De la FIFA a la ca­de­na so­je­ra

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La co­rrup­ción en la Fifa ocu­pó las pri­me­ras pla­nas du­ran­te te to­da la se­ma­na. Los por­ta­do­res de esas ca­ru­chas que se vi­ra­li­za­ron en las re­des so­cia­les ha­bían em­bol­sa­do cien mi­llo­nes de dó­la­res en coimas en los úl­ti­mos vein­te años.

El im­pac­to me­diá­ti­co fue fe­no­me­nal. Tan­to que en la Ar­gen­ti­na pa­só des­aper­ci­bi­do que esa ci­fra es lo que el país ha per­di­do en es­ta se­ma­na por el con­flic­to en la in­dus­tria acei­te­ra.

Con el agra­van­te de que, aun cuan­do aho­ra pa­re­ce en­ca­rri­lar­se, ya na­da se­rá igual pa­ra la agroin­dus­tria que se ha­bía con­ver­ti­do en la más com­pe­ti­ti­va del pla­ne­ta. He­mos vuel­to vein­te años pa­ra atrás.

A fi­nes de los años 80, los puer- ar­gen­ti­nos eran con­si­de­ra­dos “su­cios”, en ma­nos de un Es­ta­do in­efi­cien­te, pla­ga­dos de re­gu­la­cio­nes, que con­lle­van siem­pre pa­gos irre­gu­la­res, acuer­dos ba­jo cuer­da, pa­to­tas sin­di­ca­les y otras ca­la­mi­da­des. La des­re­gu­la­ción y pri­va­ti­za­ción por­tua­ria ge­ne­ra­ron la po­si­bi­li­dad de ir lim­pian­do la es­co­ria.

Lle­ga­ron las in­ver­sio­nes en mue­lles y fá­bri­cas a la ve­ra del Pa­ra­ná. Con apor­te y ges­tión pri­va­da, se con­cre­tó el lar­ga­men­te pos­ter­ga­do dra­ga­do de la hi­dro­vía, lle­van­do el ca­la­do pri­me­ro a 23 pies, y lue­go a 36. Los bar­cos de gran por­te pu­die­ron acer­car­se a don­de es­ta­ba la car­ga, el in­ter­land de Ro­sa­rio.

Allí cre­ció, de la no­che a la ma­ña­na, la in­dus­tria de crus­hing de so­ja más mo­der­na y de ma­yor es­ca­la del mun­do.

La Ar­gen­ti­na se acer­có al mun­do. El cos­to del flete ma­rí­ti­mo ba­jó sus­tan­cial­men­te, lo que se re­fle­jó en la dis­mi­nu­ción de la bre­cha de pre­cios en­tre la so­ja nor­te­ame­ri­ca­na y la pam­pea­na. Ga­na­mos to­dos, in­clu­yen­do al Es­ta­do, que se que­da con uno de ca­da tres bar­cos car­ga­dos de so­ja o sus pro­duc­tos de trans­for­ma­ción: ha­ri­na, acei­te, bio­die­sel, le­ci­ti­na, gli­ce­ri­na.

De un plu­ma­zo, par­te de esa com­pe­ti­ti­vi­dad se per­dió. No es lo que cos­tó en mul­tas es­ta se­ma­na, con ca­si 200 bar­cos en es­pe­ra a ra-

La suba de las re­ten­cio­nes al bio­dié­sel es un gol­pe en su lí­nea de flo­ta­ción

zón de 80.000 dó­la­res por día, más el cos­to del al­qui­ler.

Lo más gra­ve, y di­fí­cil de cuan­ti­fi­car, es lo que va a cos­tar de aquí en ade­lan­te, por­que los ar­ma­do­res van a car­gar un fee de ries­go pa­ra pre­ve­nir­se de es­te ti­po de con­flic­tos.

So­bre to­do, por­que ad­qui­rió ca- de su­ma vio­len­cia, con mues­tras de sal­va­jis­mo iné­di­tas, como el in­cen­dio de la em­ble­má­ti­ca plan­ta de Drey­fus en Ge­ne­ral La­gos.

Hu­bo co­na­tos de agre­sión y ame­na­zas pe­li­gro­sas en­tre pa­to­tas sin­di­ca­les y ca­mio­ne­ros de­ses­pe­ra­dos por la pér­di­da de via­jes en ple­na co­se­cha.

En­tre otras con­se­cuen­cias, se com­pli­có to­da la ca­de­na de pa­gos, Mu­chos pro­duc­to­res que te­nían que en­tre­gar pa­ra co­brar, y cu­brir che­ques di­fe­ri­dos, es­tán en ro­jo. Los pi­que­tes no so­lo im­pi­die­ron la lle­ga­da de so­ja, maíz o sor­go a los puer­tos.

Tam­bién im­pi­die­ron que sa­lie­ran los car­ga­men­tos de fer­ti­li­zan­tes, que lle­gan a las mis­mas plan­tas.

Un en­re­do fe­no­me­nal, que ame­na­za el abas­te­ci­mien­to de acei­te pa­ra el mer­ca­do in­terno y el flu­jo de di­vi­sas.

Es­ta­mos ha­blan­do del prin­ci­pal com­ple­jo ex­por­ta­dor del país, con em­bar­ques por 25.000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les.

Pe­ro no es la úni­ca tri­bu­la­ción del com­ple­jo so­ja.

El otro dis­la­te vie­ne de otro vo­lan­ta­zo de la con­duc­ción ofi­cial, que de­ci­dió su­bir los de­re­chos de ex­por­ta­ción del bio­die­sel.

Es­te bio­com­bus­ti­ble se ela­bo­ra a par­tir del acei­te de so­ja, un pro­duc­to don­de Ar­gen­ti­na es for­ma­do­ra de pre­cios a ni­vel mun­dial por ser el ma­yor ex­por­ta­dor.

El bio­die­sel per­mi­tía re­ti­rar una par­te im­por­tan­te de acei­te del mer­ca­do, con im­pac­to po­si­ti­vo en el pre­cio de ex­por­ta­ción del acei­te. Pe­ro la ven­ta de bio­die­sel ve­nía com­pli­cán­do­se, y la in­dus­tria es­ta­ba re­cla­man­do me­di­das de apo­yo.

La de­ci­sión del go­bierno fue en la di­rec­ción opues­ta: un au­men­to sus­tan­cial de las re­ten­cio­nes, al­go así como un exo­cet en la lí­nea de flo­ta­ción del bio­die­sel, la eta­pa su­pe­rior de la so­ja. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.