“Lau­da­to si, mi Sig­no­re”

Clarin - Rural - - NEWS - Héc­tor Huer­go hhuer­go@clarin.com

“Seas, mi Se­ñor, por la her­ma­na nues­tra ma­dre tie­rra, la cual nos sus­ten­ta, y go­bier­na y pro­du­ce di­ver­sos fru­tos con co­lo­ri­das flo­res y hier­ba”.

Con es­ta con­mo­ve­do­ra ora­ción de San Fran­cis­co de Asís, el Pa­pa Fran­cis­co en­ca­be­zó su pri­me­ra en­cí­cli­ca, des­ti­na­da a la cues­tión eco­ló­gi­ca. Una pie­za cla­ve, que con un tono me­di­do y con­te­ne­dor, con­vo­ca a afron­tar los desafíos am­bien­ta­les que afec­tan al pla­ne­ta y a la hu­ma­ni­dad. En par­ti­cu­lar, a los más po­bres, que siem­pre son los que pri­me­ro pa­de­cen los efec­tos de la cri­sis am­bien­tal.

La en­cí­cli­ca re­co­rre to­dos los as­pec­tos de la pro­ble­má­ti­ca eco­ló­gi­ca. “Es­ta her­ma­na cla­ma por el da­ño que le pro­vo­ca­mos a cau­sa del uso irres­pon­sa­ble y del abu­so de los bie­nes que Dios ha pues­to en ella”. Pe­ro co­lo­ca de­ci­di­da­men­te en el cen­tro del ta­ble­ro la cues­tión del cam­bio cli­má­ti­co, sin du­da la ma­yor ame­na­za am­bien­tal.

El ca­len­ta­mien­to glo­bal es con­se­cuen­cia de la ac­ti­vi­dad hu­ma­na ba­sa­da en el uso de fuen­tes de ener­gía fó­sil, y su con­se­cuen­cia: las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro.

Las enu­me­ra pro­li­ja­men­te por or­den de con­ta­mi­na­ción. Pri­me­ro, el car­bón, lue­go el pe­tró­leo, y fi­nal­men­te el gas, en ese or­den. Y cla­ma por una rá­pi­da tran­si­ción ha­cia las ener­gías re­no­va­bles.

En es­ta edi­to­rial nos ocu­pa­re­mos de la con­tri­bu­ción de la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na, con sus pro y sus con­tras, a la pro­ble­má­ti­ca del ca­len­ta­mien­to glo­bal. Es pro­ba­ble que Fran­cis­co las co­noz­ca, pe­ro nun­ca es­tá de­más re­pa­sar lo que he­mos he­cho y lo que es­ta­mos ha­cien­do.

En­tre otras co­sas, la hu­ma­ni­dad ha abu­sa­do del car­bono fó­sil. Pe­ro no só­lo al uti­li­zar­lo co­mo fuen­te de ener­gía.

Tam­bién abu­só del “car­bono es­truc­tu­ral”, el que for­ma­ba par­te de los sue­los, pro­te­gién­do­los de la ero­sión y hos­pe­dan­do al uni­ver­so de or­ga­nis­mos que ha­cen po­si­ble la vi­da de las plan­tas. El ara­do fue el ins­tru­men­to que abrió pa­so a la agri­cul­tu­ra. Pe­ro 10.000 años de

El Pa­pa Fran­cis­co lan­zó su pri­me­ra en­cí­cli­ca de­di­ca­da al te­ma eco­ló­gi­co

la­bo­reo ter­mi­na­ron con la ma­te­ria or­gá­ni­ca de los sue­los.

En la Ar­gen­ti­na, ha­ce trein­ta años, co­men­zó a dar­se vuel­ta la his­to­ria. Hoy la agri­cul­tu­ra pam­pea­na li­de­ra la tran­si­ción ha­cia la “siem­bra di­rec­ta”, res­pe­tan­do los re­si­duos del cul­ti­vo an­te­rior.

Más ma­te­ria or­gá­ni­ca en los sue­los sig­ni­fi­ca me­nos CO2 en el ai­re. Tam­bién sig­ni­fi­ca sue­los más es­pon­jo­sos, ca­pa­ces de al­ma­ce­nar más agua (la en­cí­cli­ca le de­di­ca abun­dan­te es­pe­cio a es­te re­cur­so).

El mis­mo jue­ves, mien­tras se co­no­cía la en­cí­cli­ca, el economista Fe­de­ri­co Stur­ze­neg­ger men­cio­na­ba a Víc­tor Truc­co, fun­da­dor de Aa­pre­sid, co­mo pio­ne­ro in­dis­cu­ti­do de la SD a ni­vel mun­dial. Pe­ro tam­bién men­cio­nó a otro pio­ne­ro, Za­ca­rías Klas, fun­da­dor de Ipe­sa, que con la in­no­va­ción del si­lo­bol­sa re­sol­vió otra de las cues­tio­nes que tie­nen que ver con el “cui­da­do de la ca­sa”: el al­ma­ce­na­je que re­du­ce pér­di­das de ali­men­tos, en cu­yo pro­ce­so de pro­duc­ción se con­su­men re­cur­sos y ener­gía.

Am­bos hi­tos, SD y si­lo­bol­sa, tie­nen que ver con me­nor con­su­mo de ener­gía. SD es la mi­tad del ace­ro que se ne­ce­si­ta­ba an­tes, y un ter­cio del com­bus­ti­ble. El si­lo­bol­sa tam­bién es me­nos ki­los de hie­rro, sino una nue­va lo­gís­ti­ca que aho­rra ki­ló­me­tros y ener­gía an­tes usa­da en “ele­var” los gra­nos.

Siem­bra di­rec­ta es tam­bién me­nos com­pac­ta­ción, por me­nor trán­si­to de trac­to­res, que ade­más re­quie­ren me­nos po­ten­cia que los que arras­tra­ban un ara­do.

Y en el ca­mino de la me­nor com­pac­ta­ción, la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na si­gue in­no­van­do: ayer mis­mo, King Agro, una em­pre­sa que na­ció ha­ce ape­nas tres años, inau­gu­ró una plan­ta que va a pro­du­cir bo­ta­lo­nes de fi­bra de car­bono pa­ra pul­ve­ri­za­do­ras au­to­mo­tri­ces. Es la pri­me­ra, en el mun­do, que uti­li­za es­te ma­te­rial hi­per li­viano y de gran re­sis­ten­cia, en la ma­qui­na­ria agrí­co­la.

Al­go más: es­ta fá­bri­ca se le­van­tó pa­ra aten­der la de­man­da del lí­der mun­dial en la ma­te­ria, John Dee­re, que abre­va tam­bién en es­tas pam­pas.

Son bue­nas nue­vas pa­ra Fran­cis­co. Lau­da­to si. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.