El ma­ne­jo de las ma­le­zas de­be ser in­te­gral, sus­ten­ta­ble y a lar­go pla­zo

Clarin - Rural - - CONSULTORIO TÉCNICO | TRANQUEREANDO -

1 Es im­pres­cin­di­ble con­tar con in­for­ma­ción pre­via pa­ra au­men­tar la efi­cien­cia en el con­trol de ma­le­zas.

Die­go Us­ta­rroz ex­pli­ca que es clave re­co­rrer los lo­tes, iden­ti­fi­car las es­pe­cies y ha­cer un ma­ne­jo de si­tio es­pe­cí­fi­co de las ma­le­zas. La pla­ni­fi­ca­ción evi­ta que el pro­ble­ma se agra­ve y el ma­ne­jo de pro­ce­sos de­be es­tar com­ple­men­ta­do con el con­trol quí­mi­co.

2 La im­por­tan­cia de lle­var un re­gis­tro pa­ra de­ci­dir el con­trol quí­mi­co.

Se­gún Francisco Bed­mar, el con­trol de ma­le­zas emer­gi­das y plan­tas ‘gua­chas’ de­be co­men­zar pre­vio a la siem­bra del cul­ti­vo. En bar­be­cho y pa­ra apli­car un pro­duc­to post-emer­gen­te hay que de­ter­mi­nar el es­ta­do cre­ci­mien­to y/o desa­rro­llo de la ma­le­za an­tes de apli­car el pro­duc­tos. De usar un pre-emer­gen­te hay que lle­var un re­gis­tro de cuá­les es­pe­cies po­drían emer­ger, ba­sa­do en el co­no­ci­mien­to de la his­to­ria del lo­te. Des­ta­ca que el im­por­tan­te apli­car los her­bi­ci­das siem­pre ba­jo las nor­mas es­pe­cí­fi­cas y así pa­ra dis­mi­nuir el im­pac­to am­bien­tal que pu­die­ran cau­sar y evi­tar los ries­gos to­xi­co­ló­gi­cos.

3 Es clave em­pe­zar con los con­tro­les tem­pra­nos de ma­le­zas. Pa­ra el ex­per­to de Man­fre­di, las ma­le­zas con­su­men agua y nu­trien­tes que no es­ta­rán dis­po­ni­bles lue­go pa­ra el cul­ti­vo. En la me­di­da que las es­pe­cies du­ras cre­cen, las al­ter­na­ti­vas de con­trol se re­du­cen, los cos­tos de los tra­ta­mien­tos se in­cre­men­tan e, in­clu­so, se pue­de fa­vo­re­cer la re­sis­ten­cia.

4 El ma­ne­jo de las es­pe­cies re­sis­ten­tes y los con­tro­les a tiem­po. Us­ta­rroz ex­pli­ca que la efi­ca­cia de los tra­ta­mien­tos her­bi­ci­das se re­du­ce cuan­do las apli­ca­cio­nes se rea­li­zan so­bre ma­le­zas más desa­rro­lla­das, lo cual va in­cre­men­tan­do los ries­gos de ge­ne­rar re­sis­ten­cias.

5 El ma­ne­jo de ma­le­zas re­quie­ren de una vi­sión sis­té­mi­ca.

De acuer­do al es­pe­cia­lis­ta bo­nae­ren­se hay que tra­ba­jar in­te­gral­men­te so­bre el sis­te­ma pro­duc­ti­vo. Por eso hay que apli­car prin­ci­pios ac­ti­vos con di­fe­ren­tes mo­dos de ac­ción, rea­li­zar ro­ta­cio­nes de cul­ti­vos, uti­li­zar va­rie­da­des de rá­pi­do cre­ci­mien­to pa­ra ace­le­rar el cie­rre del en­tre­sur­co y sem­brar cul­ti­vos de co­ber­tu­ra que de­mo­ren, re­duz­can o com­pi­tan con el na­ci­mien­to de las ma­le­zas. 6 Ape­lar a tác­ti­cas de ma­ne­jo di­ver­sas y efi­ca­ces. Pa­ra Us­ta­rroz, el uso de her­bi­ci­das con di­fe­ren­te si­tio de ac­ción (en apli­ca­ción to­tal o con mo­chi­la so­bre plan­tas ais­la­das), el des­ma­le­za­do ma­nual cuan­do sea po­si­ble y el con­trol me­cá­ni­co con la­bran­zas re­du­ci­das en ro­da­les de ma­le­zas pe­ren­nes de di­fí­cil con­trol quí­mi­co. Es­tas prác­ti­cas com­bi­na­das con her­bi­ci­das post-emer­gen­tes con aque­llos que ten­gan ac­ción re­si­dual en el sue­lo, de am­plio es­pec­tro y que sean efi­ca­ces en el con­trol de ma­le­zas di­fí­ci­les au­men­ta la efi­cien­cia glo­bal y es más sus­ten­ta­ble.

7 Los cui­da­dos de las he­rra­mien­tas an­tes de in­gre­sar a un lo­te.

El ex­per­to de Man­fre­di re­co­men­dó lim­piar los vehícu­los, ma­qui­na­rias u otros equi­pos agrí­co­las, en es­pe­cial las co­se­cha­do­ras, an­tes de in­gre­sar a tri­llar un lo­te. En es­te sen­ti­do, tam­bién di­jo que re­sul­ta fun­da­men­tal rea­li­zar un mo­ni­to­reo fre­cuen­te de los ca­mi­nos, cu­ne­tas, ban­qui­nas, bal­díos y bor­des a fin de de­tec­tar tem­pra­na­men­te la pre­sen­cia de plan­tas pro­ble­ma, los cua­les de­be­rían ser con­tro­la­das an­tes de lle­gar al es­ta­do re­pro­duc­ti­vo pa­ra evi­tar que se­mi­llen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.