Her­ma­na­dos por la pa­sión gi­ra­so­le­ra

Los cam­pos que ma­ne­jan los her­ma­nos Fer­nan­do y San­tia­go Ne­gri, en sur y oes­te bo­nae­ren­se y en La Pam­pa, ejem­pli­fi­can có­mo se fue aco­mo­dan­do el cul­ti­vo en los úl­ti­mos años. En­tre pros y con­tras, cuen­tan có­mo le en­con­tra­ron un lu­gar en las ro­ta­cio­nes.

Clarin - Rural - - TAPA -

En los úl­ti­mos años, el gi­ra­sol ha ve­ni­do ca­yen­do en sua­pos­tan­do per­fi­cie sem­bra­da. Y es­ta cam­pa­ña no fue la ex­cep­ción: se sem­bra­ron so­la­men­te 1,3 mi­llo­nes de hec­tá­reas, el área más baja de los úl­ti­mos quin­ce años. Los dos mo­ti­vos prin­ci­pa­les de esa si­tua­ción fue­ron la so­ji­za­ción de las prin­ci­pa­les zo­nas agrí­co­las, que des­pla­zó al gi­ra­sol a am­bien­tes más mar­gi­na­les, y el gra­ve pro­ble­ma de la pa­lo­ma, que se “co­me” bue­na par­te de los cul­ti­vos.

Sin em­bar­go, a pe­sar de to­do es­to, hay pro­duc­to­res que con­ti­núan a la olea­gi­no­sa, apun­ta­lan­do el ma­ne­jo y agre­gan­do ma­yor tec­no­lo­gía, pa­ra ase­gu­rar me­jo­res ren­di­mien­tos. Dos ca­sos que lo de­mues­tran son los de los her­ma­nos San­tia­go y Fer­nan­do Ne­gri, quie­nes tra­ba­jan en las em­pre­sas Ca­pe­lle Her­ma­nos y El Ma­llín, res­pec­ti­va­men­te (com­pa­nías del gru­po Ca­pe­lle Her­ma­nos), que en es­ta cam­pa­ña se des­ta­ca­ron por los al­tos ren­di­mein­tos lo­gra­dos.

En primer lu­gar, la em­pre­sa Ca­pe­lle her­ma­nos, en cam­pos ubi­ca­dos en la lo­ca­li­dad de Dai­reaux, al oes­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, sem­bró 450 hec­tá­reas con la olea­gi­no­sa y sa­có un pro­me­dio de 3.000 ki­los por hec­tá­rea, con pi­cos, en un lo­te com­ple­to, de 3.600 ki­los, una ci­fra que su­peró los rin­des his­tó­ri­cos de la com­pa­nía.

San­tia­go Ne­gri, su ge­ren­te ge­ne­ral, ex­pli­có que di­vi­den en tres am­bien­tes la siem­bra de los cul­ti­vos, de­pen­dien­do de la ca­li­dad de los lo­tes.

Y el gi­ra­sol se im­plan­ta prin­ci­pal­men­te en el am­bien­te com­pues­to por las me­dia­lo­mas, que tie­nen un 75% de are­na, y las lomas, que tie­nen un ma­yor por­cen­ta­je de are­na, al­can­zan­do un 85% y 90%. Allí, la ro­ta­ción es gi­ra­sol, ce­ba­da/so­ja, so­ja y maíz tar­dío.

Lue­go, en los otros dos am­bien­tes, el gi­ra­sol no en­tra en la ro­ta­ción. En los ba­jos, que “so­lo” tie­nen en­tre 65% y 70% de are­na, la se­cuen­cia se ba­sa en maíz y so­ja, o so­ja, tri­go/so­ja, maíz. Y la ter­ce­ra ro­ta­ción se apli­ca en los am­bien­tes más ba­jos, con ries­go hí­dri­co y sa­les, don­de siem­bran so­ja, maíz tar­dío, so­ja o so­ja, ce­ba­da/so­ja, so­ja.

San­tia­go co­men­tó que en gi­ra­sol prin­ci­pal­men­te uti­li­zan cul­ti­va­res al­to olei­co, ya que que tie­nen me­jo­res pre­cios y se lo­gran rin­des muy bue­nos en esa zo­na.

La fe­cha óp­ti­ma de siem­bra es en­tre el 10 al 20 de oc­tu­bre y uti­li­za una fer­ti­li­za­ción de ba­se de 40 ki­los de fós­fo­ro y lue­go agre­ga 80 ki­los de urea.

Otro fac­tor que be­ne­fi­ció al gi­ra­sol fue­ron las bue­nas llu­vias. Du­ran­te el año pa­sa­do llo­vie­ron 987 mi­lí­me­tros, un to­tal que su­peró el pro­me­dio de la zo­na. Y, so­bre el cul­ti­vo, en oc­tu­bre y no­viem­bre, llo­vie­ron 245 mi­lí­me­tros, al­go me­nos que el pro­me­dio his­tó­ri­co pa­ra ese bi­mes­tre. Pe­ro el per­fil car­ga­do

San­tia­go Ne­gri ob­tu­vo pi­cos de 3.600 ki­los en un lo­te de Dai­reaux Fer­nan­do Ne­gri siem­bra en­tre 1.500 y 2.000 hec­tá­reas de gi­ra­sol

a la siem­bra y la si­tua­ción cli­má­ti­ca en su pe­río­do crí­ti­co, ayu­da­ron a apun­ta­lar los rin­des.

