El em­pu­je de las ideas

En la zo­na nú­cleo tri­gue­ra, por los pro­ble­mas co­mer­cia­les del ce­real, un gru­po de pro­duc­to­res apues­ta fuer­te a los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra pa­ra com­ba­tir ma­le­zas e im­pul­sar rin­des en la grue­sa.

Clarin - Rural - - TAPA - BAL­CAR­CE. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@clarin.com

En la zo­na nú­cleo tri­gue­ra, el sud­es­te bo­nae­ren­se, por los pro­ble­mas del trigo, un gru­po de pro­duc­to­res apues­ta ca­da vez más fuer­te por los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra, pa­ra com­ba­tir las ma­le­zas e im­pul­sar los rin­des de la grue­sa en el ve­rano. Có­mo lo ha­cen.

El sur de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res es la ca­sa del trigo. Ju­gan­do con es­ta me­tá­fo­ra po­dría de­cir­se que al prin­ci­pal ce­real de in­vierno le han cam­bia­do la ce- rra­du­ra de la puer­ta en su pro­pio ho­gar. En es­te con­tex­to, los cul­ti­vos es­ti­va­les (so­ja, maíz y gi­ra­sol) fue­ron ocu­pan­do más es­pa­cios.

An­te es­te pa­no­ra­ma, pro­duc­to­res y ase­so­res es­tán usan­do la ima­gi­na­ción y po­nién­do­le on­da pa­ra re­sol­ver el en­tuer­to. Así, sur­gió la po­si­bi­li­dad de sem­brar cul­ti­vos de co­ber­tu­ra o puen­tes ver­des pa­ra com­ba­tir me­jor las ma­le­zas, co­la­bo­rar en la re­duc­ción de los ex­ce­sos de agua y apor­tar ma­te­ria or­gá­ni­ca du­ran­te el in­vierno.

“Hay que acla­rar que sem­brar cul­ti­vos de co­ber­tu­ra en vez de trigo o ce­ba­da en es­ta zo­na es un par­che, que se re­sol­ve­ría si tu­vié­se­mos un mercado trans­pa­ren­te y al­qui­le­res a lar­go pla­zo”, opi­nó An­drés Can­de­lo, el ase­sor de la Re­gio­nal Aa­pre­sid Juan Ma­nuel Fan­gio (ex Mar del Pla­ta).

Así, pa­ra com­pa­rar­lo con un bar­be­cho quí­mi­co, la cam­pa­ña pa­sa­da la re­gio­nal de­ci­dió sem­brar un en­sa­yo (el 18 de abril) con vi­cia, cen­teno y ave­na co­mo co­ber­tu­ras y dos fe­chas de que­ma­do (30 de sep­tiem­bre y 30 de oc­tu­bre) pa­ra lle­gar a la siem­bra de so­ja y maíz.

En di­ciem­bre pa­sa­do, mien­tras re­co­rría los lo­tes con los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra (CC) ya que­ma­dos y la so­ja y el maíz ape­nas aso­man­do, Can­de­lo mos­tra­ba una de las ven­ta­jas: “Es­to es im­por­tan­te pa­ra la es­truc­tu­ra del sue­lo, por­que don­de hi­ci­mos tra­ta­mien­to quí­mi­co, en lo­tes con pen­dien­te, el agua ba­rre to­do, de­te­rio­ran­do la es­truc­tu­ra, mien­tras que don­de hi­ci­mos la co­ber­tu­ra hay ma­yor ac­ti­vi­dad y el sue­lo es­tá más es­pon­jo­so”.

A co­se­cha, la so­ja tu­vo un plus de ren­di­mien­to co­mo su­ce­sor de los tres cul­ti­vos de co­ber­tu­ra res­pec­to de los ki­los so­bre bar­be­cho quí­mi­co. El te­cho fue­ron los 1.880 kg/ ha so­bre ave­na y el pi­so los 1.509 kg/ha en bar­be­cho quí­mi­co. Aún en una cam­pa­ña en la que la fal­ta de llu­vias pi­só los rin­des, los da­tos sir­ven. “Los pri­me­ros re­sul­ta­dos nos ani­man a pro­bar en lo­tes más gran­des, co­mo ocu­rri­rá con al­gu­nos pro­duc­to­res en es­ta cam­pa­ña”, con­tó Can­de­lo, tam­bién ase­sor del CREA Bal­car­ce y Fron­te­ra.

Uno de los que se ani­mó a pro­bar la re­ce­ta es Ni­co­lás Bron­zo­vich, que jun­to a su her­mano Vla­dan y su pa­dre Bu­di­mir tra­ba­jan un plan­teo mix­to con al­re­de­dor de 1.000 hec­tá­reas agrí­co­las en Lo­be­ría y Azul. Co­mo otros en la zo­na, lle­ga­ron a te­ner el 50% del área to­tal agrí­co­la con cul­ti­vos de fi­na y un 80% de esa su­per­fi­cie in­ver­nal era de trigo. “Hoy, cuan­do el trigo se ven­de ca­si co­mo una es­pe­cia­li­dad, so­lo sem­bra­mos un 30% de la su­per­fi­cie con cul­ti­vos in­ver­na­les y ca­si to­do es ce­ba­da”, ex­pli­có Bron­zo­vich.

El pro­duc­tor di­ce que con los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra, ade­más del con­trol de ma­le­zas, se lo­gra un me­jor ba­lan­ce de car­bono, me­nor

uso de her­bi­ci­das y se con­su­me el agua en el in­vierno que has­ta aho­ra so­bra­ba”.

