El cam­po del au­tis­mo

Clarin - Rural - - UNA REVOLUCIÓN EN LA GANADERÍA>>> -

Tem­ple Gran­din es­tá con­ven­ci­da de que el mun­do ne­ce­si­ta dis­tin­tos ti­pos de men­tes. “El au­tis­mo es un es­pec­tro muy am­plio. En un ex­tre­mo de es­te es­pec­tro es­tá Albert Eins­tein, que no ha­bla­ba has­ta los tres años, y en el otro ex­tre­mo hay per­so­nas que ni si­quie­ra pue­den ves­tir­se en for­ma in­de­pen­dien­te”, ex­pli­ca. A par­tir de su pro­pia ex­pe­rien­cia, la pro­fe­so­ra se con­vir­tió en una re­fe­ren­te mun­dial pa­ra la con­cien­ti­za­ción de las po­ten­cia­li­da­des de los ni­ños au­tis­tas. Tie­ne va­rios li­bros pu­bli­ca­dos y da char­las en las que alien­ta a los pa­dres a ac­tuar cuan­to an­tes es­ti­mu­lan­do los in­tere­ses de los ni­ños. “Una pe­que­ña par­te de la ge­né­ti­ca au­tis­ta es­tá vin­cu­la­da con la in­te­li­gen­cia, pe­ro la ma­yo­ría tie­ne que ver con las ca­rac­te­rís­ti­cas de la per­so­na­li­dad. Tal vez al­guien es in­te­li­gen­te pe­ro no muy so­cia­ble, y si te­nés una ge­né­ti­ca de ese ti­po po­dés su­frir des­ven­ta­jas muy se­ve­ras. Son muy im­por­tan­tes los ami­gos, que se sue­len ha­cer en ba­se a in­tere­ses co­mu­nes. Es fun­da­men­tal acer­car a los ni­ños a sus in­tere­ses es­pe­cí­fi­cos, mos­trar­les el ar­te, los ani­ma­les, los de­por­tes”, di­ce Gran­din. Lue­go re­mar­ca que un error muy co­mún es so­bre­pro­te­ger a los ni­ños con au­tis­mo. “Veo mu­chas ma­dres que hablan por sus hi­jos cuan­do son los ni­ños los que de­be­rían ha­blar. Los ni­ños de­ben apren­der las ha­bi­li­da­des bá­si­cas co­mo ir al mercado, ma­ne­jar, ad­mi­nis­trar el di­ne­ro. Tam­bién es muy im­por­tan­te en­se­ñar ha­bi­li­da­des la­bo­ra­les. Por ejem­plo, yo a los 16 años tra­ba­ja­ba en un es­ta­blo y era la en­car­ga­da de la lim­pie­za, y me sen­tía res­pon­sa­ble, me ha­cía bien eso”. Pen­san­do en el fu­tu­ro, Gran­din re­fle­xio­na: “Me gus­ta pen­sar que aun­que no ha­ya vi­da des­pués de la muer­te, en el Uni­ver­so que­da cier­ta hue­lla ener­gé­ti­ca. Yo pue­do trans­mi­tir mis pen­sa­mien­tos o lo que es­cri­bo. No me in­tere­sa el po­der, ni ama­sar mon­to­nes de di­ne­ro. Quie­ro de­jar al­go a la pos­te­ri­dad. Quie­ro rea­li­zar una con­tri­bu­ción po­si­ti­va, sa­ber que mi vi­da ha te­ni­do un sen­ti­do. Quie­ro ver a los ni­ños con el mis­mo pro­ble­ma que yo: te­ner éxi­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.