Con me­jo­ra con­ti­nua

En el es­ta­ble­ci­mien­to “El Cien­to On­ce”, en Vi­lla­guay, En­tre Ríos, apro­ve­chan a fon­do el ren­di­mien­to de los Li­man­gus a par­tir un ma­ne­jo nu­tri­cio­nal muy ajus­ta­do. La agri­cul­tu­ra es clave en la es­ta­bi­li­dad de es­te plan­teo de al­to po­ten­cial.

Clarin - Rural - - TAPA - Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

En el es­ta­ble­ci­mien­to “El Cien­to On­ce”, en Vi­lla­guay, En­tre Ríos, apro­ve­chan a fon­do el ren­di­mien­to de la ra­za Li­man­gus a par­tir de un ma­ne­jo nu­tri­cio­nal y sa­ni­ta­rio muy ajus­ta­do. La agri­cul­tu­ra es clave en la es­ta­bi­li­dad de es­te plan­teo de al­to po­ten­cial.

En la ga­na­de­ría de los úl­ti­mos años, la alimentación se con­vir­tió en el fac­tor trans­for­ma­dor de los sis­te­mas pro­duc­ti­vos. Si a una bue­na es­tra­te­gia nu­tri­cio­nal se la com­bi­na con des­ta­ca­da ge­né­ti­ca, buen ma­ne­jo téc­ni­co y tam­bién sa­ni­dad pre­ven­ti­va, au­men­ta con­si­de­ra­ble­men­te el po­ten­cial del ren­di­mien­to ani­mal.

Ajus­tan­do per­ma­nen­te­men­te es­tos pi­la­res de la ga­na­de­ría tra­ba­jan en el es­ta­ble­ci­mien­to “El Cien­to On­ce”, en la lo­ca­li­dad de Vi­lla Go­ber­na­dor Do­mín­guez, en Vi­lla­guay, En­tre Ríos.

Allí, en un am­bien­te ca­rac­te­ri­za­do por las on­du­la­cio­nes y el mon­te de es­pi­ni­llos y ñan­du­bays, Omar y Fe­de­ri­co Ga­lig­nia­na, pa­dre e hi­jo, res­pec­ti­va­men­te, son los res­pon­sa­bles del ma­ne­jo téc­ni­co de es­te es­ta­ble­ci­mien­to mix­to de 2.200 hec­tá­reas con sue­los de ap­ti­tud agrí­co­la y po­tre­ros ga­na­de­ros. En la com­ple­men­ta­rie­dad e in­ten­si­fi­ca­ción agro­ga­na­de­ra, es­te cam­po en­con­tró su me­jor equi­li­brio a lo lar­go de los años y hoy lo­gran los me­jo­res re­sul­ta­dos.

Omar es ase­sor téc­ni­co, es­pe­cia­li­za­do en te­mas ga­na­de­ros, y Fe­de­ri­co es el mé­di­co ve­te­ri­na­rio del cam­po. En to­do su desa­rro­llo pro­fe­sio­nal, Omar tra­ba­jó vin­cu­la­do a las ra­zas de ori­gen fran­cés. Aun re­cuer­da cuan­do el Cha­ro­láis, en la dé­ca­da del ’70, mar­ca­ba los pre­cios má­xi­mos en el Mer­ca­do de Liniers. An­tes de co­men­zar los años ’80 y de que se re­gla­men­ta­ra la ra­za en el país, hi­zo sus pri­me­ros cru­za­mien­tos de Li­man­gus (cru­za de la ra­za fran­ce­sa Li­mou­sin con la bri­tá­ni­ca Aber­deen An­gus).

A prin­ci­pios de los ´90 em­pe­zó a tra­ba­jar en El Cien­to On­ce, don­de ya ha­bía ani­ma­les Li­man­gus. Le cuen­ta a Cla­rín Ru­ral, an­te la mi­ra­da de su hi­jo y la aten­ción cu­rio­sa de un lo­te de va­qui­llo­nas en ser­vi­cio, que su primer ob­je­ti­vo fue el es­ta­ble­ci­mien­to ra­cial.

“En los pri­me­ros tres años de tra­ba­jo, hi­ci­mos el cru­za­mien­tos de un to­ro pu­ro Li­mou­sin con una hem­bra pura Aber­deen An­gus. Y lue­go esos hi­jos hí­bri­dos los cru­za­mos pa­ra man­te­ner la me­dia san­gre. Ya lle­va­mos unos vein­te años con la ra­za Li­man­gus es­ta­bi­li­za­da”, se­ña­la Omar.

