Los con­se­jos clave pa­ra el des­te­te de los ter­ne­ros

Es un pro­ce­so es­tra­té­gi­co pa­ra la efi­cien­cia del ro­deo.

Clarin - Rural - - TAPA -

1 El des­te­te a tiem­po es es­tra­té­gi­co pa­ra la ma­dre. En el ma­ne­jo de un ro­deo de cría, la se­pa­ra­ción del bi­no­mio ma­dre-ter­ne­ro es im­por­tan­te en aque­llas va­cas pre­ña­das que ne­ce­si­tan ga­nar es­ta­do o con­di­ción cor­po­ral an­tes de su nue­vo parto. De es­ta ma­ne­ra, po­drán criar bien al ter­ne­ro en ges­ta­ción y se po­drán pre­ñar otra vez sa­tis­fac­to­ria­men­te.

2 Pa­ra to­mar la de­ci­sión de des­te­tar hay que pen­sar en va­rios fac­to­res. Cuan­do el es­ta­do cor­po­ral de las hem­bras es re­gu­lar y de ba­jo pe­so cor­po­ral, in­de­pen­dien­te­men­te del es­ta­do de los re­cur­sos fo­rra­je­ros, es eco­men­da­ble ade­lan­tar el des­te­te. En ca­so de que el es­ta­do nu­tri­cio­nal de las va­cas sea bueno, hay que te­ner en cuen­ta el es­ta­do de los re­cur­sos fo­rra­je­ros. Por otra par­te, en ca­so de te­ner po­co re­cur­so fo­rra­je­ro, po­ca dis­po­ni­bi­li­dad de pas­to y de ma­la ca­li­dad, sí es re­co­men­da­ble ade­lan­tar la fe­cha del des­te­te pa­ra dar­le sa­li­da a los ter­ne­ros en el sis­te­ma.

3 El bie­nes­tar de los ter­ne­ros lue­go del des­te­te es clave. El es­trés pro­vo­ca­do por la rup­tu­ra de la re­la­ción va­ca-ter­ne­ro pue­de ser cau­sa de una ma­yor pre­dis­po­si­ción a en­fer­me­da­des en la cría. Ade­más de­ri­va en la pér­di­da de pe­so, las lar­gas ca­mi­na­tas en bus­ca de su ma­dre y la ca­ren­cia de alimentación. El me­jor con­se­jo pa­ra es­ta ca­te­go­ría es pres­tar mu­cha aten­ción al ca­len­da­rio de va­cu­na­cio­nes y, so­bre to­do, es muy im­por­tan­te el con­trol de pa­rá­si­tos.

4 Te­ner en cuen­ta los pi­la­res fun­da­men­ta­les de la cría. Den­tro de los ajus­tes al sis­te­ma de cría que per­mi­ten cum­plir con el ob­je­ti­vo de pro­du­cir más ki­los de car­ne por ter­ne­ro des­te­ta­dos es­tán: un es­tric­to con­trol sa­ni­ta­rio, re­cur­sos fo­rra­je­ros ade­cua­dos y res­pe­tar las pau­tas de ma­ne­jo del ro­deo de cría.

5 An­tes de in­gre­sar a un re­cur­so fo­rra­je es re­co­men­da­ble “ham­brear” al ter­ne­ro. Lue­go de la se­pa­ra­ción de la ma­dre (la que de­be es­tar bien ale­ja­da de su cría), es con­ve­nien­te que los ter­ne­ros per­ma­nez­can en los co­rra­les en­tre 36 y 48 ho­ras, como mí­ni­mo, a par­tir del mo­men­to del en­cie­rre. El ham­bre que pro­vo­ca­rá el ayuno ha­rá que los ter­ne­ros se de­di­quen a co­mer en el po­tre­ro fi­nal de des­tino.

6 Te­ner en cuen­ta la ca­li­dad de los re­cur­sos fo­rra­je­ros que se­rán la die­ta del ter­ne­ro. Los po­tre­ros a los que se des­ti­na­rán los ter­ne­ros des­te­ta­dos de­ben te­ner alam­bra­dos pe­ri­me­tra­les en buen es­ta­do y dis­po­ner de bue­na ca­li­dad de pas­to. El re­bro­te de las pas­tu­ras que fue­ron cor­ta­das y he­ni­fi­ca­das en ve­rano como con­se­cuen­cia de los ex­ce­den­tes fo­rra­je­ros cons­ti­tu­yen un re­cur­so ap­to que se pue­de ofre­cer a esa ca­te­go­ría.

7 El ma­ne­jo ali­men­ta­rio de la ma­dre pre­ña­da. La hem­bra que se en­cuen­tre con un buen es­ta­do cor­po­ral pue­de ser des­ti­na­da a un po­tre­ro que no ten­ga bue­na ca­li­dad de pas­to e in­clu­si­ve se pue­de res­trin­gir a la va­ca en el con­su­mo y ofre­cer­le no so­la­men­te pas­tu­ras de baja ca­li­dad, sino tam­bién ras­tro­jos de cul­ti­vos o heno.

8 Es im­por­tan­te la ges­tión de los ex­ce­den­tes fo­rra­je­ros que se pro­du­cen en el año. Cuan­do se ajus­tan los re­que­ri­mien­tos del ro­deo a la ofer­ta fo­rra­je­ra se ge­ne­ran dos mo­men­tos de ex­ce­den­tes en el año: en pri­ma­ve­ra, que se trans­fie­re en heno ha­cia el oto­ño- in­vierno, ofre­cién­do­lo a las va­cas adul­tas y per­mi­tien­do un des­can­so a las pas­tu­ras en oto­ño. Así, en el oto­ño, se ge­ne­ra el se­gun­do ex­ce­den­te que se di­fie­re en pie has­ta el mo­men­to de la pa­ri­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.