De pun­ta a pun­ta

Pa­ra la fir­ma JKI, en el sur san­ta­fe­sino, el ma­ne­jo téc­ni­co es de­ci­si­vo pa­ra lo­grar ren­di­mien­tos de al­to po­ten­cial. Tam­bién apues­tan por la tec­no­lo­gía y la in­te­gra­ción pa­ra desa­rro­llar­se en dis­tin­tos pun­tos de la ca­de­na agroin­dus­trial.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Martínez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Pa­ra la fir­ma JKI, en el sur san­ta­fe­sino, el ma­ne­jo de los pro­ce­sos téc­ni­cos es de­ci­si­vo pa­ra lo­grar ren­di­mien­tos de al­to po­ten­cial. Tam­bién apues­tan por la tec­no­lo­gía y la in­te­gra­ción pa­ra desa­rro­llar­se en dis­tin­tos pun­tos de la ca­de­na agroin­dus­trial.

Nor­mal­men­te, se es­cu­cha en el cam­po que en los años com­pli­ca­dos, en los que el cli­ma aprie­ta, a los que vie­nen ha­cien­do bien las co­sas les va me­jor, por­que los en­cuen­tra “me­jor per­tre­cha­dos”, por así de­cir­lo. Pe­ro tam­bién es ver­dad, que en los años que se pre­sen­tan “de li­bro” por llu­vias y ra­dia­ción, tam­bién aque­llos que vie­nen ro­tan­do, usan­do tec­no­lo­gías de pun­ta y tie­nen una es­tra­te­gia de lar­go pla­zo, la na­tu­ra­le­za los pre­mia.

Es el ca­so de la So­cie­dad Ja­kas, Ko­kic, Ivan­cich (JKI), que apun­ta año tras año al me­jor pa­que­te de in­su­mos y le po­ne in­te­li­gen­cia pa­ra ob­te­ner más ki­los por hec­tá­rea de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble.

“Los pro­duc­to­res han de­mos­tra­do es­ta cam­pa­ña que la pro­duc­ción no tie­ne te­cho y ren­di­mien­tos que has­ta ha­ce unos años se ima­gi­na­ban só­lo en los pa­pe­les fue­ron pul­ve­ri­za­dos en el cam­po”, dis­pa­ró el ge­ren­te ge­ne­ral de JKI, Aní­bal Ivan­cich (h) en diá­lo­go con Cla­rín

Ru­ral.

Es cier­to que las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas en el sur de San­ta Fe fue- ron ca­si idea­les pa­ra los cul­ti­vos es­ti­va­les y eso ca­ta­pul­tó los al­tos ren­di­mien­tos que men­cio­na Ivan­cich. No obs­tan­te, la ca­rre­ra por los al­tos rin­des al­gu­nos la com­pa­ran como una subida al Acon­ca­gua.

“Po­dés es­tar pre­pa­ra­do fí­si­ca­men­te, ha­ber he­cho to­dos los pa­sos co­rrec­tos pe­ro el cli­ma o el fí­si­co no te acom­pa­ñan y te vol­vés sin ha­ber he­cho cum­bre”, di­cen. En agri­cul­tu­ra es si­mi­lar, no hay una fór­mu­la que ase­gu­re los al­tos ren­di­mien­tos, sin em­bar­go, es ver­dad que si se ha­cen to­dos los de­be­res la ci­ma pa­re­cie­ra que­dar más cer­ca.

Pa­ra el ase­sor téc­ni­co de JKI, Gas­tón Huar­te, te­nien­do en cuen­ta que los cul­ti­vos es­ti­va­les con­su­men al­re­de­dor de 600 mi­lí­me­tros y es una zo­na de unos 1.000 mi­lí­me­tros anua­les pro­me­dio, el do­ble cul­ti­vo o in­clu­so in­cluir uno de co­ber­tu­ra es clave pa­ra apro­ve­char esa agua que de lo con­tra­rio se la con­su­men las ma­le­zas o afec­tan lo­tes con na­pa freá­ti­ca cer­ca­na.

