Cum­bre con­tra las ma­le­zas

Tres re­co­no­ci­dos ex­per­tos en es­te pro­ble­ma (uno del IN­TA, otro de Acei­te­ra Ge­ne­ral Dehe­za y el di­rec­tor mun­dial de in­ves­ti­ga­ción en ma­le­zas de Ba­yer Crop Scien­ce), lo ana­li­za­ron a fon­do con Cla­rín Ru­ral. Diag­nós­ti­co y so­lu­cio­nes.

Clarin - Rural - - TAPA - EN­VIA­DA ES­PE­CIAL CORDOBA. Ma­rie­la Va­que­ro cla­rin­ru­ral@clarin.com

Tres re­co­no­ci­dos ex­per­tos en es­te pro­ble­ma (uno del IN­TA, otro de Acei­te­ra Ge­ne­ral Dehe­za y el di­rec­tor mun­dial de in­ves­ti­ga­ción so­bre el te­ma de Ba­yer Crop Scien­ce), lo ana­li­za­ron a fon­do con Cla­rín Ru­ral. Qué pa­sa en EE.UU., Eu­ro­pa, Brasil y Ar­gen­ti­na.

El pro­ble­ma de las ma­le­zas de di­fí­cil con­trol ya tras­pa­só el alam­bra­do. No es so­lo un pro­ble­ma de los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios, ni de la Ar­gen­ti­na, sino de la re­gión y del mun­do. Las pér­di­das de co­se­chas y los ma­yo­res cos­tos de con­trol pa­ra man­te­ner a ra­ya a es­tas es­pe­cies, que com­pi­ten con los cul­ti­vos, preo­cu­pan y ocu­pan a agri­cul­to­res, cien­tí­fi­cos, em­pre­sa­rios y fun­cio­na­rios de go­bierno en dis­tin­tos pun­tos del pla­ne­ta.

En Ar­gen­ti­na ya se cuen­tan 21 bio­ti­pos re­sis­ten­tes de 14 es­pe­cies de ma­le­zas, de las cua­les nue­ve son gra­mí­neas y cin­co la­ti­fo­lia­das.

“Cony­za bo­nae­ren­sis (ra­ma ne­gra) hoy cau­sa los ma­yo­res pro­ble­mas en Brasil, y Di­gi­ta­ria in­su­la­ris (pas­to amar­go) emer­ge co­mo uno gran­de, des­pla­zán­do­se rá­pi­da­men­te des­de el sur -Pa­ra­ná y Ma­to Gros­so do Sul- ha­cia el nor­te y oes­te del país, ba­jan­do tam­bién ha­cia el nor­te de Ar­gen­ti­na”, di­jo a

Cla­rín Ru­ral Harry Strek, di­rec­tor glo­bal de In­ves­ti­ga­ción en Ma­le­zas Re­sis­ten­tes de Ba­yer Crop Scien­ce, ha­ce po­cos días, de gi­ra en el país.

“Las ma­le­zas gra­mí­neas afec­tan se­ria­men­te a los ce­rea­les en Eu­ro­pa pe­ro, allá, la po­si­bi­li­dad de ha­cer más ro­ta­cio­nes de cul­ti­vos de in­vierno y ve­rano des­tru­ye el ci­clo de vi­da y la com­pe­ti­ti­vi­dad de las ma­le­zas”, ex­pli­có el in­ves­ti­ga­dor.

Al mis­mo tiem­po, Ama­rant­hus (yu­yo co­lo­ra­do) ha­ce es­tra­gos en EE.UU. y un nú­me­ro cre­cien­te de ma­le­zas in­va­de Ca­na­dá y los paí­ses pro­duc­to­res de Amé­ri­ca del Sur.

Se­gún el cien­tí­fi­co, que char­ló con es­te dia­rio en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Cór­do­ba, “la in­dus­tria no ha si­do exi­to­sa en en­con­trar un nue­vo mo­do de ac­ción que sea efec­ti­vo pa­ra to­da la agri­cul­tu­ra en los úl­ti­mos 30 años y ca­da vez es más di­fí­cil re­gis­trar un com­pues­to. Ade­más, lue­go de la apa­ri­ción de la tec­no­lo­gía RR, mu­chas em­pre­sas de­ja­ron de in­ves­ti­gar”. Así, cree que la lu­cha con­tra las ma­le­zas di­fí­ci­les se­rá de lar­go alien­to.

Luis Lan­fran­co­ni, do­cen­te de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Cór­do­ba e in­ves­ti­ga­dor de IN­TA Río Pri­me­ro, se reunió con el ale­mán y sos­tu­vo, an­te Cla­rín Ru­ral, que pa­ra ga­nar la ba­ta­lla “lo pri­me­ro es ha­cer un co­rrec­to diag­nós­ti­co, lue­go pla­ni­fi­car con su­fi­cien­te an­ti­ci­pa­ción y

des­pués mo­di­fi­car tec­no­lo­gías de pro­ce­sos; ya no de pro­duc­tos”.

