El víncu­lo del pre­cio de los gra­nos con la ener­gía

El au­tor ex­pli­ca la es­tre­cha re­la­ción en­tre unos y otros y qué pa­sa si el pe­tró­leo se de­rrum­ba mu­cho más que los com­mo­di­ties agrí­co­las.

Clarin - Rural - - LOS PRECIOS DE LA SEMANA - Mar­cos Ga­lla­cher

Los pre­cios de la ener­gía y de los com­mo­di­ties agrí­co­no­res las mues­tran una al­ta co­rre­la­ción: cuan­do au­men­tan (o ba­jan) unos, tam­bién au­men­tan (o ba­jan) los otros. Sin em­bar­go, los pri­me­ros son con­si­de­ra­ble­men­te más va­ria­bles que los se­gun­dos.

La es­tre­cha co­rre­la­ción en­tre los pre­cios de la ener­gía y la de los com­mo­di­ties pue­de ex­pli­car­se por la im­por­tan­cia que los in­su­mos ener­gé­ti­cos tie­nen en los cos­tos de pro­duc­ción, trans­por­te y pro­ce­sa­mien­to agrí­co­las.

En Ar­gen­ti­na, no me­nos del 25 por cien­to del cos­to de pro­duc­ción por hec­tá­rea de maíz (sin con­si­de­rar ren­ta de la tie­rra) es­tá re­pre­sen­ta­do por com­bus­ti­bles uti­li­za­dos en to­das las eta­pas del pro­ce­so (des­de pre­pa­ra­ción de sue­lo has­ta trans­por­te y se­ca­da). En el ca­so del arroz (que uti­li­za rie­go), la par­ti­ci­pa­ción de los com­bus­ti­bles pue­de su­pe­rar el 40 por cien­to del cos­to to­tal.

Pe­ro és­ta es só­lo la par­ti­ci­pa­ción “di­rec­ta” de la ener­gía fó­sil en el pro­ce­so pro­duc­ti­vo.

El cos­to de pro­duc­ción de los her­bi­ci­das y (es­pe­cial­men­te) los fer­ti­li­zan­tes tie­nen tam­bién como com­po­nen­te prin­ci­pal el cos­to de los in­su­mos ener­gé­ti­cos uti­li­za­dos.

Du­ran­te la ma­yor par­te de la dé­ca­da del 2000, la ener­gía se ha en­ca­re­ci­do con res­pec­to a los ali­men­tos (en otras pa­la­bras han si­do ne­ce­sa­rios ca­da vez mas ali­men­tos pa­ra com­prar una de­ter­mi­na­da can­ti­dad de ener­gía). A par­tir de me­dia­dos de 2014, sin em­bar­go, es­ta ten­den­cia cam­bia como re­sul­ta­do de la brus­ca caí­da de los pre­cios de la ener­gía, y la bas­tan­te más mo­de­ra­da caí­da de los pre­cios de los ali­men­tos.

¿Qué im­pli­can­cias tie­nen los cam­bios an­te­rio­res pa­ra la si­tua­ción com­pe­ti­ti­va de la Ar­gen­ti­na?

El en­ca­re­ci­mien­to de los pre­cios de la ener­gía en re­la­ción a los ali­men­tos, que ocu­rrió en­tre el 2000 y me­dia­dos de 2014, fa­vo­re­ció a nues­tra agri­cul­tu­ra, ya que al ser és­ta re­la­ti­va­men­te ex­ten­si­va uti­li­za me­nos ener­gía (fer­ti­li­zan­te, rie­go) que la de mu­chos com­pe­ti­do­res.

De per­sis­tir en el tiem­po, la im­por­tan­te caí­da en los pre­cios de la ener­gía ocu­rri­da a mi­tad del año pa­sa­do pue­de te­ner un sus­tan­cial im­pac­to en la eco­no­mía de los agri­cul­to­res.

Si man­tie­nen sus vo­lú­me­nes de pro­duc­ción en los ni­ve­les ac­tua­les, los cos­tos de pro­duc­ción se re­du­ci­rán, lo cual se ca­pi­ta­li­za­rá en in­cre­men­tos de pre­cios de la tie­rra. Pe­ro lo más po­si­ble es que los me- pre­cios de los in­su­mos ener­gé­ti­cos in­duz­can a ma­yor uti­li­za­ción de los mis­mos, con el con­si­guien­te in­cre­men­to en la ofer­ta agre­ga­da. Y ma­yor ofer­ta re­sul­ta­rá en me­no­res pre­cios in­ter­na­cio­na­les de gra­nos y car­nes.

Los cam­bios en pre­cios in­ter­na­cio­na­les de la ener­gía no se han re­fle­ja­do aún en el mer­ca­do lo­cal. En efec­to, el pre­cio pa­ga­do por el gas-oil por el agri­cul­tor ar­gen­tino es apro­xi­ma­da­men­te 20 por cien­to más ca­ro que el pa­ga­do por el bra­si­le­ro, y has­ta 60 por cien­to más ca­ro que el pa­ga­do por el nor­te­ame­ri­cano.

La dis­tor­sión de pre­cios que exis­te en­tre el mer­ca­do in­terno y el in­ter­na­cio­nal, tan­to pa­ra la ener­gía como pa­ra los gra­nos, tie­ne como con­se­cuen­cia im­por­tan­tes pér­di­das de efi­cien­cia. Eli­mi­nar es­tas dis­tor­sio­nes es con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra que la agri­cul­tu­ra pue­da apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des.

TONY BOS­CO

En Bra­sil. El ga­soil, in­su­mo clave, es 20% más ba­ra­to que en la Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.