En cuan­to a los ren­di­mien­tos, San­tia­go co­men­tó que “el pro­me­dio de los úl­ti­mos 14 años es de 2.700 ki­los por hec­tá­rea”.

Por su par­te, Fer­nan­do, el otro her­mano pro­ta­go­nis­ta de la no­ta, in­di­có que El Ma­llín, la em­pre­sa en la que él tra­ba­ja, siem­bra gi­ra­sol en la zo­na oes­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, prin­ci­pal­men­te en Tren­que Lau­quen, pe­ro tam­bién pro­du­cen en la cuen­ca del Sa­la­do, es­pe­cí­fi­ca­men­te en Ge­ne­ral Bel­grano, y tam­bién en el es­te de La Pam­pa, en la lo­ca­li­dad de Ri­glos. En to­tal, la em­pre­sa le de­di­ca en­tre 1.500 y 2.000 hec­tá­reas, se­gún ca­da año.

Fer­nan­do in­di­có que los am­bien­tes en los cua­les siem­bran el cul­ti­vo no son los me­jo­res. “En el oes­te bo­nae­ren­se, los sue­los son fran­co are­no­so; en Ri­glos, lo ubi­ca­mos en zo­nas de tos­ca, y en la cuen­ca del Sa­la­do en lo­ma­das agrí­co­las de cam­pos ga­na­de­ros”, de­ta­lló.

La fe­cha de siem­bra va­ría de­pen­dien­do del am­bien­te. Prin­ci­pal­men­te, la em­pre­sa im­plan­ta a ini­cios de oc­tu­bre el 70% de la su­per­fi­cie y en los am­bien­tes más mar­gi­na­les (es­pe­cial­men­te en La Pam­pa), re­tra­san la fe­cha has­ta fi­nes de no­viem­bre.

“Es­te año, por la inun­da­ción en la cuen­ca del Sa­la­do, sem­bra­mos to­do en fe­cha tar­día en esa zo­na, pe­ro no es lo que ha­bía­mos pre­su­re­sul­ta­dos”, pues­ta­do”, re­la­tó.

En cuan­to a los cul­ti­va­res, Fer­nan­do in­for­mó que uti­li­zan en su ma­yo­ría gi­ra­so­les CL. Pe­ro en es­ta cam­pa­ña vol­vie­ron a los hí­bri­dos olei­cos. “Has­ta el año pa­sa­do nos cos­ta­ba ver la re­con­pen­sa en la pri­ma del olei­co, por­que cae su po­ten­cial de pro­duc­ción y tie­ne ma­yor ines­ta­bi­li­dad, pe­ro es­te año, y pen­san­do en el lar­go pla­zo, lo re­plan­tea­mos y nos dio bue­nos re­la­tó.

Ade­más, en los sue­los pam­pea­nos, se vol­ca­ron al gi­ra­sol con­fi­te­ro pa­ra tra­tar de re­du­cir las pér­di­das por pa­lo­mas, ya que en esa zo­na es un pro­ble­ma muy gra­ve.

Otro as­pec­to que to­có Fer­nan­do fue el te­ma de fer­ti­li­za­ción. En es­ta lí­nea, in­di­có que en to­dos los lo­tes que se siem­bran tem­pra­na­men­te (oc­tu­bre), apli­can fós­fo­ro y lue­go agre­gan ni­tró­geno en ba­se a aná­li­sis del sue­lo y el po­ten­cial de ca­da am­bien­te.

En lo que res­pec­ta al as­pec­to sa­ni­ta­rio, des­ta­có que en los gi­ra­so­les acei­te­ros (los no con­fi­te­ros) no hu­bo ma­yo­res in­con­ve­nien­tes, sal­vo un hí­bri­do que tu­vo más pro­ble­mas de ver­ti­ci­llum, pe­ro re­sal­tó que era a prio­ri más su­cep­ti­ble.

“En con­fi­te­ro tu­vi­mos se­rios pro­ble­mas de ro­ya ne­gra y mancha de la ho­ja”, co­men­tó.

Así, con to­do es­te ma­ne­jo, el pro­me­dio del gi­ra­sol acei­te­ro en es­ta cam­pa­ña fue 2.700 ki­los por hec­tá­rea en el oes­te y en la cuen­ca del Sa­la­do, con pi­cos de 3.500 ki­los por hec­tá­rea en los cul­ti­va­res olei­cos.

“En cam­pos de Car­hué y Sa­li­que­ló hu­bo rin­des nun­ca vis­tos en la zo­na: se al­can­za­ron 2.500 ki­los por hec­tá­rea”, sub­ra­yó Fer­nan­do.

