Hay que cor­tar por lo sano

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción agrí­co­la ar­gen­ti­na, en­tre 1996 y 2012, tu­vo dos ver­tien­tes: el au­men­to de la su­per­fi­cie cul­ti­va­da, y el in­cre­men­to de los rin­des.

El área agrí­co­la pa­só de 20 a 30 mi­llo­nes de hec­tá­reas (50% más). El maíz, que en los 90 ren­día me­nos de 40 quin­ta­les por hec­tá­rea, sal­ta­ba a cer­ca de los 100. La so­ja, de 24 a 30. Así, en ape­nas quin­ce años se sal­tó de 45 a 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das.

Como en el mis­mo pe­río­do los pre­cios se du­pli­ca­ron, el re­sul­ta­do fi­nal fue que el va­lor de la pro­duc­ción agrí­co­la se mul­ti­pli­có por cua­tro: de 7.000 mi­llo­nes de dó­la­res a me­dia­dos de los 90, se al­can­za­ron los 30.000 mi­llo­nes ha­ce tres años. Con la enor­me com­pe­ti­ti­vi­dad en pro­duc­ción bá­si­ca, más la ma­du­ra­ción de las in­ver­sio­nes en el com­ple­jo agroin­dus­trial a la ve­ra del Pa­ra­ná, a par­tir de las pri­va­ti­za­cio­nes y des­re­gu­la­ción por­tua­ria de prin­ci­pios de los 90, sur­gió el clus­ter más com­pe­ti­ti­vo del pla­ne­ta en un ru­bro clave: la pro­vi­sión de in­su­mos bá­si­cos pa­ra la pro­duc­ción de pro­teí­nas ani­ma­les. Vea­mos.

El prin­ci­pal pro­duc­to de ex­por­ta­ción de la Ar­gen­ti­na no es la so­ja, sino la ha­ri­na de so­ja. Con em­bar­ques por 12.000/15.000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les, la Ar­gen­ti­na li­de­ra el mer­ca­do mun­dial de es­te pro­duc­to esen­cial, que ha­bi­li­tó la po­si­bi­li­dad de pro­du­cir car­ne y lác­teos en to­do el mun­do.

An­tes, la prin­ci­pal fuen­te de pro­teí­nas pa­ra el ali­men­to ba­lan­cea­do que con­su­me to­do bi­cho que ca­mi­na y va a pa­rar al asa­dor, era la ha­ri­na de pes­ca­do. Pe­ro los ca­la­de­ros co­lap­sa­ron, el pre­cio se fue a las nu­bes, y la al­ter­na­ti­va fue la ha­ri­na de so­ja.

Pe­ro las dis­tin­tas es­pe­cies (po­llos, cer­dos, po­ne­do­ras, pa­vos, va­cu­nos, le­che­ras) no so­lo re­quie­ren una fuen­te de pro­teí­na. Tam­bién ne­ce­si­tan ener­gía, pro­vis­ta fun­da­men­tal­men­te por el al­mi­dón de los gra­nos fo­rra­je­ros: maíz, sor­go, tri­go fo­rra­je­ro o de baja ca­li­dad pa­na­de­ra, ce­ba­da que des­car­ta la in­dus­tria cer­ve­ce­ra.

Es­to es, exac­ta­men­te, lo que exla por­ta la Ar­gen­ti­na.

Por eso es una mu­le­ti­lla tor­pe aqué­lla de que “pro­du­ci­mos ali­men­tos pa­ra 400 mi­llo­nes”. Lo que pro­du­cen es­tas pam­pas es ali­men­to pa­ra sa­tis­fa­cer la de­man­da más so­fis­ti­ca­da, pre­fe­ri­da por los sec­to­res so­cia­les que van me­jo­ran­do su ca­li­dad de vida y su ni­vel de in­gre­sos. Es lo que ex­por­ta­mos a más de cien paí­ses, la ma­yor par­te en ple­na tran­si­ción die­té­ti­ca.

Mu­chos sos­tie­nen, con buen tino, que “en lu­gar de” ex­por­tar es­tos in­su­mos bá­si­cos, de­bié­ra­mos apun­tar a ex­por­tar más pro­duc­tos va­lor agre­ga­do. Es­to es, más car­nes de to­do ti­po, que no son más que maíz y ha­ri­na de so­ja con pa­tas o alas.

De­bié­ra­mos pre­gun­tar­nos por qué, a me­di­da que avan­za­mos en la ca­de­na de va­lor, se va di­lu­yen­do la com­pe­ti­ti­vi­dad de la pro­duc­ción bá­si­ca.

La car­ne va­cu­na si­gue sien­do la ma­yor opor­tu­ni­dad, y al mis­mo tiem­po la ma­yor asig­na­tu­ra pen­dien­te.

La ga­na­de­ría ar­gen­ti­na tie­ne he­rra­mien­tas pa­ra dar un gran sal­to tec­no­ló­gi­co, y en al­gu­na me­di­da lo ha da­do. Per­dió 10 mi­llo­nes de hec­tá­reas en ma­nos de la agri­cul­tu­ra, y a pe­sar de es­to y del “efec­to Mo­reno”, el stock de vien­tres se man­tie­ne en las 20 mi­llo­nes de ca­be­zas. Pe­ro la pro­duc­ti­vi­dad de es­te ro­deo es baja. Irrum­pió la era del en­gor­de a co­rral, con­vir­tien­do gra­nos en car­ne en ins­ta­la­cio­nes mo­der­nas y efi­cien­tes.

Sin em­bar­go, to­da la es­truc­tu­ra apun­ta a pro­du­cir ani­ma­les li­via­nos, pa­ra el con­su­mo in­terno, abor­tan­do ri­dí­cu­la­men­te el pro­ce­so de en­gor­de.

La ga­na­de­ría va­cu­na es la eco­no­mía re­gio­nal más ex­ten­di­da del país. Hay va­cas de Ju­juy a Tie­rra del Fue­go. Ya es­ca­sea­ba, a ni­vel mun­dial, cuan­do irrum­pe China, que pue­de pro­du­cir cer­dos pe­ro no criar va­cas.

Pu­lu­lan los “steak hou­se” (pa­rri­llas) en to­do el mun­do, y las más so­fis­ti­ca­das mienten “ar­gen­ti­ne an­gus”. Por­que lo lle­van de Bra­sil o Uru­guay. Ar­gen­ti­na hoy so­lo ex­por­ta la cha­ta­rra.

La me­sa es­tá ser­vi­da. Y to­da­vía es­ta­mos a tiem­po. Pe­ro hay que cor­tar por lo sano. t

La car­ne va­cu­na es la opor­tu­ni­dad y a la vez la ma­yor ma­te­ria pen­dien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.