Des­de Lin­coln a Ke­nia, con la fuer­za de la siem­bra di­rec­ta

Mi­guel An­gel Al­va­rez, pro­duc­tor en el no­roes­te bo­nae­ren­se y re­fe­ren­te de Aa­pre­sid, y su ami­go Carlos Van der Stra­ten, es­tán ase­so­ran­do a los ke­nia­tas so­bre có­mo me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad agrí­co­la. Y quie­ren pro­du­cir allí.

Clarin - Rural - - EXPORTANDO CONOCIMIENTO - Juan I. Martínez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Se­gún la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Fe­de­ra­cio­nes de Atel le­tis­mo, 35 de los 50 me­jo­res y más rá­pi­dos co­rre­do­res de ma­ra­tón del pla­ne­ta son ke­nia­tas. Es­te fe­nó­meno es es­tu­dia­do en el mun­do. Ese li­de­raz­go, que se in­cul­ca de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción de ma­ne­ra na­tu­ral (como el fút­bol en Ar­gen­ti­na), y les per­mi­te su­bir al po­dio en las prin­ci­pa­les ma­ra­to­nes del mun­do, aún no lo­gran trans­por­lar­lo pa­ra ex­plo­tar to­do el po­ten­cial agrí­co­la del país, que es enor­me. Pe­ro van en ese ca­mino.

Ha­ce dos años, bus­can­do un cam­bio de ai­re, dos pro­duc­to­res de Lin­coln, en el oes­te bo­nae­ren­se, Mi­guel An­gel Al­va­rez y su ami­go Carlos Van der Stra­ten, re­co­rrie­ron dis­tri­tos pro­duc­ti­vos de Ke­nia pa­ra co­no­cer la reali­dad agro­nó­mi­ca y ver qué po­dían apor­tar pa­ra apro­ve­char el po­ten­cial agrí­co­la del país. Es­ta na­ción afri­ca­na es­tá en el cen­tro-es­te del con­ti­nen­te, so­bre el oceano In­di­co, y li­mi­ta con So­ma­lía, Tan­za­nia y Ugan­da.

“Te­nía­mos un con­tac­to en Nai­ro­bi, la ca­pi­tal de Ke­nia, que nos ar­mó una gi­ra por Na­ku­ro, El­do­ret, Ki­ta­le y Na­rok, don­de vi­mos dis­tin­tas con­di­cio­nes de sue­lo y cli­mas”, con­tó Al­va­rez a re­pa­san­do los ini­cios de es­ta ex­pe­rien­cia pro­duc­ti­va.

Así, con el ob­je­ti­vo de ha­cer ase­so­ra­mien­tos en ese país e ir ana­li­zan­do la fac­ti­bi­li­dad de pro­du­cir en cam­pos ke­nia­tas, los pro­duc­to­res for­ma­ron la fir­ma Sue­los del Sur.

Cla­rín Ru­ral,

En­tre las idas y vuel­tas que le in­su­mie­ron los via­jes en es­tos dos años, Al­va­rez si­guió ha­cien­do agri­cul­tu­ra en Lin­coln, don­de tam­bién tie­ne un en­cie­rre de 100 ani­ma­les . Tra­ba­ja 1.000 hec­tá­reas de cam­pos al­qui­la­dos en esa zo­na del oes­te bo­nae­ren­se.

“Via­jar, co­no­cer otros cli­mas y sue­los nos sir­vió pa­ra re­afir­mar la idea de que Ar­gen­ti­na es un pro­di­gio de la na­tu­ra­le­za”, des­ta­có Al­va­rez, pa­ra quien el primer desafío es po­der trans­mi­tir a los ken­ya­tas to­do el “know how” ar­gen­ti­na so­bre ma­ne­jo y siem­bra di­rec­ta: “Allá, es­tán como no­so­tros ha­ce 25 años res­pec­to de la des­con­fian­za a de­jar el ara­do y el dis­co, que es lo que han ve­ni­do usan­do du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes”, re­la­tó.

En cuan­to a la ca­pa­ci­ta­ción, Al­va­rez cuen­ta con las he­rra­mien­tas que le han da­do 35 años de pro­fe­sión, pe­ro tam­bién la prác­ti­ca que des­de 2010 ejer­ci­ta como lí­der de Au­la Aa­pre­sid, el pro­yec­to que bus­ca di­fun­dir en ám­bi­tos edu­ca­ti­vos, gu­ber­na­men­ta­les y or­ga­ni­za­cio­nes el im­pac­to po­si­ti­vo que tie­nen la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria y la uti­li­za­ción de la bio­tec­no­lo­gía so­bre me­dio am­bien­te, la eco­no­mía y la so­cie­dad.