Una bue­na me­di­da de ma­ne­jo es achi­car la dis­tan­cia en­tre hi­le­ras, pa­ra que el cul­ti­vo cie­rre el sur­co cuan­to an­tes, evi­tan­do así que ger­mi­ne la ma­le­za. “Sin em­bar­go, és­to com­pli­ca lue­go la po­si­bi­li­dad de ca­mi­nar los lo­tes pa­ra ha­cer el res­ca­te ma­nual de ma­le­zas”, ad­vir­tió.

Por su par­te, los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra han de­mos­tra­do ser una ex­ce­len­te ar­ma de com­ba­te.

Ser­gio Mo­ri­chet­ti, es­pe­cia­lis­ta en ma­le­zas de Acei­te­ra Ge­ne­ral Dehe­za (AGD), que tam­bién par­ti­ci­pó del en­cuen­tro, in­di­có que “usar dos o tres her­bi­ci­das que ata­quen a la plan­ta en dis­tin­tos lu­ga­res al mis­mo tiem­po es lo ideal: se pue­den usar re­si­dua­les de dos mo­dos de ac­ción dis­tin­tos en preemer­gen­cia y des­pués so­la­par otro pro­duc­to, de otro mo­do de ac­ción, en postemer­gen­cia, pa­ra con­tro­lar lo que se ha­ya es­ca­pa­do”.

El ale­mán Strek apor­ta otra he­rra­mien­ta de ma­ne­jo ne­ce­sa­ria en es­ta lu­cha: la ro­ta­ción. “Lo ideal es ha­cer un cul­ti­vo de ve­rano se­gui­do de uno de in­vierno, ya que el mo­no­cul­ti­vo fa­vo­re­ce a las ma­le­zas, pe­ro sa­be­mos que el mercado con­di­cio­na pa­ra que es­to se ha­ga o no”, ex­pre­só.

Pa­ra el cien­tí­fi­co, “la me­jor es­tra­te­gia es te­ner se­cuen­cias con mez­clas, por ejem­plo, apli­car un her­bi­ci­da en preemer­gen­cia se­gui­do de uno en postem­per­gen­cia con dis­tin­to mo­do de ac­ción, e in­cluir cues­tio­nes no quí­mi­cas, de mo­do de re­du­cir la po­bla­ción y lue­go ha­cer el con­trol so­bre ella”.

En cuan­to al con­trol de sor­go de Ale­po re­sis­ten­te, Lan­fran­co­ni in­di­ca que “si no se tro­zan los ri­zo­mas, no hay po­si­bi­li­da­des de so­lu­cio­nar el pro­ble­ma; ese es el úni­co ca­mino fac­ti­ble”.

Ade­más, ad­vir­tió que “de no adop­tar los her­bi­ci­das preemer­gen­tes no se con­tro­la­rán las gra­mí­neas re­sis­ten­tes a gli­fo­sa­to”.

Com­pren­der la bio­lo­gía de las ma­le­zas y co­no­cer lo que in­hi­be su ger­mi­na­ción pa­ra re­du­cir­la, es esen­cial. Pa­ra eso, ajus­tar la den­si­dad del cul­ti­vo, la dis­tan­cia en­tre plan­tas, y la se­pa­ra­ción en­tre sur­cos, son me­di­das efec­ti­vas.

Strek re­co­men­dó, asi­mis­mo, ele­gir las va­rie­da­des más com­pe­ti­ti­vas que no son ne­ce­sa­ria­men­te las más ren­di­do­ras. “A ve­ces, sa­cri­fi­car el rin­de po­ten­cial da un me­jor re­sul­ta­do final por­que se com­pi­te me­jor con la ma­le­za”, se­ña­ló.

Hoy, que­da cla­ro que si no se pien­sa en un ma­ne­jo in­te­gra­do de ma­le­zas, no hay so­lu­ción pa­ra las es­pe­cies re­sis­ten­tes. “No hay una so­la res­pues­ta, hay que cam­biar, hay que sa­car a las ma­le­zas del equi­li­brio. La di­ver­si­dad es la so­lu­ción pa­ra con­quis­tar­las”, con­clu­yó Strek.

Trío. El ale­mán Strek (izq.) y

los ar­gen­ti­nos Lan­fran­co­ni

(ctro.) y Mo­ri­chet­ti, en la

Univ. Ca­tó­li­ca de Cór­do­ba.

Cór­do­ba. Arri­ba, va­rias es­pe­cies pro­ble­ma: 1- Sor­go de Ale­po;

Sen­ta­dos, los ex­per­tos Ser­gio Mo­ri­chet­ti (izq., de

Pos­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.