Pro­teí­na pura

En un im­por­tan­te con­gre­so en EE.UU., re­fe­ren­tes mun­dia­les ana­li­za­ron la im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca que tie­ne, pa­ra el fu­tu­ro hu­ma­ni­dad, la trans­for­ma­ción de los gra­nos en de ali­men­tos pro­tei­cos, como dis­tin­tos ti­pos de car­ne, pe­ces y hue­vos. Mu­chos ar­gen­tino

Clarin - Rural - - TAPA - Ser­gio Per­so­glia sper­so­glia@cla­rin.com

El mun­do bus­ca pro­teí­nas. Y la Ar­gen­ti­na pue­de apor­tar­las, en múl­ti­ples for­mas, en can­ti­dad y ca­li­dad. Es más, es y pue­de ser aún más, uno de los prin­ci­pa­les abas­te­ce­do­res mun­dia­les. Por eso, va­lió la pe­na es­cu­char aquí, en es­ta bella ciu­dad del es­ta­do de Ken­tucky, la vi­sión de al­gu­nos lí­de­res de opi­nión mun­dia­les so­bre es­te te­ma, y qué es­tán ha­cien­do va­rias em­pre­sas ar­gen­ti­nas pa­ra tra­ba­jar en esa lí­nea.

Co­lin Po­well es uno de los lí­de­res más ad­mi­ra­dos de EE.UU. en los úl­ti­mos 25 años. Es­tu­vo al fren­te de las tro­pas de su país en la Gue­rra del Gol­fo, en 1992, du­ran­te el go­bierno de Geor­ge Bush pa­dre, y lue­go fue se­cre­ta­rio de Es­ta­do du­ran­te el de su hi­jo, a quién acom­pa­ñó en los du­ros días de los ata­ques a la To­rres Ge­me­las, en Nue­va York, en 2001.

Con su vi­sión glo­bal, fue uno de los pro­ta­go­nis­tas del con­gre­so anual que or­ga­ni­za la em­pre­sa de nu­tri­ción All­tech aquí, don­de tie­ne su ca­sa cen­tral (cuen­ta tam­bién con una plan­ta en Pi­lar, Bue­nos Ai­res).

Po­well di­ce que la pro­vi­sión de pro­teí­nas pa­ra ali­men­tar al mun­do en los pró­xi­mos años de­be­rá ha­cer­se en un con­tex­to com­pli­ca­do, con pro­ble­mas po­lí­ti­cos gra­ves y fuer­tes dispu­tas en va­rias re­gio­nes, in­clu­so por re­cur­sos na­tu­ra­les como el agua. “El mun­do es­tá cam­bian­do mu­cho y rá­pi­do, como lo de­mues­tra no só­lo China, sino tam­bién Amé­ri­ca La­ti­na y Afri­ca”, sos­tu­vo.

En ese con­tex­to, la de­man­da es cre­cien­te no só­lo por au­tos o ce­lu­la­res, sino tam­bién por co­mi­da. Y en ese mar­co de­be en­ten­der­se, sos­tu­vo, que China com­pre tie­rras y ne­go­cios vin­cu­la­dos a los ali­men­tos en Amé­ri­ca La­ti­na y Afri­ca (en Ar­gen­ti­na hay va­rios ca­sos, con Ni­de­ra como uno de los más gran­des y re­so­nan­tes de los úl­ti­mos tiem­pos).

Es­te hom­bre, que se crío en una es­qui­na de Har­lem, en Nue­va York, re­co­no­ció que sa­be po­co y na­da del agro, pe­ro sin em­bar­go di­jo ad­mi­rar los avan­ces en la in­dus­tria agrí­co­la. Y, en de­fi­ni­ti­va, ter­mi­nó ha­blan­do de la pro­duc­ción de pro­teí­nas, un te­ma que mue­ve hoy las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas de las gran­des po­ten­cias glo­ba­les.

Es­tá cla­ro que se es­tán re­gis­tran­do cam­bios fuer­tes en las die­tas en la po­bla­ción mun­dial. Y no so­lo en China, con su cre­cien­te cla­se me­dia. Hay ma­yor de­man­da de pro­teí­nas ani­ma­les, con for­ma de car­ne y le­che, como más co­no­ce­mos en la Ar­gen­ti­na, pe­ro tam­bién en acui­cul­tu­ra, al­go de lo cual los chi­nos co­no­cen mu­cho, por­que tie­nen la pro­duc­ción más gran­de del mun­do. Es­to po­dría so­nar le­jano pa­ra mu­chos ar­gen­ti­nos vin­cu­la­dos al cam­po, pe­ro no lo es tan­to. O na­da. Vea­mos.

