La es­tre­lla del gli­fo­sa­to

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tro Huer­go ehuer­go@cla­rín.com

El gli­fo­sa­to se con­vir­tió en la es­tre­lla me­diá­ti­ca de la se­ci­dad ma­na. El her­bi­ci­da fue clave en el enor­me sal­to pro­duc­ti­vo de las úl­ti­mas dos dé­ca­das, no so­lo en es­tas pam­pas, aun­que en nin­gún la­do ha te­ni­do tan­to im­pac­to.

Uni­do es­tre­cha­men­te a la irrup­ción de la bio­tec­no­lo­gía, con la lle­ga­da de la so­ja RR re­sis­ten­te al her­bi­ci­da, fa­ci­li­tó el desa­rro­llo de la siem­bra di­rec­ta.

En 1996, cuan­do el en­ton­ces se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra Fe­li­pe So­lá li­be­ró la pri­me­ra va­rie­dad trans­gé­ni­ca (que no fue de Mon­san­to como to­do el mun­do cree, sino del fla­man­te se­mi­lle­ro de Ni­de­ra), en la Ar­gen­ti­na se sem­bra­ban 5 mi­llo­nes de hec­tá­reas de so­ja. Hoy se su­pe­ran las 20 mi­llo­nes. Y es­to no se ex­pli­ca por la sus­ti­tu­ción de otros cul­ti­vos.

Lo que su­ce­dió fue un avan­ce fe­no­me­nal so­bre la fron­te­ra agrí­co­la, so­bre to­do en el oes­te de la re­gión pam­pea­na.

Allí cam­pea­ban el gra­món y el sor­go de Ale­po, dos ma­le­zas “de com­ba­te obli­ga­to­rio” pe­ro im­po­si­bles de con­tro­lar con las he­rra­mien­tas exis­ten­tes.

Su des­tino ex­clu­yen­te era el uso ga­na­de­ro, con pra­de­ras de ba­jí­si- ma pro­duc­ti­vi­dad, en las que las es­pe­cies de ma­yor va­lor eran “co­mi­das” por el gra­món.

La so­lu­ción re­co­men­da­da era el la­bo­reo in­ten­si­vo, du­ran­te el ve­rano, pa­ra rom­per los ri­zo­mas y ex­po­ner­los al sol. En oto­ño, se apli­ca­ba un her­bi­ci­da (cos­to­sí­si­mo).

La mis­ma re­ce­ta co­rría pa­ra el sor­go de Ale­po. Un ho­rror pa­ra los sue­los, des­nu­dos y so­me­ti­dos a la ero­sión hí­dri­ca y eó­li­ca. Hoy se­ría in­con­ce­bi­ble.

Con el pa­que­te RR + Gli­fo lle­gó la so­lu­ción. Sa­bía­mos que se ve­nía un gran sal­to pro­duc­ti­vo, pe­ro no po­día­mos ima­gi­nar su en­ver­ga­du­ra.

Jun­to con otras me­di­das ma­cro, como la des­re­gu­la­ción de los puer­tos, el dra­ga­do de la hi­dro­vía y la inexis­ten­cia de de­re­chos de ex­por­ta­ción, se ge­ne­ró un mar­co muy atrac­ti­vo pa­ra la in­ver­sión. Ade­más de mul­ti­pli­car por cua­tro la pro­duc­ción (pa­sa­mos de 15 a 60 mi­llo­nes de to­ne­la­das), se le­van­tó la más po­de­ro­sa y mo­der­na in­dus­tria de crus­hing (mo­lien­da) de so­ja del mun­do, con una ca­pa- ci­dad ins­ta­la­da pa­ra pro­ce­sar to­da la pro­duc­ción ar­gen­ti­na y al­go más. To­da la so­ja pue­de sa­lir con va­lor agre­ga­do, con­vir­tién­do­se en ha­ri­na de al­to con­te­ni­do pro­tei­co, acei­te, bio­die­sel, le­ci­ti­na, gli­ce­ri­na. Una cas­ca­da que apor­ta en­tre 25 y 30 mil mi­llo­nes de dó­la­res por año, por le­jos la prin­ci­pal in­dus­tria ex­por­ta­do­ra del país.

Pe­ro los con­tra­rios tam­bién jue­gan. Los lla­ma­dos “am­bien­ta­lis­tas”, que no pue­den di­ge­rir los enor­mes be­ne­fi­cios am­bien­ta­les de es­te pro­ce­so (me­nor uso de com­bus­ti­bles, au­men­to de la ma­te­ria or­gá­ni­ca de los sue­los, me­jor apro­ve­cha­mien­to del agua, me­nos uni­da­des de CO2 emi­ti­das por to­ne­la­da de pro­duc­to, lim­pie­za de ma­le­zas exó­ti­cas, etc.) bus­ca­ron por to­dos los me­dios de­mo­ni­zar al gli­fo­sa­to, cu­yo ma­yor pe­ca­do pa­re­ce ser su gé­ne­sis: los la­bo­ra­to­rios de Mon­san­to. Igual que el gen RR.

Aho­ra, se ano­ta­ron un po­ro­to. La IARC, una ofi­ci­na de las Na­cio­nes Uni­das que en­tien­de en el sen­si­ble te­ma del cán­cer, re­cla­si­fi­có al gli­fo­sa­to. Has­ta aho­ra to­dos los es­tu­dios cien­tí­fi­cos ha­bían de­mos­tra­do feha­cien­te­men­te la fal­ta de re­la­ción en­tre cán­cer y gli­fo.

No hay nue­va evi­den­cia cien­tí­fi­ca, sino una re­vi­sión fa­ci­lis­ta fren­te a la pre­sión verde. Y por otro la­do, la IARC lo ubi­ca en la mis­ma ca­te­go­ría del ca­fé y el ma­te ca­lien­te, que sí son pa­ra be­ber.

El se­gun­do he­cho es mu­cho más se­rio. La EPA, agen­cia am­bien­tal de los EEUU, sa­lió al cru­ce del ver­da­de­ro pro­ble­ma, que es la irrup­ción del fe­nó­meno de to­le­ran­cia al gli­fo­sa­to en mu­chas ma­le­zas.

La EPA se apres­ta a re­gu­lar el uso de es­te y otros her­bi­ci­das, al­go a lo que ha­brá que es­tar muy aten­tos por­que la pro­ble­má­ti­ca es igual­men­te se­ria en la Ar­gen­ti­na.

El fe­nó­meno de la re­sis­ten­cia abar­ca a otras mo­lé­cu­las. Ya no se­rá cues­tión de gli­fo y a dor­mir. Vuel­ve la agro­no­mía. t

Apli­ca­cio­nes. El her­bi­ci­da clave de la revolución agrí­co­la vuel­ve a ser cues­tio­na­do. El de­ba­te es­tá en pleno desa­rro­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.