Pioneros que vue­lan al­to

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Al­ber­to Har­doy y Al­ber­to Frei­xas, voy a evo­car­los, tra­la tan­do de des­po­jar­me del do­lor de ha­ber per­di­do en las úl­ti­mas se­ma­nas a quie­nes fue­ron mis dos me­jo­res ami­gos. Us­te­des fue­ron de­ma­sia­do im­por­tan­tes en es­ta Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas co­mo pa­ra de­jar­se aba­tir.

Al­ber­to Frei­xas era so­brino de Al­ber­to Har­doy. Vi­vía en Ju­nín, y ma­ne­ja­ba el tam­bo de su tío, “Las Raí­ces Vie­jas”. Lo co­no­cí cuan­do en 1976 me ale­jé del pe­rio­dis­mo pa­ra ins­ta­lar­me allí mis­mo, y ha­cer mi ex­pe­rien­cia en la pro­duc­ción, el co­mer­cio y los agro­ser­vi­cios. Fue­ron mis pri­me­ros clien­tes.

Yo, ávi­do de apli­car ideas in­no­va­do­ras. Ellos, te­rreno fér­til pa­ra su­bir cual­quier apues­ta. Vo­la­ban al­to.

En aque­llos años, el tam­bo era de ba­se ex­clu­si­va­men­te pas­to­ril. Pe­ro ellos es­ta­ban en la zo­na mai­ce­ra.

En in­ter­mi­na­bles ter­tu­lias, ex­ci­ta­dos por li­tros de ma­te, em­pe­za­mos a ima­gi­nar que no se­ría po­si­ble sos­te­ner la com­pe­ten­cia con la agri­cul­tu­ra. Ha­bía lle­ga­do el Con­ti­max, el pri­mer hí­bri­do de maíz de gran po­ten­cial. Ya ve­nían los de Fa­bio Ni­der en De­kalb.

Mien­tras tan­to, la al­fal­fa, tras la cri­sis del pul­gón en 1969, no en­con­tra­ba el rum­bo. El tré­bol blan­co se ren­día en enero.

El in­vierno, cuan­do las usi­nas ne­ce­si­ta­ban le­che, era dra­má­ti­co. La su­ple­men­ta­ción era ho­meo­pá­ti­ca. Un tam­bo co­mo la gen­te an­da­ba por los do­ce li­tros por va­ca. La ge­né­ti­ca era acor­de a la for­ma pre­ca­ria de ali­men­ta­ción.

En aque­llas no­ches de ca­si de­li­rio bro­ta­ron pro­pues­tas que iban a re­vo­lu­cio­nar la ma­ne­ra de sa­car le­che en la Ar­gen­ti­na. Pe­ro las ideas no se pa­ten­tan. Se rea­li­zan. Co­mo di­cen los de Ni­ke, “just do it”. Pu­sie­ron ma­nos a la obra, y me die­ron la opor­tu­ni­dad y el pla­cer de acom­pa­ñar­los.

Ha­cía fal­ta al­go que pro­du­je­ra fo­rra­je abun­dan­te y de ca­li­dad en in­vierno. Apa­re­cie­ron dos al­ter­na­ti­vas: el rai­grás Ta­ma, fer­ti­li­za­do, y so­bre to­do el si­lo de maíz. Pe­ro no ha­bía con­tra­tis­tas. Me pi­die­ron

El tam­bo pa­só en trein­ta años de pro­du­cir 12 a 25 li­tros por va­ca

que ar­ma­ra un equi­po.

El úni­co si­lo de maíz que yo ha­bía vis­to era el de La Da­ne­sa, de Fir­po, en Ca­nals.

Con una pi­ca­do­ra au­to­mo­triz Fox, im­por­ta­da, ba­jo la ba­tu­ta del tam­bién inol­vi­da­ble Fran­cis­co Fir­po. Ha­bía vis­to tam­bién una pe­lí­cu­la (no exis­tía you­tu­be…). A pi­le­ta.

En el ve­rano del 1983 pi­ca­mos 25 hec­tá­reas ba­jo la mi­ra­da es­cép­ti­ca del tam­be­ro, Juan Bar­neix.

Al año si­guien­te, le en­car­ga­mos a Mi­ner­vino (de Chi­vil­coy) una co­pia de la pi­ca­do­ra John Dee­re de arras­tre, a par­tir de un fo­lle­to. La pro­ba­mos, an­du­vo y la lle­va­mos a Ma­ra­ni pa­ra que la trans­for­ma­ra en una au­to­mo­triz. En­car­ga­mos dos y, ya so­cios, sa­li­mos a ha­cer si­los por to­dos la­dos.

Uno de los ma­qui­nis­tas era Wal­ter Bar­neix, hi­jo de Juan.

Hoy, Wal­ter es un gran contratista de si­los, con va­rias au­to­mo­tri­ces Claas. Y el si­lo de maíz for­ma par­te de to­dos los tam­bos y la ma­yor par­te de los plan­teos de car­ne, en cría, re­cría y feed­lot.

Ha­cía fal­ta al­go que pro­du­je­ra pas­to de ca­li­dad en ve­rano. Sus­ti­tuir a la al­fal­fa, o re­vi­vir­la.

Pedro (Pe­pe) Frei­xas, her­mano me­nor de Al­ber­to, tra­ba­ja­ba en Chile en el se­mi­lle­ro de Al­fon­so de Bal­drich. Allí mul­ti­pli­ca­ba las al­fal­fas WL. Ma­te­ria­les con to­le­ran­cia al pul­gón y sin dor­mi­ción. Co­men­za­ron a eva­luar­las. Pe­ro en el ca­mino “tro­pe­za­ron” con el tré­bol ro­jo Qui­ñe­que­li. Fue­ron los pri­me­ros en traer­lo y adop­tar­lo. Gran pro­duc­ción de fo­rra­je de ex­ce­len­te ca­li­dad, to­da­vía si­gue vi­gen­te.

Pe­ro los Al­ber­tos me di­je­ron un día: “el ve­rano se lla­ma al­fal­fa”. Y no so­lo pa­ra el pas­to­reo, sino pa­ra cor­te.

Con Pe­pe, for­ma­ron HF (Har­doy y Frei­xas). Hoy la al­fal­fa vuel­ve a rei­nar.

Con si­lo de maíz, Ta­ma, Qui­ñe­que­li, al­fal­fas HF (WL), el tam­bo pa­só en trein­ta años de 12 a 25 li­tros por va­ca y por día. E in­gre­sa aho­ra en la era del con­fi­na­mien­to y el con­fort ani­mal, del que los Al­ber­tos fue­ron pre­cur­so­res.

Su CREA Lin­coln de to­da la vi­da los ex­tra­ña­rá tan­to co­mo yo. Co­mo con­sue­lo, sa­be­mos que si­guen vo­lan­do al­to. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.