Del au­tis­mo a la ga­na­de­ría

La es­ta­dou­ni­den­se Tem­ple Gran­din es au­tis­tay una gran re­fe­ren­te mun­dial en bie­nes­tar ani­mal. Vino al país a ca­pa­ci­tar pro­duc­to­res y ve­te­ri­na­rios y dia­lo­gó a fon­do con Cla­rín Ru­ral.

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Villamil cla­rin­ru­ral@clarin.com

Los ani­ma­les tie­nen una ex­tra­or­di­na­ria me­mo­ria vi­sual, al igual que Gran­din

Cuan­do la es­ta­dou­ni­den­se Tem­ple Gran­din te­nía tres años de edad, aun no pro­nun­cia­ba ni una pa­la­bra y evi­ta­ba el con­tac­to fí­si­co con su ma­dre. Fue en­ton­ces cuan­do le diag­nos­ti­ca­ron au­tis­mo y, gra­cias a la ayu­da de un buen neu­ró­lo­go, em­pe­zó a re­ci­bir una te­ra­pia de es­ti­mu­la­ción psi­co­ló­gi­ca que le cam­bió la vi­da. No so­lo co­men­zó a ha­blar, sino que con el tiem­po lo­gró desa­rro­llar sus ca­pa­ci­da­des, doc­to­rar­se en Cien­cias Ani­ma­les en la Uni­ver­si­dad de Illi­nois y ger­mi­nar ideas re­vo­lu­cio­na­rias en torno al ma­ne­jo de los ro­deos bo­vi­nos.

A sus 67 años, Gran­din es Pro­fe­so­ra de Com­por­ta­mien­to Ani­mal en la Uni­ver­si­dad de Co­lo­ra­do y via­ja por to­do el mun­do en­se­ñan­do sus des­cu­bri­mien­tos so­bre ma­ne­jo ani­mal y so­bre au­tis­mo. Por es­tos días se en­cuen­tra en Bue­nos Ai­res, adon­de vino pa­ra re­ci­bir el tí­tu­lo Ho­no­ris Cau­sa de la UBA, en la Fa­cul­tad de Agro­no­mía, y brin­dar char­las y ca­pa­ci­ta­cio­nes a pro­duc­to­res y ve­te­ri­na­rios.

En un hue­co de su apre­ta­da agenda, Cla­rín Ru­ral con­ver­só con ella, pa­ra apren­der so­bre bie­nes­tar ani­mal y sa­ber de qué ma­ne­ra se pue­de me­jo­rar la for­ma de tra­ba­jar en la ca­de­na ga­na­de­ra.

“Uno de los erro­res más co­mu­nes que se co­me­ten en el ma­ne­jo de la ha­cien­da es gri­tar y uti­li­zar pa­los pa­ra arriar a los ani­ma­les; hay que em­pe­zar por esa pre­mi­sa bá­si­ca: no gri­tar, no pe­gar. Des- pués hay mu­chas co­sas que se pue­den apren­der”, en­fa­ti­zó des­de el co­mien­zo.

Du­ran­te su ju­ven­tud, Gran­din desa­rro­lló una ex­tra­or­di­na­ria em­pa­tía con los ca­ba­llos y con las va­cas, mien­tras tra­ba­ja­ba en la fin­ca de su tía. Con el tiem­po, su sen­si­bi­li­dad dio co­mo re­sul­ta­do un gran co­no­ci­mien­to del com­por­ta­mien­to ani­mal, que de­ri­vó en el di­se­ño de man­gas e ins­ta­la­cio­nes pa­ra ma­ta­de­ros que re­du­cen sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el su­fri­mien­to de la ha­cien­da, y que hoy se uti­li­zan en la mi­tad de los es­ta­ble­ci­mien­tos es­ta­dou­ni­den­ses.

“Los ani­ma­les siem­pre se man­tie­nen a una dis­tan­cia se­gu­ra de los hom­bres y tra­tan de te­ner­los a la vis­ta. Tam­bién se no­ta que los gru­pos tien­den a mo­ver­se en sen­ti­do con­tra­rio al del ope­ra­rio. Por es­ta ra­zón, pa­ra mo­ver a un gru­po de ani­ma­les en cier­ta di­rec­ción, el ga­na­de­ro pue­de ca­mi­nar en la di­rec­ción con­tra­ria a la desea­da por los ani­ma­les. Es­tos prin­ci­pios se cum­plen en to­das las es­pe­cies que vi­ven en ma­na­da”, ex­pli­ca la pro­fe­so­ra.

Y lue­go in­tro­du­ce el con­cep­to del pun­to de ba­lan­ce, que se en­cuen­tra en la cruz del ani­mal. “To­das las es­pe­cies de ga­na­do se mo­ve­rán ha­cia ade­lan­te si el ga­na­de­ro es­tá ubi­ca­do de­trás del pun­to de ba­lan­ce, y re­tro­ce­de­rán si es­tá ubi­ca­do ade- lan­te de di­cho pun­to. Una vez que es­tán aden­tro de una manga, los bo­vi­nos y los por­ci­nos ten­de­rán a avan­zar sin ne­ce­si­dad de apli­car­les pi­ca­nas eléc­tri­cas si el tra­ba­ja­dor ca­mi­na ha­cia atrás, en di­rec­ción opues­ta a los ani­ma­les, pa­san­do su­ce­si­va­men­te el pun­to de ba­lan­ce de ca­da uno de ellos”.

