Me­jor nu­tri­dos, rin­den más

En Ro­sa­rio, un gru­po de ex­per­tos des­ta­có el apor­te del fós­fo­ro y nue­vas for­mu­la­cio­nes pa­ra po­der apli­car­lo.

Clarin - Rural - - EL MANEJO DE LOS CULTIVOS -

“En una si­tua­ción en la que el pre­cio de los commodities es una va­ria­ble que no po­de­mos ma­ne­jar, la es­tra­te­gia de­be ser apos­tar al vo­lu­men; y pa­ra eso te­ne­mos que apli­car tec­no­lo­gía”. Quien ex­pre­só ese con­cep­to, ha­ce po­cos días en Ro­sa­rio, fue Ri­car­do Ya­pur, CEO de Ri­zo­bac­ter. Lo hi­zo du­ran­te las Pri­me­ras Jor­na­das In­ter­na­cio­na­les de Fertilización que or­ga­ni­zó su com­pa­ñía.

Allí, Ma­ría Fer­nan­da González San Juan, ge­ren­te eje­cu­ti­va de Fer­ti­li­zar, pre­ci­só que la Ar­gen­ti­na tie­ne un mercado de 3.200.000 to­ne­la­das y que “hay una gran de­pen­den­cia de pro­duc­tos im­por­ta­dos, lo que sue­le com­pli­car la dis­po­ni­bi­li­dad”. La es­pe­cia­lis­ta agre­gó que el ca­so del fós­fo­ro (P) es un ejem­plo. “Ar­gen­ti­na no cuen­ta con ya­ci­mien­tos pro­pios y es­to com­pli­ca su dis­po­ni­bi­li­dad”, sos­tu­vo.

Por su par­te, el re­co­no­ci­do in­ge­nie­ro agró­no­mo Jor­ge Gon­za­lez Mon­ta­ner sos­tu­vo que “si bien la nu­tri­ción del sue­lo es muy im­por­tan­te, la pro­ble­má­ti­ca de la con­ser­va­ción de los nu­trien­tes se sos­tie­ne con una ma­yor ro­ta­ción con gra­mí­neas”. Des­ta­có, tam­bién, la fuer­te in­ci­den­cia que tie­ne el azu­fre en el fun­cio­na­mien­to del fós­fo­ro, ya que prác­ti­ca­men­te du­pli­ca su ca­pa­ci­dad de re­po­si­ción. Y una de las ma­yo­res ven­ta­jas es que no ha­ce fal­ta re­po­ner­los en mo­men­tos es­pe­cí­fi­cos de la siem­bra, ya que po­see un al­to im­pac­to re­si­dual.

El pun­to crí­ti­co es có­mo el fós­fo­ro es usa­do por las plan­tas, y es­to va­ría mu­cho en ca­sos de sue­los muy or­gá­ni­cos en los que la raíz tie­ne ma­yor po­si­bi­li­dad de cre­cer. Una de las fuen­tes de al­ta efi­cien­cia pa­ra ge­ne­rar ma­yor re­po­si­ción de nu­trien­tes en el sue­lo es la tec­no­lo­gía mi­cro­gra­nu­la­da que po­see Mi­cros­tar en su for­mu­la­ción. “Con un 2,4 a 2, 8 por cien­to de efi­ca­cia de ab­sor­ción, es un ver­da­de­ro hallazgo agro­nó­mi­co”, des­ta­có Gon­za­lez Mon­ta­ner. “Las dos ven­ta­jas fun­da­men­ta­les de es­ta tec­no­lo­gía son la su­per­fi­cie de con­tac­to y su im­pac­to so­bre la dis­po­ni­bi­li­dad de nu­trien­tes”, sos­tu­vo.

A su turno, el in­ge­nie­ro Eduar­do Ci­ce­ro­ne, res­pon­sa­ble de pro­duc­tos fer­ti­li­zan­tes de la com­pa­ñía an­fi­trio­na, di­jo que “Mi­cros­tar se apli­ca en la lí­nea de siem­bra, por no ser fi­to­tó­xi­co, tan­to pa­ra la se­mi­lla co­mo pa­ra las bac­te­rias fi­ja­do­ras de ni­tró­geno, y po­see un coe­fi­cien­te de ab­sor­ción cer­cano al 98%”. Y agre­gó que se tra­ta de una tec­no­lo­gía que no pre­ten­de ser una fuen­te de re­em­pla­zo. Pue­de ser usa­da en di­fe­ren­tes plan­teos de fertilización co­mo com­ple­men­to, co­mo arran­ca­dor o co­mo úni­ca fuen­te. t

Ma­ría González San Juan. De Fer­ti­li­zar.

Eduar­do Ci­ce­ro­ne. De Ri­zo­bac­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.