El fin de la edad de hie­rro

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

En es­tas pam­pas se es­tá es­cri­bien­do la his­to­ria de la nue­va agri­cul­tu­ra. La Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas, la de la con­quis­ta tec­no­ló­gi­ca, arran­có con la in­ten­ción de acor­tar la bre­cha que se ha­bía abier­to con la agri­cul­tu­ra del mun­do desa­rro­lla­do. En­ton­ces pa­re­cía so­lo cues­tión de ha­cer “copy-pas­te”.

Pe­ro en­se­gui­da com­pren­di­mos que ese sen­de­ro era un cul de sac. Ellos sub­si­dia­ban a sus agri­cul­to­res con re­cur­sos que pro­por­cio­na­ba la com­pe­ti­ti­vi­dad in­dus­trial. Al re­vés, exac­ta­men­te, de lo que su­ce­día en es­tas pla­yas. Te­nía­mos que in­ven­tar otros ca­mi­nos.

Y lo hi­ci­mos. Con tan­ta suer­te, que no so­lo se lo­gró desa­rro­llar el agro, la agroin­dus­tria co­ne­xa co- rrien­te arri­ba y co­rrien­te aba­jo, sino que la Ar­gen­ti­na se hi­zo via­ble. Los dis­la­tes de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca no in­va­li­dan es­ta sen­ten­cia: bas­ta un gol­pe de ti­món pa­ra que de­je­mos de es­tar proa al vien­to, con las ve­las fla­mean­do y sin “dar­le ca­mino” a es­te bar­co que si­gue con ga­nas de na­ve­gar.

Pue­de que na­da bueno su­ce­da, en cu­yo ca­so di­re­mos, co­mo los re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les, “per­di­mos la gue­rra, pe­ro hi­ci­mos unas can­cio­nes…!”. Aquí va le­tra pa­ra una de ellas, la más re­cien­te.

La se­ma­na pa­sa­da, la no­vel em­pre­sa King Agro y la más an­ti­gua del mun­do en el ru­bro, John Dee­re, anun­cia­ron con­jun­ta­men­te un acuer­do glo­bal pa­ra la in­tro­duc­ción de bo­ta­lo­nes de fi­bra de car­bono en sus pul­ve­ri­za­do­ras au­to­mo­tri­ces.

En 1837, el se­ñor John Dee­re, un he­rre­ro ar­te­sa­nal de Ver­mont, se mu­dó a Illi­nois acom­pa­ñan­do a un gru­po de pioneros que huían ha­cia el fu­tu­ro. Se en­con­tra­ron con un pro­ble­ma: los ara­dos de fun­di­ción se ato­ra­ban con el ba­rro de las fér­ti­les tie­rras del Me­dio Oes­te, muy dis­tin­tas a las are­no­sas y po­bres de Ver­mont. Dee­re le en­con­tró la vuel­ta con el sen­ci­llo ex­pe­dien­te de pu­lir la re­ja.

Fun­dó la fá­bri­ca en De­tour, en un par de años lle­va­ba ven­di­dos 2.000 ara­dos.

En la Ar­gen­ti­na, los her­ma­nos Ma­ria­ni fa­bri­ca­ban he­rra­jes y más­ti­les pa­ra ve­le­ros. Sor­pren­dían por la ca­li­dad de sus ma­te­ria­les, in­tro­du­cien­do ro­da­mien­tos de ma­te­ria­les com­pues­tos, siem­pre en la cres­ta de la ola.

En el 2000, fa­bri­ca­ron los pri­me­ros más­ti­les de fi­bra de car­bono en el país. Sus ven­ta­jas eran co­lo­sa- les: li­via­nos, fuer­tes, muy es­ca­so man­te­ni­mien­to, eter­nos. Y de una es­té­ti­ca im­pe­ca­ble.

Te­nían que lle­gar al agro. En la Ar­gen­ti­na es­tá­ba­mos desa­rro­llan­do una agri­cul­tu­ra más efi­cien­te. La de la siem­bra di­rec­ta, la bio­tec­no­lo­gía, el si­lo­bol­sa. Me­nos ki­los de hie­rro, me­nos li­tros de ga­soil, ino­cu­lan­tes que fi­jan ni­tró­geno del ai­re. Más se­cues­tro de car­bono en sue­los que no se la­bo­rean.

Y, de pron­to, de­cre­ta­mos la muer­te del ara­do y fir­ma­mos el ac­ta de de­fun­ción. Sí, aquel ara­do de ace­ro de la re­ja pu­li­da del mí­ti­co John Dee­re.

Un usua­rio de John Dee­re, Pan­cho Gar­cía Man­si­lla, te­nía una pul­ve­ri­za­do­ra re­cién com­pra­da. Cuan­do vio el bo­ta­lón de car­bono, se dio cuen­ta de lo que po­dría sig­ni­fi­car pa­ra su má­qui­na: pa­sar de 24 a 36 me­tros de an­cho de la­bor no so­lo sig­ni­fi­ca­ba más hec­tá­reas por ho­ra y me­nor cos­to ope­ra­ti­vo. Tam­bién pi­sa­ría me­nos los cul­ti­vos ya cre­ci­dos y se­gu­ra­men­te la es­truc­tu­ra de la má­qui­na su­fri­ría me­nos. Se la ju­gó. Unos me­ses des­pués, una de­le­ga­ción de al­tos man­dos (eje­cu­ti­vos y téc­ni­cos) de John Dee­re lo vi­si­ta­ba en su cam­po. Al­go es­ta­ba na­cien­do, fue un mo­men­to fun­da­cio­nal. Es­tu­vi­mos ahí. La ci­vi­li­za­ción del ace­ro, el que lu­ce co­mo un ho­me­na­je en la es­truc­tu­ra del for­mi­da­ble cen­tro ad­mi­nis­tra­ti­vo de John Dee­re en Mo­li­ne, no lle­ga­rá in­me­dia­ta­men­te a su fin, pe­ro ten­drá que com­par­tir su rei­na­do con los nue­vos ma­te­ria­les com­pues­tos.

No es ca­sual que es­ta in­no­va­ción ha­ya sa­li­do de es­tas pam­pas. El mun­do desa­rro­lla­do es­tá muy le­jos de las ne­ce­si­da­des de una agri­cul­tu­ra efi­cien­te, sus­ten­ta­ble, co­mo la que se desa­rro­lló en la Ar­gen­ti­na Ver­de y Com­pe­ti­ti­va de la que nos ha­bla­ba Héc­tor Or­dó­ñez. La hi­ci­mos, y hay más hi­lo en el ca­rre­tel. t

Bas­ta un gol­pe de ti­món pa­ra que de­je­mos de es­tar proa al vien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.