Gran­din ex­pli­ca que cuan­do ella te­nía trein­ta años se dio cuen­ta de que, a di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de la gen­te, pen­sa­ba en imá­ge­nes, y que eso era al­go que la acer­ca­ba a la psi­co­lo­gía de los ani­ma­les. “Co­mo los ani­ma­les no tie­nen len­gua­je, al­ma­ce­nan sus re­cuer­dos co­mo fo­to­gra­fías en un ál­bum. Por ejem­plo, si una va­ca ad­qui­rió mie­do a los im­permea­bles ama­ri­llos cuan­do era ter­ne­ra, to­do aque­llo que se ase­me­je a un im­permea­ble ama­ri­llo po­drá ate­mo­ri­zar­la”, di­ce.

Pa­ra ex­pli­car es­ta idea de for­ma grá­fi­ca, Gran­din cuen­ta que en al­gu­nos es­ta­ble­ci­mien­tos le­che­ros, los en­car­ga­dos com­pro­ba­ron que los ce­pos que su­je­tan a las va­cas au­men­tan su ni­vel de es­trés, y que es­to pue­de de­ber­se a los mé­to­dos em­plea­dos la pri­me­ra vez que se usó el ce­po. “An­tes de usar el ce­po, siem­pre hay que ha­cer que los ani­ma­les lo aso­cien con la co­mi­da. Si el ce­po es aso­cia­do con in­yec­cio­nes, es más pro­ba­ble que la va­ca le ten­ga mie­do. Pa­ra evi­tar­lo, la pri­me­ra ex­pe­rien­cia del ani­mal en el ce­po de­be ser ali­men­tar­se”, re­co­mien­da la es­pe­cia­lis­ta.

Se­gún la pro­fe­so­ra, el ma­ne­jo de la ha­cien­da es­tá me­jo­ran­do mu­cho en los Es­ta­dos Uni­dos, y una de las cla­ves de esa me­jo­ra es que se es­tá to­man­do con­cien­cia so­bre

la im­por­tan­cia de con­tar con gen­te bien en­tre­na­da.

“Yo en­treno gen­te y mu­chos se dan cuen­ta de que sin gri­tar o gol­pear a los ani­ma­les, to­do es mu­cho más sim­ple. Cla­ro que hay otra gen­te que ne­ce­si­ta ser su­per­vi­sa­da, y hay otra que di­rec­ta­men­te no de­be­ría tra­ba­jar con ha­cien­da por­que es muy agre­si­va”, di­ce.

Lue­go des­ta­ca la im­por­tan­cia de con­tar con la con­vic­ción de los lí­de­res pa­ra ge­ne­rar los cam­bios. “El rol del ma­na­ger del es­ta­ble­ci­mien­to es fun­da­men­tal: él de­be es­tar con­ven­ci­do de la ne­ce­si­dad de un cam­bio”, re­mar­ca. Y aña­de: “Los be­ne­fi­cios son eco­nó­mi­cos, por­que un ro­deo cal­mo tie­ne me- jo­res ga­nan­cias de pe­so, me­jo­res ta­sas de pre­ñez y me­no­res gol­pes, que ge­ne­ran da­ños y pér­di­das en la car­ne”.

La vi­da de Tem­ple Gran­din es una his­to­ria con­mo­ve­do­ra de su­pera­ción per­so­nal que mo­ti­vó has­ta la rea­li­za­ción de una pe­lí­cu­la ti­tu­la­da con su nom­bre, que se pue­de ver en in­ter­net. Pe­ro ella acla­ra que aun­que el au­tis­mo es un as­pec­to de­ter­mi­nan­te de su vi­da, no es lo que la define.

“An­tes que na­da, soy cien­tí­fi­ca y pro­fe­so­ra, y tra­ba­jo pa­ra de­jar una con­tri­bu­ción po­si­ti­va al mun­do: una bue­na vi­da, que val­ga la pe­na ser vi­vi­da, es lo mí­ni­mo que les de­be­mos a los ani­ma­les”, afir­ma.

En la Ar­gen­ti­na. Más arri­ba, un feed­lot, ac­ti­vi­dad a la que le de­di­có par­te de su

tiem­po en el país (ca­pa­ci­tó a feed­lo­te­ros y ve­te­ri­na­rios). Aquí arri­ba, sen­ta­da

du­ran­te la lar­ga char­la que man­tu­vo con Cla­rín Ru­ral en Bue­nos Ai­res.

LO­RE­NA LUCCA

RO­SA­LIE WINARD

Cer­ca­nía. Gran­din di­ce que es cla­ve evi­tar que los ani­ma­les sien­tan te­mor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.