En clave de bio­tec­no­lo­gía

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Sor­pre­si­va­men­te, el go­bierno anun­ció un De­cre­to de Neel ce­si­dad y Ur­gen­cia (DNU) con la in­ten­ción de di­ri­mir una cues­tión clave pa­ra el agro y, en con­se­cuen­cia, pa­ra la eco­no­mía na­cio­nal: la pro­pie­dad in­te­lec­tual en bio­tec­no­lo­gía. Una cues­tión que va mu­cho más allá de los in­tere­ses de una mul­ti­na­cio­nal (Mon­san­to) que es­tá en el ojo de la tor­men­ta por sus múl­ti­ples (y mu­chas ve­ces des­afor­tu­na­dos) in­ten­tos por co­brar re­ga­lías por el uso de sus se­mi­llas y even­tos trans­gé­ni­cos.

La bio­tec­no­lo­gía ha si­do la clave de la ace­le­ra­ción de la Se­gun­da Revolución de las Pam­pas.

La lle­ga­da de la so­ja RR en 1996 sim­pli­fi­có el cul­ti­vo, per­mi­tió avan- zar so­bre cam­pos inu­ti­li­za­dos pa­ra la agri­cul­tu­ra por el gra­món y el sor­go de Ale­po. Fa­ci­li­tó la siem­bra di­rec­ta, que per­mi­tió de­te­ner el pro­ce­so de de­gra­da­ción de los sue­los pro­vo­ca­da por el la­bo­reo in­ten­si­vo.

La pro­duc­ción de so­ja se cua­dru­pli­có en me­nos de vein­te años: pa­só de 15 a 60 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Un fes­tín en el que abre­va­ron to­dos, pro­duc­to­res, due­ños de cam­pos, la gen­te de los pue­blos. Y en par­ti­cu­lar el go­bierno K, que des­de ha­ce ocho años se que­da con uno de ca­da tres ca­mio­nes cuan­do lle­gan al puer­to.

Cual­quie­ra ima­gi­na­ría que las com­pa­ñías de se­mi­llas, em­pe­zan­do por Mon­san­to, “la hi­cie­ron con pa­la” en es­te ci­clo.

Pe­ro en el agro to­dos sa­ben que en­tre el “uso pro­pio” y la “bol­sa blan­ca”, el ne­go­cio de crear nue­vas se­mi­llas se fue de­te­rio­ran­do. Si ya era di­fí­cil ob­te­ner nue­vas va­rie­da­des con las téc­ni­cas con­ven­cio­na­les de la ge­né­ti­ca clá­si­ca, mu­cho más com­pli­ca­do se hi­zo cuan­do lle­gó la ho­ra de la bio­lo­gía mo­le­cu­lar y la trans­gé­ne­sis.

La in­dus­tria se­mi­lle­ra, na­cio­nal, mul­ti­na­cio­nal, coope­ra­ti­va e in­clu­so es­ta­tal (va­rie­da­des del INTA) su­frió un se­ve­ro de­te­rio­ro.

El uso pro­pio se con­vir­tió en abu­so, y no por par­te de los pe­que­ños pro­duc­to­res, sino mu­chas ve­ces

Es­tá en jue­go el flu­jo tec­no­ló­gi­co, que es como de­cir el flu­jo de di­vi­sas

por gran­des or­ga­ni­za­cio­nes. Se agu­di­zó el fla­ge­lo de la bol­sa blan­ca don­de mu­chos con­ver­tían en se­mi­lla lo que com­pra­ban con des­tino de mo­lien­da.

To­das las al­qui­mias en­sa­ya­das por las em­pre­sas tu­vie­ron ma­gros re­sul­ta­dos. La más agre­si­va fue Mon­san­to, que se in­mo­ló en afán de in­tro­du­cir su even­to In­tac­ta, que to­do el mun­do re­co­no­ce como un avan­ce im­por­tan­te. El con­tro­ver­ti­do me­ca­nis­mo de pa­go de re­ga­lías al en­tre­gar la pro­duc­ción, una op­ción que to­mó el 30% de los pro­duc­to­res, se to­pó con la opo­si­ción de la di­ri­gen­cia. El 70% adop­tó In­tac­ta pa­gan­do la tec­no­lo­gía al com­prar la se­mi­lla.

El DNU anun­cia­do por el pro­pio Je­fe de Ga­bi­ne­te, Aní­bal Fernández, a quien acom­pa­ña­ron el Mi­nis­tro y el se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra, más el de­le­ga­do per­so­nal de CFK en el Mi­nis­te­rio, Javier Ro­drí­guez, no co­no­ció to­da­vía la luz.

Pe­ro el co­mu­ni­ca­do ofi­cial del Mi­nA­gro tie­ne el va­lor de reivin­di­car la im­por­tan­cia del re­co­no­ci­mien­to de la pro­pie­dad in­te­lec­tual. Men­cio­na los pro­ble­mas que oca­sio­nan a la in­dus­tria de se­mi­llas la bol­sa blan­ca y el uso pro­pio.

El pro­pio Aní­bal Fernández le di­jo a las en­ti­da­des de los pro­duc­to­res, pre­sen­tes en el en­cuen­tro en el que se anun­ció la ini­cia­ti­va, que ten­drían que “to­mar­se la so­pa”, lo que en crio­llo sig­ni­fi­ca­ba que el sis­te­ma pro­pues­to iba a im­pul­sar el pa­go de la tec­no­lo­gía.

La pri­me­ra pre­gun­ta que con­vie­ne ha­cer­se es que, tra­tán­do­se de al­go tan tras­cen­den­te, por qué in­ten­tar re­sol­ver­lo con un DNU en lu­gar de en­viar al Con­gre­so un pro­yec­to de ley.

So­bre to­do, cuan­do al go­bierno K le que­dan ape­nas cua­tro me­ses de vida, du­ran­te la cual di­fí­cil­men­te se lo­gren im­ple­men­tar los aún ig­no­tos me­ca­nis­mos que se pro­pon­drían.

La ca­de­na es­tá en ten­sión por es­te te­ma, pe­ro no se lo pue­de re­sol­ver en­tre ga­llos y me­dia­no­che. Lo que es­tá en jue­go es el flu­jo tec­no­ló­gi­co, que es como de­cir el flu­jo de di­vi­sas.

La com­pe­ti­ti­vi­dad ger­mi­na con la se­mi­lla. Con­vie­ne re­cor­dar que el pro­ble­ma del ca­pi­ta­lis­mo no es el ca­pi­tal, sino la pro­pie­dad. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.