Te­nien­do en cuen­ta la ca­li­dad ge­né­ti­ca que tie­nen con Li­man­gus, el ase­sor des­ta­ca que lo­gran no­vi­lli­tos de 360 ki­los y hem­bras de 320 ki­los con ele­va­dos ren­di­mien­tos en car­ne, so­bre to­do en los cor­tes de ma­yor va­lor co­mer­cial, con gra­sa ade­cua­da y muy bue­nos ni­ve­les de conversión de ali­men­to.

La pla­ni­fi­ca­ción ali­men­ta­ria en El Cien­to On­ce, que tie­ne un ro­deo de 2.300 ca­be­zas, es clave.

Por eso, te­ner ase­gu­ra­do el ali­men­to ade­cua­do pa­ra man­te­ner el ci­clo de la va­ca de cría, la re­cría de ter­ne­ros y la ter­mi­na­ción es fun­da­men­tal. Ade­más, de pla­near el en­gor­de de va­cas y to­ros que se ven­den como ge­né­ti­ca de pun­ta. De es­ta for­ma, la su­ple­men­ta­ción es­tra­té­gi­ca, el en­gor­de a co­rral y re­ser­vas de ali­men­to fue­ron los fac­to­res in­ten­si­fi­ca­do­res más im­por­tan­tes que adop­ta­ron en es­te cam­po.

Es­te plan­teo es un ci­clo com­ple­to ga­na­de­ro con re­po­si­ción pro­pia de hem­bras. Hay 1.000 va­cas de cría y 300 va­qui­llo­nas. El cam­po en ca­da ci­clo tie­ne una ne­ce­si­dad de 200 va­qui­llo­nas que es­tán en ser­vi­cio en es­te mo­men­to, por lo cual las cien res­tan­te se ven­den pre­ña­das en el re­ma­te que se ha­rá en agos­to.

Omar ex­pli­ca que to­do lo que sea cam­po, pas­tu­ra y mon­te se des­ti­na pa­ra la va­ca de cría. “De to­das for­mas, cuan­to me­jor ca­li­dad de ali­men­to va­ya ne­ce­si­tan­do una hem­bra se la des­ti­na al re­cur­so ade­cua­do”, acla­ra el ase­sor.

En cam­bio, pa­ra el en­gor­de de los ter­ne­ros se pla­ni­fi­ca­ron ex­clu­si­va­men­te los en­cie­rres de au­to­con­su­mo a ba­se de si­lo de ce­ba­da con ar­ve­ja y de sor­go, un sis­te­ma di­se­ña­do por el INTA Man­fre­di (Cór­do­ba). Así, una vez que el ter­ne­ro se deste­ta de ma­ne­ra an­ti­ci­pa­da (cua­tro a cin­co me­ses de edad) es par­te de un ro­deo de 100 ca­be­zas. Ca­da uno de los ro­deos se es­ta­ble­ce en uno de los ocho co­rra­les que tie­ne di­men­sio­nes ajus­ta­das. Es­te pa­tio de co­mi­das les pro­vee­rá el ali­men­to pa­ra los si­guien­tes nue­ve a do­ce me­ses (una bol­sa ca­da tres me­ses, apro­xi­ma­da­men­te). En los co­me­de­ros de los co­rra­les se les apor­ta los nu­trien­tes ca­ren­cia­les del en­si­la­do y, al fi­nal del en­gor­de, el grano (sor­go o ce­ba­da) pa­ra ter­mi­nar el no­vi­lli­to.

Cuan­do se pla­ni­fi­có el ma­ne­jo ali­men­ta­rio en es­te cam­po, la agri­cul­tu­ra se co­nec­tó a la ga­na­de­ría y nun­ca más se se­pa­ra­ron. “La agri­cul­tu­ra le dio la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y pre­vi­si­bi­li­dad a la ga­na­de­ría”, pun­tua­li­za el ase­sor. De la su­per­fi­cie efec­ti­va, hay 1.100 hec­tá­reas de so­ja, 800 hec­tá­reas en al­qui­ler y 300 de pro­duc­ción pro­pia, y 240 hec­tá­reas de sor­go gra­ní­fe­ro blan­co, el cual se co­se­cha como plan­ta en­te­ra y pa­ra grano. En es­ta zo­na, el maíz no es un cul­ti­vo se­gu­ro. Las 300 hec­tá­reas de so­ja en­tran en ro­ta­ción con una in­ter­siem­bra ce­ba­da y ar­ve­ja.

