­ti­li­zan­te. Más ki­los de so­ja pa­ra pa­gar una sem­bra­do­ra. En otras pa­la­bras, afec­tan el flu­jo de tec­no­lo­gía.

Prue­bas al can­to: en los úl­ti­mos años, se ad­vier­te una ten­den­cia ne­ga­ti­va en el pro­ce­so de in­ten­si­fi­ca­ción que arran­có en los 90, pre­ci­sa­men­te cuan­do el “uno a uno” sig­ni­fi­có el mis­mo dó­lar pa­ra com­prar que pa­ra ven­der.

Tras un trau­má­ti­co pe­río­do de in­cu­ba­ción, en 1997 co­men­zó el des­pe­gue, y la co­se­cha cre­ció a un rit­mo de más de cua­tro mi­llo­nes de to­ne­la­das por año du­ran­te diez años.

El maíz, el cul­ti­vo más sen­si­ble a la tec­no­lo­gía, pro­me­dia­ba un rin­de de 35 quin­ta­les en los 90. Aho­ra su­pera los 80. Y los pro­duc­to­res de pun­ta lo du­pli­can, a pe­sar de que uno de ca­da cin­co ca­mio­nes es apre­sa­do al lle­gar al puer­to, con el flete ya pa­ga­do por el cha­ca­re­ro. Al tri­go le va peor: uno de ca­da cua­tro. Y ni ha­blar de la so­ja: ca­da tres bar­cos, uno hun­di­do.

La ma­yor par­te de los po­lí­ti­cos de la opo­si­ción se ha ma­ni­fes­ta­do en con­tra de es­ta exac­ción. Sin em­bar­go, han re­mar­ca­do la ne­ce­si­dad de “pru­den­cia”, en par­ti­cu­lar con la so­ja. Te­men por el even­tual des­fi­nan­cia­mien­to del Es­ta­do, en un pa­no­ra­ma fis­cal tre­men­da­men­te com­ple­jo.

Si no hay un re­cla­mo muy fuer­te de to­da la ca­de­na, los de­re­chos de ex­por­ta­ción que­da­rán con­sa­gra­dos irre­me­dia­ble­men­te, y has­ta se co­rre el ries­go de que se los le­ga­li­ce (hoy son cla­ra­men­te in­cons­ti­tu­cio­na­les).

Los eco­no­mis­tas de los fu­tu­ros go­ber­nan­tes sos­tie­nen que con la eli­mi­na­ción del des­do­bla­mien­to cam­bia­rio ya ten­drían su­fi­cien­te be­ne­fi­cio.

La tan de­nos­ta­da so­ja, a la que aho­ra de­mo­ni­zan tam­bién por las inun­da­cio­nes de al­gu­nos pue­blos de Cór­do­ba, es el gran bo­tín. Tri­bu­ta el 35%, que per­mi­ti­rían re­cau­dar 8.000 mi­llo­nes de dó­la­res/año. Ten­ta­dor, fá­cil. Pe­ro es una cap­tu­ra in­jus­ta y do­lo­ro­sa pa­ra el sec­tor, que pa­ga to­do el in­te­rior.

Exis­ten al­ter­na­ti­vas que per­mi­ten com­bi­nar su eli­mi­na­ción, con to­dos los efec­tos sa­lu­da­bles so­bre la pro­duc­ción fu­tu­ra, con el ob­je­ti­vo de sol­ven­cia fis­cal.

Or­lan­do Fe­rre­res re­cuer­da que así su­ce­dió en 1991, cuan­do se eli­mi­na­ron. Pe­ro pa­ra otros se­ría una suer­te de sal­to al va­cío, y pro­po­nen una tran­si­ción gra­dual.

El Pro, por ejem­plo, plantea una re­duc­ción de 5% por año, con lo que lle­va­ría sie­te años eli­mi­nar­las por com­ple­to.

Otros pro­po­nen con­ver­tir­las en un an­ti­ci­po de ga­nan­cias. Es co­rrec­to. Tam­bién hay quien su­gie­re pa­gar el “pre­cio lleno”, es de­cir, la eli­mi­na­ción li­sa y lla­na de los de­re­chos de ex­por­ta­ción.

Pe­ro es­te pre­cio lleno se pa­ga­ría con dos ins­tru­men­tos: un 70% en pe­sos o dó­la­res, y otro 30% en un bono va­lor so­ja, a 10 años y sin in­te­rés al­guno. Es pa­sar de la exac­ción, li­sa y lla­na, a un re­co­no­ci­mien­to de pre­cio lleno pe­ro con una es­pe­cie de aho­rro for­zo­so.

Con esos pa­pe­les se po­drían au­to­ri­zar pa­gos fis­ca­les, can­ce­la­ción de cré­di­tos es­pe­cia­les (por ejem­plo, equi­pos de rie­go, dre­na­je, el IVA de al­gu­nos in­su­mos crí­ti­cos como los fer­ti­li­zan­tes, re­ten­ción de vien­tres o ani­ma­les en en­gor­de pa­ra au­men­tar el pe­so de fae­na, etc).

O lo que se les ocu­rra, con tal de ter­mi­nar con una ré­mo­ra que só­lo se jus­ti­fi­ca en el cor­to­pla­cis­mo de los afa­nes po­lí­ti­cos. t

Los de­re­chos de ex­por­ta­ción es­tán al­te­ran­do el flu­jo de la tec­no­lo­gía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.