El ver­da­de­ro de­ba­te so­bre las re­ten­cio­nes

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La úni­ca uti­li­dad con­cre­ta del pro­yec­to de “seg­men­ta­ción” de las re­ten­cio­nes es que ha in­cen­ti­va­do el de­ba­te cru­cial acer­ca de los de­re­chos de ex­por­ta­ción como ins­tru­men­to de po­lí­ti­ca agro­pe­cua­ria. Hu­bo pro­fu­sión de aná­li­sis y co­men­ta­rios so­bre los al­can­ces de la me­di­da, un sim­ple hue­so de go­ma que no ten­drá im­pac­to al­guno en la pro­duc­ción. Ni en el cre­ci­mien­to y desa­rro­llo del cam­po y la agroin­dus­tria, que es lo que ha­ce fal­ta.

Lo que si­gue so­na­rá du­ro. Se re­par­ti­rán unos 200 mi­llo­nes de dó­la­res (el 4% de lo que se re­cau­da­rá por de­re­chos de ex­por­ta­ción) en­tre 40.000 fa­mi­lias que no son, pre­ci­sa­men­te, po­bres. Es­tán “des­pla­ta­dos” por­que des­de ha­ce sie­te años el go­bierno K les cap­tu­ra uno de ca­da tres ca­mio­nes de so­ja, uno de ca­da cua­tro de tri­go, y uno de ca­da cin­co de maíz. Hay otros im­pues­tos, pe­ro es­te es el más one­ro­so y ab­sur­do, por­que al­te­ra to­tal­men­te la ecua­ción eco­nó­mi­ca de la pro­duc­ción. In­sis­ti­re­mos has­ta el can­san­cio con es­te con­cep­to, por­que ahí re­si­de la cues­tión. Lo que im­por­ta es de­ba­tir es­to con el que vie­ne.

Y lo que se es­cu­cha no es muy alec­cio­na­dor. Hay un enor­me con­sen­so res­pec­to a que los de­re­chos de ex­por­ta­ción son un mal im­pues­to, y que de­be ser re­mo­vi­do. Pe­ro tam­bién hay de­ma­sia­do con­sen­so a la ho­ra de po­ner la eli­mi­na­ción en­tre pa­rén­te­sis.

Al­gu­nos de los eco­no­mis­tas más en­cum­bra­dos han di­cho que se­rá su­fi­cien­te con la me­jo­ra del ti­po de cam­bio, la eli­mi­na­ción del ce­po, la con­ver­gen­cia a un dó­lar úni­co, etc. Es­gri­men has­ta ar­gu­men­tos am­bien­ta­les, ha­blan de la ne­ce­si­dad de in­cen­ti­var la ro­ta­ción con gra­mí­neas, ha­cien­do ejer­ci­cio ile­gal de la agro­no­mía. La cues­tión de “re­du­cir o eli­mi­nar to­das las re­ten­cio­nes me­nos las de la so­ja”.

Es un nue­vo ca­pí­tu­lo de “la ten­ta­ción del bien”, la ge­nial ca­ri­ca­tu­ra que pin­ta­ba el inol­vi­da­ble Fran­ces­co de Cas­tri so­bre los po­lí­ti­cos en los con­gre­sos de Aa­pre­sid de ha­ce diez años. En el fon­do de la ar­gu­men­ta­ción se es­con­de el fa­ci­lis­mo de las re­ten­cio­nes como ins­tru- men­to pa­ra ha­cer ca­ja.

Con­vie­ne in­sis­tir con es­to: na­die pro­po­ne des­fi­nan­ciar al Es­ta­do. El desas­tre K va a re­que­rir es­fuer­zos adi­cio­na­les. Pe­ro hay que dar un gi­ro co­per­ni­cano en el con­cep­to. Es ne­ce­sa­rio in­tro­du­cir la idea de que el pro­duc­tor es el ge­nuino due­ño del 100% de lo que ob­tu­vo, a su ries­go, es­fuer­zo y ca­pa­ci­dad. Si la pe­gó con el pre­cio o con el ren­di­mien­to, es su mé­ri­to. Pre­cio lleno, es el nom­bre del jue­go. Ten­drá que pa­gar más en con­cep­to de ga­nan­cias, como bien en­ten­dió el sor­pren­den­te Jor­ge La­na­ta.

Ya sa­be­mos que ni el “overs­hoo­ting” (so­bre ex­pan­sión) del dó­lar en la sa­li­da de la con­ver­ti­bi­li­dad, ni el cuen­to del “de­sa­co­ple” (del pre­cio in­terno de los gra­nos res­pec­to del in­ter­na­cio­nal) han com­pro­me­ti­do la me­sa de los ar­gen­ti­nos. La com­pro­me­tió el go­bierno, con la caí­da de la pro­duc­ción del tri­go y la car­ne, los dos pro­duc­tos más sen­si­bles, y los que real­men­te se des­aco­pla­ron de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les pe­ro en sen­ti­do in­ver­so al pre­ten­di­do.

Hay mu­chas for­mas de sus­ti­tuir los in­gre­sos ge­ne­ra­dos por los de­re­chos de ex­por­ta­ción, por otras fuen­tes. To­dos sa­be­mos que a me­diano pla­zo ello es inexo­ra­ble. Sin de­re­chos de ex­por­ta­ción, ha­brá una ex­plo­sión pro­duc­ti­va, como su­ce­dió con el uno a uno (un dó­lar si­mi­lar pa­ra to­do lo que se com­pra y to­do lo que se ven­de, clave pa­ra la in­cor­po­ra­ción ma­si­va de tec­no­lo­gía).

La cues­tión es el cor­to pla­zo. La pro­pues­ta: el cam­po, con pre­cio lleno, ten­drá ex­ce­den­te fi­nan­cie­ro. Ha­brá que ima­gi­nar me­ca­nis­mos pa­ra que ese ex­ce­den­te, que es de su le­gí­ti­ma pro­pie­dad, se ca­na­li­ce ha­cia don­de ha­ga fal­ta. Ya he­mos ha­bla­do de un bono a me­diano o lar­go pla­zo, no­mi­na­do por ejem­plo en to­ne­la­das de grano.

Se­ría una for­ma de con­ver­tir lo que hoy es una exac­ción li­sa y lla­na, en un prés­ta­mo. Pe­ro cla­ro, no ha­cer na­da es más ba­ra­to. Y, como di­ce un ami­go, la eco­no­mía es una ciencia ba­ra­ta.

> “Pre­cio lleno” es el nom­bre del jue­go. Lue­go, que se pa­gue más de Ga­nan­cias.

Trilla de so­ja. Con las re­ten­cio­nes, el Es­ta­do se que­da con 1 de 3 ca­mio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.