To­dos con­tra las ma­le­zas

En Oli­ve­ros, San­ta Fe, ex­per­tos de to­do el país se reunie­ron e hi­cie­ron una ra­dio­gra­fía del gra­ve pro­ble­ma de las es­pe­cies re­sis­ten­tes y to­le­ran­tes a dis­tin­tos her­bi­ci­das. Ade­más, die­ron con­se­jos clave pa­ra en­fren­tar­lo y evi­tar que se agra­ve. Un in­for­me a

Clarin - Rural - - TAPA - Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

La ex­ten­sión y la gra­ve­dad de la pro­ble­má­ti­ca de ma­le­zas du­ras en Ar­gen­ti­na au­men­ta ca­da cam­pa­ña. Du­ran­te la Jor­na­da Na­cio­nal de Ma­le­zas, rea­li­za­da en la es­ta­ción ex­pe­ri­men­tal INTA Oli­ve­ros es­ta se­ma­na, a los 2.000 asis­ten­tes les que­dó cla­ro la se­ve­ri­dad del pro­ble­ma y una ad­ver­ten­cia: “Es ne­ce­sa­rio un cam­bio ur­gen­te en el en­fo­que de la pro­ble­má­ti­ca pa­ra dar con so­lu­cio­nes con­tun­den­tes que mi­ti­guen el im­pac­to de es­te te­ma so­bre la com­pe­ti­ti­vi­dad de la pro­duc­ción”.

Juan Carlos Papa, es­pe­cia­lis­ta en ma­le­zas y an­fi­trión en es­ta opor­tu- ni­dad, ya que el ex­per­to in­ves­ti­ga en INTA Oli­ve­ros, abrió el pa­nel que ana­li­zó la si­tua­ción de las ma­le­zas en dis­tin­tas zo­nas del país, mo­de­ra­do por Daniel Tues­ca (de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Ro­sa­rio), re­fi­rién­do­se a las cau­sas que des­en­ca­de­na­ron los pro­ble­mas de to­le­ran­cias y re­sis­ten­cia.

Sos­tu­vo que en­tre ellas es­tán el uso de un úni­co her­bi­ci­da pa­ra el con­trol de to­das las ma­le­zas (el gli­fo­sa­to), la siem­bra di­rec­ta como sis­te­ma cul­tu­ral que di­fi­cul­ta el ma­ne­jo de cier­tas es­pe­cies, el mo­no­cul­ti­vo de so­ja y el sis­te­ma de te­nen­cia de la tie­rra.

Re­fi­rién­do­se a có­mo ya es­tá pro­gre­san­do el pro­ble­ma de las re­sis­ten­cias, el es­pe­cia­lis­ta di­jo que “cuan­do el gli­fo­sa­to em­pe­zó a fa­llar en los con­tro­les, se acom­pa­ñó con una di­ver­si­dad de her­bi­ci­das pa­ra au­men­tar su efi­ca­cia, a los cua­les tam­bién ya se es­tán en­con­tran­do re­sis­ten­cias”.

Por eso -agre­gó- “de man­te­ner es­te nú­cleo du­ro de pro­duc­tos hay más ries­go de per­der es­tas al­ter­na­ti­vas her­bi­ci­das. Así, no ca­ben du­das de que hay que pen­sar en un ma­ne­jo in­te­gra­do y en una ges­tión a fon­do de las ma­le­zas”.

Lue­go, el es­pe­cia­lis­ta con­tó qué es­tá pa­san­do en su re­gión. “La ra­ma ne­gra es una es­pe­cie que ya es­tá bas­tan­te bien ma­ne­ja­da”, afir­mó el es­pe­cia­lis­ta. Pe­ro re­cor­dó que al ser oto­ño-in­ver­nal, “el bar­be­cho es la me­jor épo­ca pa­ra su con­trol”.

En el elen­co de las re­sis­ten­tes, es de­cir, “es­pe­cies que ori­gi­na­ria­men­te eran muy sen­si­bles a un de­ter­mi­na­do her­bi­ci­da y que de­bi­do al uso ex­ce­si­vo del pro­duc­to se fue­ron se­lec­cio­nan­do las plan­tas re­sis­ten­tes, tam­bién es­tán el sor­go de Ale­po y los yu­yos co­lo­ra­dos”, ma­ni­fes­tó Papa.

En el primer ca­so, el es­pe­cia­lis­ta re­co­men­dó te­ner una ac­ti­tud pre­ven­ti­va, ha­cer más de un mo­ni­to­reo, ro­tar cul­ti­vos y evi­tar apli­ca­cio­nes con so­bre o sub­do­sis. “Mu­chas ve­ces, la eli­mi­na­ción de la plan­ta de for­ma ma­nual es lo más ba­ra­to y efec­ti­vo”, lan­zó.

Otro es­pe­cia­lis­ta de la zo­na nú­cleo que par­ti­ci­pó de la jor­na­da or­ga­ni­za­da por el INTA y el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra fue Die­go Us­ta­rroz, del INTA Man­fre­di, en Cór­do­ba, quien di­jo que en su zo­na la re­duc­ción de la su­per­fi­cie sem­bra­da con tri­go y el re­tra­so de la fe­cha de siem­bra de maíz fue­ron las prin­ci­pa­les cau­san­tes de los pro­ble­mas con las ma­le­zas du­ras.

