Des­de Ba­ra­de­ro a la Unión Eu­ro­pea, sin es­ca­las

Un fri­go­rí­fi­co bo­nae­ren­se fae­nó 400 ani­ma­les es­ta se­ma­na pa­ra ex­por­tar a la UE. La ha­cien­da se engordó en un feed­lot de Ba­ra­de­ro.

Clarin - Rural - - TAPA - Esteban Fuen­tes efuen­tes@cla­rin.com

Otra fir­ma en­vió 400 ca­be­zas pa­ra la Cuo­ta Feed­lot.

La ex­por­ta­ción de car­ne de feed­lot a la Unión Eu­ro­pea ya es una reali­dad en la ga­na­de­ría ar- gen­ti­na y re­pre­sen­ta una gran opor­tu­ni­dad pa­ra la ac­ti­vi­dad por­que el aran­cel en 17 cor­tes pre­mium es ce­ro, y el va­lor por to­ne­la­da as­cien­de a U$S 9.500. Por eso, el tra­ba­jo man­co­mu­na­do en­tre fri­go­rí­fi­cos y feed­lots re­sul­ta fun­da­men­tal.

Es­to se re­fle­jó es­ta se­ma­na, en la cual lue­go de un tra­ba­jo ar­duo en­tre el feed­lot Mae­ti Pe­cua­ria, que pre­si­de To­más Vi­llar y el fri­go­rí­fi­co ArreBeef, de Hu­go Bo­rrell, fae­na­ron 400 ani­ma­les de su pro­pia pro­duc­ción que se­rán en­via­dos a la UE.

El fri­go­rí­fi­co no cuen­ta con un en­gor­de a co­rral pro­pio, sino que uti­li­zó las ins­ta­la­cio­nes del feed­lot que es­tá ubi­ca­do en Ba­ra­de­ro, Bue­nos Ai­res, que hi­zo de “ho­te­le­ría”.

“Es un ne­go­cio en el que to­da la in­dus­tria fri­go­rí­fi­ca y feed­lo­te­ra apues­ta a crear un ni­cho co­mer­cial con gran fu­tu­ro pa­ra la ga­na­de­ría ar­gen­ti­na”, des­ta­có Vi­llar a Cla­rín Ru­ral, quien reali­zó el mi­nu­cio­so ma­ne­jo de la ha­cien­da pa­ra que se cum­plan to­dos los re­qui­si­tos que exi­ge la cuo­ta.

En es­te ca­so, en el feed­lot, que co­men­zó a fun­cio­nar en 1994, se uti­li­zó un ga­na­do mes­ti­zo, que fue en­ce­rra­da con pe­sos bas­tan­te li­mi­ta­dos: en to­tal fue­ron 250 no­vi­llos con un pe­so de 248 ki­los y 150 va­qui­llo­nas, de 212 ki­los.

“La ha­cien­da era to­da dien­te de le­che pa­ra cum­plir con los re­qui­si­tos de edad de la re­so­lu­ción 481”, ex­pli­có Vi­llar, quien agre­gó que su feed­lot cuen­ta con una ca­pa­ci­dad pa­ra 5.000 ca­be­zas y ac­tual­men­te el ni­vel de ocu­pa­ción es del 78% (hay en­ce­rra­dos 3.900 ani­ma­les).

Así, des­pués de 115 días de ra­ción de al­ta ener­gía (más 12 días de adap­ta­ción) los no­vi­llos sa­lie­ron con un ki­la­je de 423 ki­los, lo que sig­ni­fi­ca una ga­nan­cia dia­ria de pe­so de 1.521 ki­los por ani­mal mien­tras que las va­qui­llo­nas sa­lie­ron con 351 ki­los lo que da un en­gor­de de 1.208 ki­los por día por ani­mal.

“Es muy im­por­tan­te au­men­tar el pe­so du­ran­te el en­cie­rre, que se­gún nues­tro cri­te­rio, de­be­ría no ser me­nor a 280 a 290 ki­los los ma­chos y no me­nor de 250 ki­los las hem­bras”, re­fle­xio­nó.

En es­te sen­ti­do, la pla­ni­fi­ca­ción del rit­mo de en­gor­de, es­pe­ci­fi­có el ti­tu­lar de Mae­ti Pe­cua­ria, fue he­cha te­nien­do en cuen­ta pa­ra no pa­sar de gra­sa los cor­tes, tan­to los que eran des­ti­na­dos a la ex­por­ta­ción como los que van al con­su­mo in­terno.

Por eso, de co­mún acuer­do en­tre el pro­pie­ta­rio de la ha­cien­da, el fri­go­rí­fi­co ArreBeef, y el nu­tri­cio­nis­ta de Mae­ti Pe­cua­ria Ri­car­do Vi­llar, pa­dre de To­más, si­guie­ron es­te ca­mino.

Asi­mis­mo, una de las for­ta­le­zas del es­ta­ble­ci­mien­to es que se pro­vee del ali­men­to de su pro­pia pro­duc­ción ya que siem­bra pa­ra trans­for­mar esos gra­nos en car­ne: tra­ba­jan 150 hec­tá­reas pro­pias y al­qui­lan otras 300 hec­tá­reas pa­ra ob­te­ner so­bre to­do de maíz y fi­bras. Lue­go, las pro­teí­nas son com­pra­das a un ter­ce­ro.

Así, vien­do es­ta opor­tu­ni­dad, Vi­llar ase­gu­ró que “el tra­ba­jo co­do a co­do en­tre la ca­de­na lle­va es­tos re­sul­ta­dos exi­to­sos, por eso es­ta­mos con­ven­ci­dos de se­guir por ese ca­mino”. t

De Ba­ra­de­ro a la Unión Eu­ro­pea. To­más Vi­llar, fren­te a un co­rral que se le dio a los ani­ma­les de ArreBeef que iban a ser

ex­por­ta­dos. Lue­go, fue­ron lle­va­dos ha­cia el fri­go­rí­fi­co que fae­nó su pro­pia ha­cien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.