Las llu­vias tam­bién ju­ga­ron un pa­pel fun­da­men­tal allí. En el oes­te bo­nae­ren­se las pre­ci­pi­ta­cio­nes se cor­ta­ron en di­ciem­bre, pe­ro los lo­tes gi­ra­so­le­ros es­ta­ban con las na­pas car­ga­das.

Por otro la­do, Fer­nan­do in­for­mó que en La Pam­pa tu­vie­ron rin­des in­fe­rio­res, de 2.200 ki­los por hec­tá­rea, en el pro­me­dio de los gi­ra­so­les acei­te­ros, y 1.800 ki­los por hec­tá­ra en los con­fi­te­ros.

Los her­ma­nos re­co­no­cie­ron que, a pe­sar de es­tos bue­nos nú­me­ros, va­rias ve­ces tu­vie­ron du­das con el cul­ti­vo. “En ge­ne­ral de­ja po­ca co­ber­tu­ra e his­tó­ri­ca­men­te te­ne­mos ma­yor di­fi­cul­tad pa­ra ha­cer con­trol de ma­le­zas, por­que los lo­tes que­dan más en­ma­le­za­dos que con otras es­pe­cies. Ade­más, hay ma­yor pre­sión de in­sec­tos”, di­jo San­tia­go con sin­ce­ri­dad.

Su her­mano Fer­nan­do agre­gó que “nun­ca tu­vi­mos la idea de de­jar de pro­du­cir gi­ra­sol, por la zo­na geo­grá­fi­ca en que es­ta­mos, pe­ro sí lo he­mos ido ubi­can­do ca­da vez más al oes­te o en zo­nas me­nos pro­duc­ti­vas del cam­po, por­que es muy rús­ti­co y se adap­ta bien a esas si­tua­cio­nes”.

Por úl­ti­mo, los her­ma­nos hi­cie­ron re­fe­ren­cia a las com­pli­ca­cio­nes que exis­ten a la ho­ra de ven­der la pro­duc­ción. San­tia­go in­di­có que la co­mer­cia­li­za con aco­pios o co­rre­do­res, de­pen­dien­do el año, pe­ro con­si­de­ró que hay po­ca trans­pa­ren­cia en la fi­ja­ción de pre­cios y hay di­fi­cul­tad pa­ra al­can­zar los pre­cios que in­di­can los forwards.

Agre­gó que “se co­rre ries­go de pér­di­da de ca­li­dad en el al­ma­ce­na­je en el cam­po”.

Por su la­do, Fer­nan­do ase­gu­ró que la co­mer­cia­li­za­ción del gi­ra­sol se vie­ne com­pli­can­do ca­da vez más en los úl­ti­mos años. Y la baja de los pre­cios im­pac­ta. “En es­ta cam­pa­ña, con un re­sul­ta­do pro­duc­ti­vo muy bueno, y una po­si­ción co­mer­cial tam­bién bue­na, por­que has­ta la siem­bra pu­di­mos ven­der a va­lo­res acep­ta­bles, el re­sul­ta­do eco­nó­mi­co igual es nu­lo”, sin­te­ti­zó.

An­te es­te pa­no­ra­ma de bue­nos rin­des, gra­cias a un buen ma­ne­jo y el uso de tec­no­lo­gía, la co­mer­cia­li­za­ción del gi­ra­sol es un te­ma que aún que fal­ta re­sol­ver pa­ra se­guir apun­ta­lan­do al cul­ti­vo en las ro­ta­cio­nes.

Jun­tos. San­tia­go (izq.) y Fer­nan­do Ne­gri, so­bre un ras­tro­jo de gi­ra­sol cer­ca de Dai­reaux, ha­ce po­cos días.

Ba­jo las nu­bes. Un buen lo­te gi­ra­so­le­ro de San­tia­go Ne­gri, es­te ve­rano, en Dai­reaux.

Mo­ni­to­rean­do. Fer­nan­do Ne­gri in­di­có que es­te año hu­bo pro­ble­mas sa­ni­ta­rios, prin­ci­pal­men­te pre­sen­cia de ver­ti­ci­llium en ma­te­ria­les sus­cep­ti­bles, pe­ro igual lo­gra­ron rin­des ré­cord. Po­san­do pa­ra la fo­to. San­tia­go, en un lo­te tri­lla­do de gi­ra­sol ha­ce po­cos días. Re­co­no­ció que pen­sa­ron en de­jar de pro­du­cir la olea­gi­no­sa, pe­ro le en­con­tra­ron su lu­gar.

So­ja. Es, sin du­da, un cul­ti­vo clave en las ro­ta­cio­nes de los Ne­gri, pe­ro se com­bi­na bien con el gi­ra­sol y otros en los dis­tin­tos am­bien­tes.

Maíz. Se ubi­ca so­bre to­do en los lo­tes con me­nos are­na. Los lo­tes are­no­sos son ca­rac­te­rís­ti­cos de las re­gio­nes en las que tra­ba­jan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.