El ob­je­ti­vo, ma­ni­fies­ta Omar, “es ha­cer en­tre so­ja y so­ja, la co­mi­da pa­ra los ani­ma­les”. Por eso, de­trás de la co­se­cha­do­ra de la so­ja se siem­bra rai­grás al vo­leo, “acá cre­ce como un yu­yo. Es un ver­deo que

se ins­ta­la muy bien. Ade­más en in­vierno in­ter­sem­bra­mos ce­ba­da cer­ve­ce­ra con ar­ve­ja”.

El pro­pó­si­to de la coaso­cia­ción, de­ta­lla Omar, es ele­var el con­te­ni­do pro­tei­co del si­lo mix­to y acer­car­lo lo más po­si­ble a los ni­ve­les idea­les que de­man­da un ter­ne­ro en la re­cría. Es­to es muy im­por­tan­te, afir­ma, ya que cuan­to me­jor sea la con­for­ma­ción del ter­ne­ro en la re­cría más po­ten­cia­li­dad ten­drá su ma­sa mus­cu­lar pa­ra en­gra­sar­se du­ran­te la ter­mi­na­ción.

Es­ta alimentación ajus­ta­da y la ca­li­dad ge­né­ti­ca de la ra­za ha­cen que es­te plan­teo sea muy com­pe­ti­ti­vo en el mer­ca­do. “De­bi­do a los al­tos ren­di­mien­tos de cor­tes car­ni­ce­ros, el Li­man­gus hoy mar­ca los pre­cios má­xi­mos en el Mer­ca­do de Liniers. Tam­bién, los fri­go­rí­fi­cos co­no­cen su car­ne y ya es­tán pa­gan­do más ella. Ade­más, de­bi­do a que es­ta­mos apun­tan­do a ter­mi­nar ani­ma­les li­via­nos, que es lo que de­man­da el mer­ca­do in­terno, ca­da ki­lo de car­ne se ven­de a buen pre­cio”, afir­ma el ase­sor.

La sa­ni­dad es otro as­pec­to im­por­tan­te en es­te ca­so pro­duc­ti­vo. Fe­de­ri­co apun­ta que el cam­po es­tá li­bre de tu­bercu­losis y bru­ce­lo­sis ofi­cial­men­te. “Es­to ge­ne­ra tran­qui­li­dad pa­ra to­dos los em­plea­dos de con­traer en­fer­me­da­des que trans­mi­ten los ani­ma­les”, di­ce el mé­di­co ve­te­ri­na­rio, y agre­ga que a par­tir de es­te año es una obli­ga­ción pro­vin­cial es­tar li­bre de es­tas en­fer­me­da­des.

A pe­sar de los bue­nos ín­di­ces, en El Cien­to On­ce se plan­tean desafíos. Uno de ellos es se­guir ven­dien­do la ge­né­ti­ca de to­ros y va­qui­llo­nas con ga­ran­tía de pre­ñez. “Es­to es una plus­va­lía ge­né­ti­ca que es­ta­mos apro­ve­chan­do”, di­ce Omar. Y, con­clu­ye, “el desafío más im­por­tan­te es ser cien por cien­to efi­cien­te en ca­da uno de nues­tros ma­ne­jos, ya sea des­de el pun­to de vis­ta ge­né­ti­co, sa­ni­ta­rio, nu­tri­cio­nal y tam­bién op­ti­mi­zan­do la ren­ta­bi­li­dad”.

A cam­po. A la izq. Omar Ga­lig­nia­na, jun­to con su hi­jo Fe­de­ri­co, de­lan­te de va­qui­llo­nas en

ser­vi­cio.

1

Ra­ja­do. El sue­lo en­tre­rriano acu­sa la au­sen­cia de llu­vias de to­do un mes.

Pá­ja­ros. En En­tre Ríos, el ata­que de aves al sor­go oca­sio­na pér­di­das.

3

5

6 2-Co­se­chan­do. su Fe­de­ri­co en ple­na trilla de so­ja de se­gun­da. 3-En ce­lo. Un to­ro en pleno ser­vi­cio. 4-To­ros. Un lo­te de to­ros co­me si­lo de plan­ta en­te­ra de sor­go. 5-En la man­ga. Omar Ga­lig­nia­na ar­man­do un jau­la de no­vi­lli­tos des­ti­na­dos a la ven­ta. 6-Pi­can­do. La con­fec­ción del si­lo de sor­go es clave pa­ra la die­ta de dis­tin­tas ca­te­go­rías.

4 1-Va­qui­llo­nas. En el Li­man­gus se des­ta­ca la ter­mi­na­ción de los cor­tes del cuar­to tra­se­ro.

Omar Ga­lig­nia­na, arri­ba, con

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.