La ca­pi­tal de Ke­nia, Nai­ro­bi, es una ciu­dad de gran im­por­tan­cia co­mer­cial en Afri­ca. La eco­no­mía del país es, ade­más, la de ma­yor pro­duc­to in­terno bru­to de la re­gión es­te y cen­tral de Afri­ca. Ke­nia tie­ne una su­per­fi­cie de ca­si 600.000 de ki­ló­me­tros cua­dra­dos (como re­fe­ren­cia, la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res tie­ne 300.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos) y allí vi­ven sus ca­si 40 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes (una po­bla­ción muy si­mi­lar a la de Ar­gen­ti­na).

La cría de ga­na­do y la pro­duc­ción de le­che y sus de­ri­va­dos son im­por­tan­tes pa­ra la eco­no­mía ke­nia­ta. Tam­bién se des­ta­can la pro­duc­ción de té y ca­fé.

“La mi­tad de la agri­cul­tu­ra ex­ten­si­va de Ke­nia es de maíz ma­yor­men­te blan­co, pa­ra con­su­mo hu­mano. Des­pués vie­nen el tri­go, muy po­co de gi­ra­sol y sor­go, y aún no le en­cuen­tran la vuel­ta a la so­ja”, con­tó Al­va­rez.

Se­gún la zo­na, tie­nen llu­vias que van de 600 has­ta 2.000 mi­lí­me­tros anua­les. Es­tán so­bre la lí­nea del Ecua­dor, pe­ro la al­ti­me­tría atem­pe­ra un po­co las con­di­cio­nes ex­tre­mas de ca­lor tro­pi­cal.

En lo que res­pec­ta al ni­vel de ma­qui­na­rias, “re­cién es­tán em­pe­zan­do”, al igual que con la siem­bra di­rec­ta.

“En ge­ne­ral no hay bue­nas sem­bra­do­ras ni pul­ve­ri­za­do­ras, dos he­rra­mien­tas que de­fi­nen la vida del cul­ti­vo”, con­tó Al­va­rez. Y su­mó: “Tam­bién tie­nen di­fi­cul­ta­des en cuan­to a có­mo usan la ma­qui­na­ria, por­que he­mos vis­to sem­brar maíz

a 20 ki­ló­me­tros por ho­ra”. La jus­ti­fi­ca­ción pa­ra se­me­jan­te ve­lo­ci­dad es que la ventana de siem­bra es cor­ta y las sem­bra­do­ras son chi­cas.

En cuan­to a la uti­li­za­ción de bio­tec­no­lo­gía, por el mo­men­to só­lo cua­tro paí­ses de Afri­ca (Bur­ki­na Fa­so, Egip­to, Su­dá­fri­ca y Su­dán) han per­mi­ti­do la en­tra­da de cul­ti­vos trans­gé­ni­cos. “Afri­ca tie­ne un pro­ble­ma con los OGMs. Lo es­tán ana­li­zan­do, pe­ro creo que, más allá de to­do lo que se di­ce so­bre la sa­lud, en el fon­do tie­nen mie­do de que­dar de­pen­dien­tes de las em­pre­sas ob­ten­to­ras de la bio­tec­no­lo­gía”, arries­ga Al­va­rez.

Pe­ro re­co­no­ce que los ren­di­mien­tos de maíz en Ke­nia son muy va­ria­bles: “van de lo me­jor, con bue­nas llu­vias y ma­ne­jo, en Na­ku­ro, 100 qq/ha, a otros cam­pos con 20 qq/ha”.

Al ana­li­zar el po­ten­cial, tam­bién des­ta­có que “como ocu­rría en Ar­gen­ti­na ha­ce 20 años, mu­chas zo­nas no son agrí­co­las por­que se siem­bra en con­ven­cio­nal, pe­ro si se hi­cie­ra siem­bra di­rec­ta, con un me­jor apro­ve­cha­mien­to del agua, po­drían en­trar en pro­duc­ción”.

Fi­nal­men­te, al eva­luar el pre­sen­te y el fu­tu­ro de la pro­duc­ción en Ke­nia, y de los ar­gen­ti­nos allí, Al­va­rez di­ce que es in­ci­pien­te, pe­ro que tie­ne un enor­me po­ten­cial. “El año que vie­ne nos gus­ta­ría sem­brar al­gún lo­te en di­rec­ta”, lan­zó.

Pos­tal afri­ca­na. La agri­cul­tu­ra y la vida sal­va­je con­vi­ven ín­ti­ma­men­te en Ke­nia. Lue­go de la co­se­cha de un lo­te de tri­go en siem­bra di­rec­ta, los ar­gen­ti­nos vie­ron có­mo dos ce­bras atra­ve­sa­ban el ras­tro­jo.

Jun­tos. A la izq., uno de los pro­duc­to­res ke­nia­tas ase­so­ra­dos, con Al­va­rez (ctro.) y Van der Stra­ten (der.), en el tri­go.

Por la ru­ta. Al­va­rez, con un re­cuer­do, jus­to pa­ra­do so­bre la lí­nea del Ecua­dor. El país tie­ne buen po­ten­cial agrí­co­la, pe­ro fal­ta in­fra­es­truc­tu­ra y tec­no­lo­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.