Ade­más de la ra­ma ne­gra, en su zo­na tam­bién son pro­ble­mas im­por­tan­tes gomph­re­na pul­che­ra, una es­pe­cie pe­ren­ne que se com­por­ta como anual, “lo cual fa­ci­li­ta los con­tro­les con her­bi­ci­das re­si­dua­les”, y ch­lo­ris vir­ga­ta. En­tre las re­sis­ten­tes se re­fi­rió al sor­go de Ale­po, que in­va­de to­das las re­gio­nes cor­do­be­sas. Tam­bién a Eleu­si­ne in­di­ca, Echi­no­cloa co­lo­na, el gé­ne­ro Ama­rant­hus y Cy­no­don hir­su­tus. Y con­clu­yó con una ad­ver­ten­cia: “Aho­ra hay que pre­pa­rar­se pa­ra la apa­ri­ción de ma­le­zas con re­sis­ten­cia a múl­ti­ples prin­ci­pios ac­ti­vos”.

De la jor­na­da par­ti­ci­pa­ron fun­cio­na­rios na­cio­na­les, como el se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra, Ga­briel Delgado (quien abrió el even­to), y mi­nis­tros de las provincias de Bue­nos Ai­res, San­ta Fe y Cór­do­ba.

Des­de Tu­cu­mán, don­de apa­re­ció la pri­me­ra re­sis­ten­cia, la del sor­go del Ale­po al gli­fo­sa­to, lle­gó Sebastián Sa­ba­té, in­ves­ti­ga­dor de la es­ta­ción ex­pe­ri­men­tal Obis­po Co­lom­bres: di­jo que el cam­bio en la di­ná­mi­ca de siem­bra de cul­ti­vos de in­vierno es­tá oca­sio­nan­do los prin­ci­pa­les pro­ble­mas.

“El desafío es re­du­cir la pre­sión de se­lec­ción y en­con­trar es­tra­te­gias de ma­ne­jo que sean eco­nó­mi­ca­men­te ren­ta­bles”, agre­gó.

Por su par­te, en el NEA, la zo­na con los pro­ble­mas más se­ve­ros con las ma­le­zas, cam­bian ro­tun­da­men­te las es­pe­cies to­le­ran­tes, se­gún con­tó Ale­jan­dra Ledda, de la es­ta­ción ex­pe­ri­men­tal de INTA Las Bre­ñas, en Cha­co. En es­ta re­gión, -di­jo- “la siem­bra di­rec­ta, el gli­fo-sa­to, el uso de gra­mi­ni­ci­das y los

> Unas 2000 per­so­nas fue­ron al even­to, lo que mar­ca el in­te­rés que ge­ne­ral el te­ma

her­bi­ci­das de la fa­mi­lia de los ALS mo­di­fi­ca­ron el es­pec­tro de ma­le­zas”. Y aler­tó que en su zo­na hay nue­vasn es­pe­cies que muy po­si­ble­men­te desa­rro­lla­rán re­sis­ten­cia.

Fi­nal­men­te pa­ra ce­rrar el pa­no­ra­ma na­cio­nal, Ma­rio Vig­na, es­pe­cia­lis­ta en ma­le­zas de INTA Bor­de­na­ve, al su­does­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, ex­pli­có que los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de la re­gión son las gra­mí­neas, aun­que es­tán en cre­ci­mien­to los pro­ble­mas de es­pe­cies de ho­ja an­cha.

El es­pe­cia­lis­ta brin­dó da­tos in­tere­san­tes, sur­gi­dos de los mo­ni­to­reos que hi­cie­ron en el su­does­te bo­nae­ren­se. “Nor­mal­men­te, los pro­duc­to­res su­po­nen que es baja la di­ver­si­dad de es­pe­cies. Sin em­bar­go, re­gis­tra­mos en un lo­te de tri­go la pre­sen­cia de has­ta 105 di­fe­ren­tes. Es­to da una idea de que exis­te una gran di­ver­si­dad de plan­tas de las que pue­den sur­gir los pro­ble­mas”, ad­vir­tió.

Es­tá cla­ro que los pro­ble­mas de las ma­le­zas no son ex­clu­si­vos de una re­gión y que su im­pac­to afec­ta se­ria­men­te la com­pe­ti­ti­vi­dad de los pro­duc­to­res. Por eso, va­le la pe­na ana­li­zar los desafíos tec­no­ló­gi­cos y sus so­lu­cio­nes. Por­que las hay.

Jun­tos. De izq. a der., Vig­na, Us­ta­rroz, Ledda, Sa­ba­té, Papa y Tues­ca, con un yu­yo co­lo­ra­do

en un lo­te de so­ja.

Las “di­fí­ci­les” más di­fun­di­das. De izq. a der., el sor­go de Ale­po, la ra­ma ne­gra y Ama­rant­hus pal­me­ri son es­pe­cies pre­sen­tes en to­das las re­gio­nes ar­gen­ti­nas.

La se­lec­ción. Ade­lan­te, de izq. a der., Vig­na (Bs.As.), Papa y Tues­ca (San­ta Fe). Atrás, de izq. a der., Us­ta­rroz (Cór­do­ba.), Sa­ba­té (Tu­cu­mán) y Ledda (Cha­co).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.