“Es­ta es­tra­te­gia tam­bién co­la­bo­ra con el ma­ne­jo de ma­le­zas re­sis­ten­tes”, re­don­deó Huar­te.

Has­ta el ad­ve­ni­mien­to de los hí­bri­dos Bt que per­mi­tie­ron in­cluir el maíz como fe­cha de se­gun­da o tar­día en las ro­ta­cio­nes, se ha­cían cua­tro cul­ti­vos en tres años: tri­go/so­ja de se­gun­da-maíz-so­ja. “El Bt nos per­mi­tió in­ten­si­fi­car in­cor­po­ran­do maíz so­bre ar­ve­ja, tri­go o ce­ba­da con un mo­de­lo que per­mi­te au­men­tar la co­ber­tu­ra y la pre­sen­cia de gra­mí­neas”, con­tó Huar­te.

En lo que res­pec­ta a la tec­no­lo­gía en so­ja, es en la ma­yor par­te del área se siem­bran gru­pos IV in­ter­me­dios. Y, de­pen­dien­do del am­bien­te, se va co­rrien­do ha­cia gru­pos III lar­gos en los lo­tes de al­ta pro­duc­ti­vi­dad bien ro­ta­dos, y gru­pos V en los am­bien­tes de me­nor ap­ti­tud agrí­co­la. La cam­pa­ña pa­sa­da la so­ja ob­tu­vo una me­dia de 49 quin­ta­les por hec­tá­rea (qq/ha), lo que es, un “ren­di­mien­to su­per­la­ti­vo”, se­gún Huar­te.

La cam­pa­ña 2014/15, la so­ja de se­gun­da so­bre ar­ve­ja rin­dió 5.459 kg/ha mien­tras que la so­ja de se­gun­da so­bre an­te­ce­sor tri­go tu­vo 4.810 kg/ha, lo que arro­ja 649 kg/ ha (13,49 %) a fa­vor del an­te­ce­sor ar­ve­ja.

En cuan­to al maíz, la úl­ti­ma cam­pa­ña JKI co­se­chó en un lo­te un maíz de 190 quin­ta­les por hec­tá­rea (qq/ha) en una zo­na en la que el pro­me­dio fue de 105 quin­ta­les. “Es­to es el re­sul­ta­do de un año per-

fec­to des­de lo cli­má­ti­co, pe­ro tam­bién de una con­duc­ta agro­nó­mi­ca que co­men­zó en 2009/10”, con­tó Huar­te. Ade­más del ma­ne­jo nu­tri­cio­nal con­ven­cio­nal de fós­fo­ro y ni­tró­geno, han ido in­cor­po­ran­do 160 a 180 ki­los de una mez­cla 2x1 de sul­fa­to de cal­cio y mag­ne­sio a ca­ba­llo de una ro­ta­ción in­ten­si­fi­ca­da que tu­vo so­ja-tri­go/maíz de se­gun­da-so­ja-ce­ba­da/maíz de se­gun­da-so­ja y fi­nal­men­te el maíz de los 190 quin­ta­les.

Pa­ra Huar­te, lo que mues­tra es­to, al igual que en el ca­so del plus de re­sul­ta­do de la so­ja so­bre ar­ve­ja, es que “cuan­do la can­cha es­tá pre­pa­ra­da hay ma­te­ria­les que pue­den al­can­zar esos al­tos ren­di­mien­tos”.

Con to­do, y des­pi­dién­do­se de una cam­pa­ña iné­di­ta pa­ra so­ja y maíz por los ki­los lo­gra­dos pe­ro tam­bién con ren­di­mien­tos de in­di­fe­ren­cia ele­va­dí­si­mos, al pla­ni­fi­car la cam­pa­ña 2015/16 Huar­te es ca­te­gó­ri­co: “Las pers­pec­ti­vas son ho­rri­bles y hoy no hay un man­go”. En­ton­ces, “se arran­ca sin pla­ta y sin ex­pec­ta­ti­vas, ba­ja­rá la in­ver­sión, un com­bo que in­vi­ta a pro­fun­di­zar la so­ji­za­ción”.

