Se agra­va el pro­ble­ma de las ma­le­zas di­fí­ci­les

El sor­go de Ale­po aho­ra re­sis­te va­rios her­bi­ci­das.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Se si­guen per­dien­do her­bi­ci­das úti­les pa­ra el con­trol de de­ter­mi­na­das ma­le­zas, un da­to que in­cre­men­ta la preo­cu­pa­ción.

Es­ta se­ma­na se su­po que, a tra­vés de nue­vos es­tu­dios rea­li­za­dos por el INTA Man­fre­di, se con­fir­mó la re­sis­ten­cia múl­ti­ple de un bio­ti­po de sor­go de Ale­po a dos prin­ci­pios ac­ti­vos y mo­dos de ac­ción: el gli­fo­sa­to y el gra­mi­ni­ci­da de la fa­mi­lia de los FOP, el ha­lo­xi­fop.

Die­go Us­ta­rroz fue el es­pe­cia­lis­ta del INTA que con­fir­mó es­ta do­ble re­sis­ten­cia en un bio­ti­po de es­ta ma­le­za que pro­vino de la lo­ca­li­dad de Tres Es­qui­nas, cer­ca de Mon­te Cris­to, en el cen­tro cor­do­bés.

Se­gún ex­pli­có Us­ta­rroz en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral, has­ta el mo­men­to so­lo ha­bía bio­ti­pos de sor­go de Ale­po que por­ta­ban la re­sis­ten­cia al gli­fo­sa­to y otros al ha­lo­xi­fop, es­ta úl­ti­ma con­fir­ma­da a prin­ci­pios de es­te año. Pe­ro con el nue­vo ha­llaz­go cree que hay que se­guir in­ves­ti­gan­do so­bre la re­sis­ten­cia a otros mo­dos de ac­ción adi­cio­na­les den­tro de la fa­mi­lia de los FOP, co­mo el qui­za­lo­fop.

Us­ta­rroz se­ña­la con preo­cu­pa­ción que la re­sis­ten­cia al ha­lo­xi­fop fue un pro­ce­so que co­men­zó an­te la ne­ce­si­dad de di­ver­si­fi­car el tra­ta­mien­to her­bi­ci­da cuan­do el sor­go de Ale­po re­sis­tía al­tas do­sis de gli­fo­sa­to. “An­te el uso per­ma­nen­te de es­ta he­rra­mien­ta, au­men­tó la pre­sión de se­lec­ción so­bre la es­pe­cie y de esa for­ma se fue se­lec­cio­nan­do a los in­di­vi­duos re­sis­ten­tes”, di­ce.

En es­te sen­ti­do, aler­ta que es­te pro­ce­so se pue­de re­pe­tir igual­men­te con los her­bi­ci­das de la fa­mi­lia DIN (Cle­to­dim), otra he­rra­mien­ta pa­ra el con­trol del sor­go de Ale­po, si no hay un ma­ne­jo sus­ten­ta­ble de las ma­le­zas. “Es cla­ve que no si­ga­mos per­dien­do for­mas de con­trol de ma­le­zas. Con el Cle­to­dim no pue­de su­ce­der lo mis­mo que con el ha­lo­xi­fop, pe­ro pa­ra ello hay que com­pren­der la im­por­tan­cia de di­ver­si­fi­car el ma­ne­jo, se­gún la zo­na de pro­duc­ción”, di­ce el ex­per­to.

En­ton­ces, co­men­ta que ca­da zo­na tie­ne su pro­pio sis­te­ma y la apli­ca­ción de her­bi­ci­das de­be ser una he­rra­mien­ta com­ple­men­ta­ria a la ro­ta­ción de cul­ti­vos o con pas­tu­ras, si en la re­gión se ha­ce ga­na­de­ría.

Por su par­te, en la Red en Co­no­ci­mien­to de Ma­le­zas Re­sis­ten­tes (REM), de Aa­pre­sid, tam­bién se re­fi­rie­ron a es­ta se­ve­ra pro­ble­má­ti­ca de re­sis­ten­cias múl­ti­ples que van ad­qui­rien­do dis­tin­tas es­pe­cies.

Al res­pec­to, Mar­tín Mar­zet­ti, ge­ren­te ge­ne­ral de la REM, afir­ma: “Has­ta el mo­men­to, nin­guno de los bio­ti­pos de sor­go de Ale­po re­sis­ten­te a gra­mi­ni­ci­das mos­tró re­sis­ten­cia al gru­po DIM, al que per­te­ne­ce el Cle­to­dim. Es­to es una bue­na no­ti­cia, aun­que no hay que con­fiar­se en que es al­go que no va­ya a su­ce­der, por­que es al­ta­men­te pro­ba­ble, de acuer­do a có­mo se va­ya adop­tan­do es­ta he­rra­mien­ta. Es­te prin­ci­pio ac­ti­vo de­be­mos pre­ser­var­lo cuan­to sea po­si­ble”.

Es­ta cla­ro que la pro­ble­má­ti­ca de las ma­le­zas du­ras re­quie­re de cam­bios ur­gen­tes pa­ra no se­guir re­pi­tien­do los erro­res pa­sa­dos.

Sor­go de Ale­po. El bio­ti­po con re­sis­ten­cia múl­ti­ple se ha­lló en Tres Es­qui­nas, Cba.

Na­bo. Otra es­pe­cie que tie­ne do­ble

re­sis­ten­cia: al gli­fo­sa­to y los ALS.

Rai­grás. El anual re­sis­te a gli­fo­sa­to y

ALS, y el pe­ren­ne a gli­fo­sa­to y ACC.

Yu­yo co­lo­ra­do. Tam­bién hay bio­ti­pos

que re­sis­ten el gli­fo­sa­to y los ALS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.