Por to­do es­to, Bron­zo­vich sem­bró 36 hec­tá­reas de ave­na va­rie­dad Vio­le­ta IN­TA el 18 de fe­bre­ro de 2015 so­bre rastrojo de trigo. Fer­ti­li­zó a la siem­bra con 100 ki­los de fos­fa­to dia­mó­ni­co apos­tan­do a la re­si­dua­li­dad del fós­fo­ro pa­ra el cul­ti­vo de se­gun­da. Tu­vo so­lo un tra­ta­mien­to fi­to­sa­ni­ta­rio el 15 de fe­bre­ro pa­ra con­tro­lar trigo “gua­cho” y al­gu­nas ma­le­zas de ho­ja an­cha. En­tre el 20 de abril y el 10 de ma­yo fue pas­to­rea­do por 450 ca­be­zas y cal­cu­la que no ne­ce­si­ta­rá más tra­ta­mien­tos has­ta el cul­ti­vo de se­gun­da.

“Lo pró­xi­mo es me­dir y ajus­tar ni­tró­geno y de­jar que som­bree las ma­le­zas y con­su­ma el agua que sue­los so­me­ros no pue­den al­ma­ce­nar has­ta el mo­men­to de en­si­la­je a fi­nes de oc­tu­bre”, re­pa­só Bron­zo­vich.

Fer­nan­do Guar­dia­ni, ase­sor en la zo­na de Mar Chi­qui­ta y en la Cuen­ca del Sa­la­do, con­tó que ve­nían de una ro­ta­ción gi­ra­sol-so­ja que de­ja bar­be­chos in­ver­na­les muy lar­gos. “La ra­ma ne­gra es muy ma­la com­pe­ti­do­ra, por lo que si no ha­cés un cul­ti­vo in­ver­nal, la op­ción de una co­ber­tu­ra al­can­za pa­ra man­te­ner­la a ra­ya, pe­ro si al­qui­lás tar­de un cam­po, per­dis­te”, re­co­no­ció. Tam­bién se re­fi­rió al uso de los CC en plan­teos mix­tos. “Ha­ce años que ve­ni­mos ha­cien­do trigo de pas­to­reo, sem­bra­do es­ca­lo­na­da­men­te, y ave­na, de la cual se ob­tie­nen dos o tres ra­cio­nes”, di­jo.

Bron­zo­vich re­co­no­ció que hay otros pro­duc­to­res que tam­bién “es­tán ape­lan­do a la creatividad” pa­ra au­men­tar el por­cen­ta­je de gra­mí­neas in­ver­na­les. Y con­tó dos ca­sos: un cam­po en Ma­da­ria­ga que apro­ve­chó el trigo gua­cho que te­nía cuan­do lo al­qui­ló co­mo puen­te ver­de has­ta sem­brar el gi­ra­sol a fi­nes de oc­tu­bre, que rin­dió más de 30 qq/ha. Otro ca­so, en Ne­co­chea, don­de se sem­bró ave­na el 2 de ju­lio, se co­se­chó a co­mien­zos de di­ciem­bre y rin­dió 24 qq/ha. Lue­go se sem­bró un maíz que es­ti­man ren­di­rá 70 qq/ha, y una so­ja sem­bra­da el 1 de enero que rin­dió 21,5 qq/ha (acep­ta­ble pa­ra una cam­pa­ña ma­gra en llu­vias).

En cuan­to a los en­sa­yos que hi­cie­ron con la re­gio­nal Juan Ma­nuel Fan­gio, Can­de­lo re­co­no­ció que se ne­ce­si­ta ex­pe­ri­men­tar más pa­ra “to­mar­le la mano”. Por eso es­te año, ade­más de cen­teno y ave­na, sem­bra­ron rai­grás, ave­na con vi­cia y na­bo fo­rra­je­ro.

Al ana­li­zar la cam­pa­ña que es­tá co­men­zan­do ti­bia­men­te en el sud­es­te, Can­de­lo, Bron­zo­vich y Guar­dia­ni coin­ci­den en que va a ser muy di­fí­cil. “El año pa­sa­do los al­qui­le­res se ne­go­cia­ron en 11 quin­ta­les de so­ja por hec­tá­rea, pe­ro creo que es­te año van a ron­dar los 6 qq/ha”, ade­lan­tó Can­de­lo.

Pa­ra Guar­dia­ni, “hay mu­cho desáni­mo”. Ade­más, po­ne el ojo en otro te­ma: “Si bien es una zo­na tí­pi­ca de al­tos ren­di­mien­tos de trigo, cree­mos que sin ca­li­dad va a ser muy di­fí­cil ven­der. Por eso, es­ta­mos ana­li­zan­do op­tar por va­rie­da­des que pro­yec­ten más pro­teí­na y pe­so hec­to­lí­tri­co”, con­tó.

Tie­nen en men­te aque­llo de que las cri­sis ge­ne­ran opor­tu­ni­da­des. Con me­nos trigo en las ro­ta­cio­nes y ma­le­zas aga­za­pa­das, es un buen año pa­ra pro­bar con la es­tra­te­gia de los puen­tes ver­des. En de­fi­ni­ti­va, más allá de lo que le de­pa­re al trigo en el fu­tu­ro, se es­tá sen­tan­do una ba­se más sus­ten­ta­ble pa­ra el sue­lo en los lo­tes que va­yan a la grue­sa sin es­ca­las.

Bron­zo­vich afir­ma que son mu­chos los que es­tán “ape­lan­do a la creatividad”

Co­mo en el rugby. De izq. a der., el pro­duc­tor Bron­zo­vich y los ase­so­res Can­de­lo y Guar­dia­ni, en un lo­te de ave­na.

Con­ven­ci­do. Ni­co­lás Bron­zo­vich (izq.) sem­bró ave­na y di­ce que me­jo­ró el con­trol de ma­le­zas. A la de­re­cha, en un lo­te de rai­grás, con Can­de­lo (cen­tro) y Guar­dia­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.