Por ejem­plo, na­da me­nos que Mo­li­nos es­tá ana­li­zan­do cons­truir una plan­ta de pro­teí­na con­cen­tra­da de so­ja, un pro­duc­to que es­tá re­sul­tan­do de gran uti­li­dad en la acui­cul­tu­ra, so­bre to­do la que se rea­li­za a gran es­ca­la en paí­ses como Chile o No­rue­ga, otros de los lí­de­res mun­dia­les en la ac­ti­vi­dad en es­tos días.

Hoy, no hay plan­tas en la Ar­gen­ti­na que ela­bo­ren es­te pro­duc­to. Sí hay 4 en Bra­sil, que tie­nen jus­ta­men­te como clien­tes a chi­le­nos y no­rue­gos. Pe­ro es­tá cla­ro que la so­ja ar­gen­ti­na, con­ver­ti­da en ali­men­to pa­ra pe­ces, se­ría más com­pe­ti­ti­va en Chile que la bra­si­le­ra.

La in­ver­sión que Mo­li­nos de­fi­ni­ría en los pró­xi­mos me­ses po­dría ron­dar los 50 mi­llo­nes de dó­la­res y se ha­ría en la plan­ta que la em­pre­sa tie­ne en San Lorenzo, cer­ca de Ro­sa­rio, don­de ya pro­du­ce acei­te de so­ja, ha­ri­na de so­ja y bio­die­sel, in­di­có a

Cla­rín Ru­ral Oscar Ven­tri­ci, uno de los lí­de­res del pro­yec­to que es­tá desa­rro­llan­do la com­pa­ñía, quien lle­gó has­ta Le­xing­ton pa­ra par­ti­ci­par del sim­po­sio.

La pro­teí­na con­cen­tra­da de so­ja

pue­de for­mar par­te de las die­tas ba­lan­cea­das de los pe­ces y ba­jar a mi­tad el cos­to del pro­duc­to que aho­ra se uti­li­za en su lu­gar, a la vez que me­jo­ra­ría el mar­gen de ga­nan­cia de los in­dus­tria­li­za­do­ras de so­ja, ya que agre­ga­rían un gra­do más de pro­ce­sa­mien­to (agre­ga­do de va­lor) en la ca­de­na, en es­te ca­so a par­tir de ha­ri­na de so­ja. En es­to, es­tá cla­ro, hay un dato más que re­ve­la cuán­to se vin­cu­la la pro­teí­na ve­ge­tal con la pro­teí­na ani­mal. Y cuán­to se vin­cu­la la Ar­gen­ti­na con el mun­do y sus ne­ce­si­da­des pre­sen­tes y fu­tu­ras.

Jor­ge Arias, di­rec­tor mun­dial de acui­cul­tu­ra de All­tech, es uno de los que es­tá co­la­bo­ran­do en pen­sar el pro­yec­to de la pro­teí­na con­cen­tra­da de so­ja. Se tra­ta de uno de los ma­yo­res es­pe­cia­lis­tas mun­dia­les en su ac­ti­vi­dad. Es un in­ge­nie­ro agró­no­mo de Ra­fae­la, for­ma­do en el INTA, que ha­ce 30 años emi­gró a Es­ta­dos Uni­dos y des­de ha­ce 22 tra­ba­ja en la com­pa­ñía an­fi­trio­na.

Arias re­co­rre to­do el mun­do vien­do y ase­so­ran­do es­tas pro­duc­cio­nes. Aquí, en el even­to de Le­xing­ton, con­tó an­te una au­dien­cia com­pues­ta por in­tere­sa­dos de más de 30 paí­ses, la ex­pe­rien­cia de Ecua­dor, un país en el cual los lan­gos­ti­nos, a par­tir del desa­rro­llo de la acui­cul­tu­ra, re­em­pla­za­ron a sus tra­di­cio­na­les ba­na­nas en el ran­king de los prin­ci­pa­les pro­duc­tos de ex­por­ta­ción.

Otro que lle­gó has­ta aquí, con la in­no­va­ción en la men­te, es Her­nán Sch­nei­der, del Gru­po CEM, que des­de su ba­se en Hum­bolt, en el cen­tro de San­ta Fe, desa­rro­lla múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das a la pro­duc­ción de pro­teí­nas, en­tre ellas la de hue­vos, a la que es­tá trans­for­man­do con nuevos desa­rro­llos. El hom­bre se en­tu­sias­ma y di­ce que, a pe­sar de to­do, en es­te te­ma de las pro­teí­nas “la Ar­gen­ti­na tie­ne opor­tu­ni­da­des inima­gi­na­bles”. Y cuen­ta.

Es­tán pro­du­cien­do una lí­nea de hue­vos en­ri­que­ci­da con vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, co­sa que lo­gran ajus­tan­do las die­tas de las ga­lli­nas. Se tra­ta de un hue­vo for­ti­fi­ca­do, que por ese mo­ti­vo lla­ma­ron “Lazy Town”, re­cor­dan­do a un muy fa­mo­so di­bu­ji­to ani­ma­do en­tre los ni­ños, cu­yo su­per­hé­roe es el atlé­ti­co Spor­ta­cus, que siem­pre es­tá de­mos­tran­do sus des­tre­zas fí­si­cas y ha­blan­do a fa­vor de una alimentación sa­lu­da­ble.

