Los azo­tes al avan­ce agrí­co­la

Clarin - Rural - - CONSULTORIO TÉCNICO | TRANQUEREANDO -

So­lo 19 me­ses se­pa­ran dos gra­ví­si­mos aten­ta­dos van­dá­li cos su­fri­dos por sen­dos en­sa­yos de cul­ti­vos me­jo­ra­dos ge­né­ti­ca­men­te que apor­ta­rán pro­gre­so y me­jo­ras cla­ves de la ca­li­dad de vida de agri­cul­to­res, con­su­mi­do­res y ciu­da­da­nos en ge­ne­ral.

En agos­to de 2013 más de 400 ván­da­los, des­tru­ye­ron en Fi­li­pi­nas, cam­pos de en­sa­yos de arroz ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­do (OGMs) co­no­ci­do vul­gar­men­te como arroz do­ra­do pa­ra así po­der in­te­rrum­pir los pro­ce­sos de li­be­ra­ción co­mer­cial de di­cho cul­ti­vo.

En es­te ca­so el ata­que fue pro­ta­go­ni­za­do por un gru­po he­te­ro­gé­neo de agri­cul­to­res, es­tu­dian­tes, con­su­mi­do­res y aca­dé­mi­cos quie­nes ma­ni­fies­tan es­tar en con­tra de los OGMs y de las cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les de agro­quí­mi­cos. Lo con­si­de­ra­ron su­fi­cien­te pa­ra jus­ti­fi­car su cri­men.

El lla­ma­do arroz do­ra­do es un arroz mo­di­fi­ca­do ge­né­ti­ca­men­te en ba­se a la in­cor­po­ra­ción de 2 ge­nes, uno de ori­gen bac­te­riano y otro del maíz, que in­tro­du­cen al cul­ti­vo los me­ca­nis­mos bioquímicos de sín­te­sis de be­ta ca­ro­teno, un pre­cur­sor de la vi­ta­mi­na.

A con lo cual se es­pe­ra que se cons­ti­tu­ya en una pie­za clave en la lu­cha con­tra la de­fi­cien­cia de esa vi­ta­mi­na, que pue­de con­du­cir a la ce­gue­ra y au­men­tar la sus­cep­ti­bi­li­dad a en­fer­me­da­des de apro­xi­ma­da­men­te 190 mi­llo­nes de ni­ños y 19 mi­llo­nes de mu­je­res afec­ta­dos por de­fi­cien­cia de di­cha vi­ta­mi­na (DVA), se­gún el IRRI, (Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de Investigación del Arroz se­gún sus si­glas en in­gles “In­ter­na­tio­nal Ri­ce Re­search Ins­ti­tu­te”).

Apro­xi­ma­da­men­te 18 me­ses des­pués y del otro la­do del glo­bo, a prin­ci­pios de mar­zo de 2015, al­re­de­dor de un mi­llar de mu­je­res del Mo­vi­mien­to Sin Tie­rra de Bra­sil (MST) ar­ma­das con pa­los y cu­chi­llos in­va­die­ron in­ver­nácu­los y des­tru­ye­ron ins­ta­la­cio­nes y mi­les de bro­tes de eu­ca­lip­to OGM co­rres- a en­sa­yos de 14 años de du­ra­ción de la em­pre­sa Fu­tu­raGe­ne en el es­ta­do de San Pablo.

Los cul­ti­vos de eu­ca­lip­tus OGM, com­pa­ra­dos con los con­ven­cio­na­les, pue­den au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad me­di­da en pro­duc­ción de ma­de­ra por hec­tá­rea en un 30% a 40% y re­du­cir el pe­río­do de co­se­cha de 7 a 5,5 años tor­nan­do así via­ble su uti­li­za­ción pa­ra nue­vas apli­ca­cio­nes como la bioe­ner­gía.

En es­te ca­so el ar­gu­men­to del ata­que irra­cio­nal fue que las nue­vas va­rie­da­des trans­gé­ni­cas con­su­men mu­cho más agua de­bi­do a su ma­yor pro­duc­ti­vi­dad y ve­lo­ci­dad de cre­ci­mien­to.

En am­bos ca­sos los ata­can­tes no son es­pon­tá­neos sino que tie­nen por de­trás im­por­tan­tes apo­yos po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les que ade­más es­tán fo­go­nea­dos por la ig­no­ran­cia y la in­di­fe­ren­cia de bue­na par­te de la ciu­da­da­nía y los con­su­mi­do­res que re­sul­ta­ran los pri­me­ros dam­ni­fi­ca­dos.

El me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co es, en­tre otras tec­no­lo­gías, uno de los más de­ter­mi­nan­tes avan­ces de la ciencia has­ta cons­ti­tuir­se en un vec­tor clave de la mi­ti­ga­ción de la po­bre­za y el ham­bre en un con­tex­to más ami­ga­ble pa­ra el am­bien­te gra­cias a la re­duc­ción del uso de fi­to­sa­ni­ta­rios, la me­nor ero­sión del sue­lo, la re­duc­ción de cos­tos de pro­duc­ción, la ac­ce­si­bi­li­dad a ali­men­tos y ener­gía más ba­ra­tos y, como en al ca­so del arroz do­ra­do, de ali­men­tos de ma­yor ca­li­dad y con pro­pie­da­des pre­ven­ti­vas de en­fer­me­da­des.

Se pue­de con­si­de­rar a los Or­ga­nis­mos Ge­né­ti­ca­men­te Mo­di­fi­ca­dos como uno de los res­pon­sa­bles de que hoy vi­va­mos en la épo­ca en don­de con­vi­va­mos en re­la­ti­va paz la ma­yor can­ti­dad de se­res hu­ma­nos con ac­ce­so su­fi­cien­te a ali­men­tos y ener­gía como nun­ca an­tes en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad.

Una gran du­da se me pre­sen­ta pa­re ce­rrar es­ta no­ta: la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la des­cri­be al van­da­lis­mo como a la de­vas­ta­ción pro­pia de los an­ti­guos ván­da­los y al es­pí­ri­tu de des­truc­ción que no res­pe­ta co­sa al­gu­na, sa­gra­da ni pro­fa­na.

Por otro la­do, la mis­ma Aca­de­mia ex­pli­ca al te­rro­ris­mo como la do­mi­na­ción por el te­rror o una su­ce­sión de ac­tos de vio­len­cia eje­cu­ta­dos pa­ra in­fun­dir te­rror.

So­pe­san­do el sig­ni­fi­ca­do de am­bas pa­la­bras y en­ten­dien­do el con­tex­to de pre­me­di­ta­ción po­lí­ti­ca que sub­ya­cen en es­tos he­chos me ani­mo a afir­mar que la agri­cul­tu­ra no es­tá exen­ta de una de los azo­tes más crue­les del si­glo XXI, el te­rro­ris­mo. t

La ge­né­ti­ca El me­jo­ra­mien­to ve­ge­tal es clave en la lu­cha con­tra el ham­bre y la po­bre­za Apo­yo de sec­to­res Los ata­ques no fue­ron es­pon­tá­neos sino que hu­bo apo­yo po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co

Bio­tec­no­lo­gía. Es una he­rra­mien­ta que apor­ta ven­ta­jas agro­nó­mi­cas y ele­va la ca­li­dad nu­tri­cio­nal de cier­tos ali­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.