Con al­gu­nos ajus­tes, hay en­gor­de pa­ra to­dos y to­das

Un buen ma­ne­jo de las pas­tu­ras y de la su­ple­men­ta­ción per­mi­te ha­cer el ci­clo com­ple­to en re­gio­nes que tra­di­cio­nal­men­te eran so­lo cria­do­ras.

Clarin - Rural - - LA CADENA DE LA CARNE - Lu­cas Villamil cla­rin­ru­ral@clarin.com

Por sus enor­mes ex­ten­sio­nes de pas­tu­ras na­tu­ra­les, el sur de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res siem­pre fue te­rri­to­rio fér­til pa­ra la cría bo­vi­na. Pe­ro aho­ra, con el co­no­ci­mien­to exis­ten­te en ma­te­ria de ma­ne­jo de pas­tu­ras y la con­ve­nien­cia de con­su­mir los gra­nos de maíz a ni­vel lo­cal, son mu­chos los pro­duc­to­res que se ani­man a ha­cer el ci­clo com­ple­to.

Pa­ra po­ner la lu­pa en las va­ria­bles que ha­cen a una pro­duc­ción de car­ne efi­cien­te en esa re­gión, el Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu­na Ar­gen­ti­na (Ipcva) reali­zó re­cien­te­men­te una jor­na­da en la lo­ca­li­dad de La­pri­da, en la que el in­ge­nie­ro Jor­ge Cas­ta­ño, del IN­TA Bal­car­ce, brin­dó con­se­jos pa­ra una ad­mi­nis­tra­ción efi­cien­te del fo­rra­je.

“El po­ten­cial de pro­duc­ción de fo­rra­je en la Ar­gen­ti­na es mu­cho ma­yor que el que se pro­du­ce ac­tual­men­te”, afir­mó el téc­ni­co. Y res­pec­to a las me­di­das que po­drían acer­car la pro­duc­ción a su ver­da­de­ro po­ten­cial, ase­gu­ró: “Na­da que sea di­fí­cil de apli­car va a ser adop­ta­do por los pro­duc­to­res; por eso, las bue­nas prác­ti­cas de­ben ser sen­ci­llas”.

Se­gún in­di­có Cas­ta­ño, la ven­ta­na óp­ti­ma pa­ra la siem­bra de pas­tu­ras es la que per­mi­te lle­gar pron­to al ini­cio del ma­co­lla­je, pa­ra que es­ta eta­pa se dé an­tes del fin del oto­ño. Res­pec­to al pas­to­reo, el téc­ni­co di­jo que es re­co­men­da­ble ha­cer el pri­me­ro lo an­tes po­si­ble, tal vez in­clu­so en el mis­mo oto­ño de la siem­bra, pa­ra que apor­te más ma­co­lla­je, más co­ber­tu­ra y más cre­ci­mien­to de las pas­tu­ras. El ter­cer pun­to des­ta­ca­do por Cas­ta­ño es la fertilización es­tra­té­gi­ca. “El me­jor mo­men­to pa­ra ha­cer­la es en el oto­ño y a la sa­li­da del in­vierno, por­que hay que fer­ti­li­zar con el sue­lo hú­me­do y tem­pe­ra­tu­ras de 8-10 gra­dos pa­ra arri­ba”, di­jo. Lue­go re­mar­có: “El ver­da­de­ro im­pac­to se da cuan­do se adop­tan es­tas prác­ti­cas de ma­ne­ra in­te­gra­da”.

A su turno, el in­ge­nie­ro agró­no­mo Da­río Co­lom­bat­to dio pau­tas pa­ra rea­li­zar una bue­na ter­mi­na­ción y ex­pli­có que la re­cría es la eta­pa cru­cial pa­ra lo­grar una bue­na per­for­man­ce pos­te­rior en la con­ver­sión de gra­nos en car­ne. “Pa­ra ter­mi­nar no­vi­llos a pas­to con su­ple­men­ta­ción de­be ha­ber can­ti­dad y ca­li­dad de fo­rra­je. Tam­bién su­ple­men­tar con fuen­tes ener­gé­ti­cas, pe­ro no pa­sar­se pa­ra no ge­ne­rar efec­tos ad­ver­sos, co­mo una aci­dez en el ru­men que com­pli­que la di­ges­tión de fi­bra”, pun­tua­li­zó.

Lue­go, di­jo que en el feed­lot es cla­ve la adap­ta­ción del ani­mal al am­bien­te, que el ru­men asi­mi­le pau­la­ti­na­men­te la nue­va die­ta. Por eso, el in­cre­men­to en el uso de gra­nos en la ra­ción de­be ser gra­dual o por fa­ses. “Tam­bién es cla­ve que los ani­ma­les ten­gan es­pa­cio en el co­me­de­ro: se re­co­mien­da al­re­de­dor de 60 cen­tí­me­tros por ani­mal en el co­mien­zo, y que se res­pe­ten los ho­ra­rios de ali­men­ta­ción. Ade­más, hay que acos­tum­brar­se a “leer” los co­me­de­ros y a pe­sar a los ani­ma­les al co­mien­zo del en­gor­de”, re­co­men­dó Co­lom­bat­to.

Al final de la jor­na­da, en la gé­li­da tar­de bo­nae­ren­se, el con­se­je­ro del Ipcva Dar­do Chie­sa di­jo que “se ter­mi­nó el vien­to de co­la pa­ra mu­chos

La pro­duc­ción ac­tual de fo­rra­je es­tá le­jos de su ver­da­de­ro po­ten­cial

commodities, pe­ro no pa­ra la car­ne”, un men­sa­je op­ti­mis­ta que apun­ta­la la apues­ta de to­das las re­gio­nes por la ac­ti­vi­dad ga­na­de­ra.

“Hay opor­tu­ni­da­des pa­ra se­guir cre­cien­do en el mercado chino, pe­ro ellos quie­ren más gra­sa en la car­ne; en­ton­ces ha­brá que cam­biar la ma­ne­ra de pro­du­cir no­vi­llos. Va­mos a te­ner que dis­cu­tir si les abri­mos la puer­ta a los gra­nos. Hoy no veo mu­chos cam­pos que es­tén ter­mi­nan­do los no­vi­llos a cam­po, y los ins­pec­to­res europeos ya es­tán cues­tio­nan­do nues­tros pro­to­co­los”, ad­vir­tió Chie­sa. Y pa­ra con­cluir, ade­lan­tó una bue­na no­ti­cia pa­ra el sec­tor: “Con la reaper­tu­ra de la ex­por­ta­ción a Es­ta­dos Uni­dos, la Ar­gen­ti­na va a po­der ex­por­tar 20.000 to­ne­la­das si­mil Hil­ton pa­ra fin de 2015 o co­mien­zos de 2016”.

A pas­to. Un lo­te de no­vi­llos so­bre un ver­deo de ave­na en La­pri­da. Son ter­mi­na­dos a cam­po con su­ple­men­ta­ción.

Co­lom­bat­to. “La re­cría es cla­ve”.

Op­ti­mis­ta. Chie­sa, del Ipcva.

Cas­ta­ño. Con fo­co en las pas­tu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.