Se tra­ta de lo que lla­man “pro­duc­tos fun­cio­na­les”, den­tro de los cua­les tam­bién tra­ba­jan en otra lí­nea de hue­vos en­ri­que­ci­dos con omega 3 y se­le­nio. El se­le­nio, por ejem­plo, es im­por­tan­te pa­ra la ac­ción an­ti­oxi­dan­te del or­ga­nis­mo y po­dría ayu­dar en la pre­ven­ción del cán­cer, ex­pli­ca Sch­nei­der.

La efi­cien­cia en la trans­for­ma­ción de pro­teí­na ve­ge­tal en ani­mal, y el en­ri­que­ci­mien­to de la pro­teí­na ani­mal pa­ra cum­plir fun­cio­nes adi­cio­na­les a las de la alimentación son sin du­das, ten­den­cias que cre­cen. Y no só­lo por la ne­ce­si­dad de te­ner ca­da vez una pro­duc­ti­vi­dad más al­ta pa­ra se­guir sien­do com­pe­ti­ti­vos, sino por im­pe­rio­sos lí­mi­tes que tie­nen que ver con la sus­ten­ta­bi­li­dad.

Aquí, en el con­gre­so de All­tech, los ar­gen­ti­nos se cru­za­ron tam­bién con Dan Glick­man, ex se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra de EE.UU., quien re­cor­dó que el 70% del agua dul­ce del mun­do se usa pa­ra pro­du­cir ali­men­tos, y que eso cons­ti­tui­rá un gran pro­ble­ma pa­ra la agroin­dus­tria en bre­ve, so­bre to­do por el cre­ci­mien­to de la ur­ba­ni­za­ción en el mun­do, que ge­ne­ra una al­ta de­man­da, y por la ex­pan­sión tam­bién de otras in­dus­trias. “Es­to no es so­lo una cues­tión prác­ti­ca; es tam­bién mo­ral”, lan­zó Glick­man.

Por eso, di­jo que li­diar con los te­mas de la alimentación de la hu­ma­ni­dad se­rá li­diar con bue­na par­te de los pro­ble­mas de po­bre­za e ines­ta­bi­li­dad que afec­tan al mun­do hoy, en lo que coin­ci­dió con el ge­ne­ral Po­well, a quien acom­pa­ñó como miem­bro del Ga­bi­ne­te de Geor­ge Bush (h).

Pa­ra Glick­man, hay que ser más efi­cien­tes en el apro­ve­cha­mien­to de los ali­men­tos, desa­rro­llar for­mas pa­ra cui­dar­los me­jor y evi­tar pér­di­das, au­men­tan­do su efi­cien­cia. En eso tra­ba­jan los ar­gen­ti­nos que lle­ga­ron has­ta aquí, y mu­chos otros, si­len­cio­sa­men­te to­dos los días. Y, como que­dó cla­ro en Le­xing­ton, el mun­do, a pe­sar de to­do, es­tá lleno de opor­tu­ni­da­des pa­ra los que se de­ci­dan a apro­ve­char­las.

En el verde. De izq. a der., los ar­gen­ti­nos Ven­tri­ci, Da Silva, Cons­tan­tino, Sch­nei­der y Zon­co. Re­fe­ren­tes glo­ba­les ana­li­za­ron en Ken­tucky la im­por­ta­nia cen­tral que tie­ne pa­ra el mun­do la trans­for­ma­ción de gra­nos en ali­men­tos pro­tei­cos como car­ne, pe­ces y hue­vos. Mu­chos ar­gen­ti­nos par­ti­ci­pa­ron y cuen­tan qué es­tán ha­cien­do aquí en ese sen­ti­do.

Glick­man. El ex se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra de EE.UU., ad­vir­tió so­bre el uso del agua.

En el Me­dio Oes­te. A la iz­quier­da, cua­tro ar­gen­tin An­to­nio Da Silva (es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción

que fue­ron pro­ta­go­nis­tas en Le­xing­ton. De izq. a der., Carlos Zon­co (avi­cul­tu­ra, de Mar del Pla­ta), Daniel Cons­tan­tino (feed­lo­te­ro, de Cór­do­ba), Her­nán Sch­nei­der (en­tre otras co­sas pro­du­ce hue­vos de San­ta Fe) y

Bue­nos Ai­res). Al cen­tro, el ge­ne­ral Co­lin Po­well, lí­der de las tro­pas de EE.UU. en la Gue­rra del Gol­fo, abrió el even­to. A la de­re­cha, Oscar Ven­tri­ci, de Mo­li­nos, y Jor­ge Arias, ex­per­to en pis­ci­cul­tu­ra, de All­tech.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.