Se­gún los nú­me­ros de JKI, es­ta cam­pa­ña, pa­ra ha­cer tri­go el cos­to de in­di­fe­ren­cia se ubi­ca en­tre los 35 a 40 qq/ha y 18 y 24 qq/ha pa­ra so­ja, en am­bos ca­sos sin impu­tar­le al­qui­ler. “Pa­ra maíz, ni me ani­mé a sa­car los nú­me­ros”, re­co­no­ció Huar­te.

Como la ma­yo­ría de sus co­le­gas, Huar­te con­si­de­ró que la va­ria­ble de ajus­te, más allá de ne­go­ciar lo me­jor po­si­ble los in­su­mos, es­tá en los al­qui­le­res, por­que las ro­ta­cio­nes ya vie­nen ajus­tán­do­se al igual que las fer­ti­li­za­cio­nes. “La ba­ta­lla se­rá du­ra”, re­co­no­ció. Por­que, en­ci­ma, hoy ni si­quie­ra se pue­de pen­sar en ha­cer una so­ja muy ba­ra­ta, por­que “don­de le es­ca­ti­más en her­bi­ci­das

La ro­ta­ción de cul­ti­vos co­la­bo­ra en el ma­ne­jo de ma­le­zas di­fí­ci­les

sos bo­le­ta con la com­pe­ten­cia de ma­le­zas, que en ca­sos ex­tre­mos han re­cor­ta­do has­ta 50% del ren­di­mien­to”.

Lo mis­mo le pa­sa a Ivan­cich cuan­do vis­lum­bra el fu­tu­ro del agro y de su em­pre­sa: “La reali­dad nos em­pu­ja a idear es­tra­te­gias pro­duc­ti­vas de cor­to pla­zo. En­ton­ces en lu­gar de pla­ni­fi­car a cin­co años pa­sa­mos a pen­sar por ci­clo pro­duc­ti­vo. No obs­tan­te, como lo de­mos­tra­mos con nues­tas in­ver­sio­nes y plan­teo de ro­ta­cio­nes, siem­pre buscamos man­te­ner el me­diano pla­zo, por­que es la úni­ca es­tra­te­gia que nos per­mi­ti­rá que nues­tros hi­jos, el día de ma­ña­na se in­tere­sen tam­bién por el cam­po y quie­ran se­guir con la em­pre­sa. Así nos lo trans­mi­tió nues­tro pa­dre y es lo que buscamos ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción des­de don Her­me­ne­gil­do Ivan­cich”.

La ca­de­na. A la izq., Aní­bal Ivan­chich (hi­jo), de JKI, con su ase­sor téc­ni­co Gas­tón Huar­te. Al fon­do, la plan­ta de si­los de la fir­ma.

La fa­mi­lia. A la izq., Jo­sé Ivan­cich, jun­to a su pa­dre Aní­bal.

Sa­tis­fac­ción. Con maíz, al­can­za­ron un rin­de ines­pe­ra­do.

A la izq., Aní­bal Ivan­cich (hi­jo), de JKI, jun­to con su ase­sor téc­ni­co, Gas­tón Huar­te.

Ar­ve­ja. Otra de las le­gu­mi­nio­sas es­tra­té­gi­cas de las ro­ta­cio­nes de la fir­ma JKI.

So­ja. El cul­ti­vo ce­rró una cam­pa­ña de al­tos ren­di­mien­tos en el sur de San­ta Fe.

Lo que vie­ne. La in­ten­ción de siem­bra de tri­go cae de­bi­do a sus al­tos cos­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.