“Hay que tra­ba­jar a lar­go pla­zo pa­ra ser sus­ten­ta­bles”

Es­ta in­ge­nie­ra ale­ma­na, que tra­ba­ja pa­ra la em­pre­sa no­rue­ga Yara, vi­si­tó el país es­ta se­ma­na.

Clarin - Rural - - EL MANEJO DE LOS CULTIVOS -

1 ¿Có­mo se lo­gra una bue­na fertilización de los cul­ti­vos?

Es­te es un te­ma su­ma­men­te im­por­tan­te. Los nu­trien­tes que la plan­ta con­su­me del ai­re y del agua son car­bono, hi­dró­geno y oxí­geno. Pe­ro tam­bién hay que pro­veer­le a la plan­ta de los nu­trien­tes mi­ne­ra­les, co­mo ni­tró­geno, fós­fo­ro, azu­fre, cal­cio, po­ta­sio y los mi­cro­nu­trien­tes. Es­tos úl­ti­mos ge­ne­ran par­te de los la­dri­llos de la cons­truc­ción del te­ji­do ve­ge­tal de la plan­ta, lo que lue­go se tra­du­ce en ren­di­mien­to. Y es­tos nu­trien­tes se pue­den ma­ne­jar con la fertilización.

2 ¿Có­mo im­pac­tan los fer­ti­li­zan­tes en el me­dio am­bien­te?

A ve­ces hay te­mor en la opi­nión pú­bli­ca por la apli­ca­ción de los fer­ti­li­zan­tes mi­ne­ra­les, pe­ro se de­be a un des­co­no­ci­mien­to so­bre sus be­ne­fi­cios. La gen­te no sa­be que el 50% de la po­bla­ción se ali­men­ta gra­cias al apor­te de es­tos nu­trien­tes. Mi­re: el cuer­po hu­mano ne­ce­si­ta cal­cio pa­ra su de­sa­rro­llo y la úni­ca ma­ne­ra de in­cor­po­rar­lo es a tra­vés de la ali­men­ta­ción. En­ton­ces, ¿có­mo se con­si­gue?. El cal­cio vie­ne de la le­che que se ex­trae de la va­ca. Y el ani­mal co­me el pas­to, que ha­bía ad­qui­ri­do el nu­trien­te del sue­lo. En de­fi­ni­ti­va, no po­de­mos co­mer mi­ne­ra­les: la úni­ca for­ma de ac­ce­der a ellos es a tra­ves de las plan­tas y los ani­ma­les.

3 Ha­blan­do un po­co de la Ar­gen­ti­na, di­ver­sos es­tu­dios di­cen que aquí se re­po­ne so­lo el 30% de los nu­trien­tes que se ex­traen del sue­lo con los cul­ti­vos. ¿Có­mo ana­li­za es­ta si­tua­ción?

Pue­de ha­ber cir­cuns­tan­cias eco­nó­mi­cas pun­tua­les que sus­ten­ten es­to, pe­ro a lar­go pla­zo es­ta prác­ti­ca no es sus­ten­ta­ble. El sue­lo tie­ne una re­ser­va pe­ro, si se va ago­tan­do, lue­go el es­fuer­zo pa­ra re­cu­pe­rar­lo de­be­rá ser muy gran­de. No sa­be­mos qué pue­de pa­sar con los re­cur­sos en el fu­tu­ro, pe­ro sí se sa­be que el fós­fo­ro, por ejem­plo, se­rá me­nos ac­ce­si­ble y eso ha­rá que los fer­ti­li­zan­tes sean más ca­ros. No­so­tros so­mos la úni­ca em­pre­sa que tie­ne un en­sa­yo de 50 años de fertilización va­ria­da y otro sin fer­ti­li­zar y en ba­se a él po­de­mos dar cer­te­zas so­bre los be­ne­fi­cios de la nu­tri­ción. Es­tá cla­ro que hay que tra­ba­jar a lar­go pla­zo pa­ra ser ca­da vez más sus­ten­ta­ble.

4 Y más allá de ese en­sa­yo, ¿en qué es­tán tra­ba­jan­do?

Nos en­fo­ca­mos mu­cho en he­rra­mien­tas de diag­nós­ti­co pa­ra po­der ha­cer un ajus­te fino de do­sis y mo­men­tos co­rrec­tos de apli­ca­ción de los fer­ti­li­zan­tes, pa­ra que el apor­te que ha­cen sea sos­te­ni­ble en lo eco­nó­mi­co y en el im­pac­to am­bien­tal.

5 En ba­se a su am­plia ex­pe­ren­cia, ¿a qué tec­no­lo­gías cree que ha­brá que pres­tar­le aten­ción en el fu­tu­ro?

Una ten­den­cia que se vie­ne a ni­vel mun­dial es el fer­ti­rrie­go, que en la Ar­gen­ti­na ya se es­tá ins­ta­lan­do de a po­co, y no so­lo en cul­ti­vos in­ten­si­vos, sino tam­bién en ex­ten­si­vos. Es la for­ma más efi­cien­te de nu­trir y de re­gar al cul­ti­vo. Por­que es­tá cla­ro que hay que fer­ti­li­zar los sue­los y, a la vez, cui­dar lo que se ex­trae de él.

An­ke Kwast Lí­der mun­dial de in­ves­ti­ga­ción y De­sa­rro­llo de Yara

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.