Odio­sas com­pa­ra­cio­nes

La au­to­ra, dipu­tada na­cio­nal por el PRO, ha­ce un pa­ra­le­lis­mo en­tre las po­lí­ti­cas agroa­li­men­ta­rias kirch­ne­ris­tas y las del Es­ta­do ve­ne­zo­lano, que han lle­va­do a la es­ca­sez de pro­duc­tos bá­si­cos, y di­ce que “se fo­men­ta un sis­te­ma co­rrup­to en el que se be­ne­fic

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - Cor­ne­lia Smith Lier­mann Dipu­tada Na­cio­nal

El ve­ne­zo­lano Ro­dri­go Agu­do, coor­di­na­dor de la co­mi­sión téc­ni­ca agroa­li­men­ta­ria de la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD), pro­po­ne con­vo­car a un acuer­do na­cio­nal pa­ra la re­cons­truc­ción del apa­ra­to pro­duc­ti­vo agrí­co­la de su país, que in­vo­lu­cre al Go­bierno, al sec­tor pri­va­do y a los ex­per­tos del ám­bi­to aca­dé­mi­co. Los ha­bi­tan­tes de Ve­ne­zue­la es­tán pa­san­do hoy por un pro­ble­ma de es­ca­sez que ro­za la vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos: ha­cer lar­gas co­las pa­ra ad­qui­rir pro­duc­tos in­dis­pen­sa­bles aten­ta con­tra la dig­ni­dad del hom­bre. La ca­de­na es­tá tan in­ter­ve­ni­da que na­die ha­ce in­ven­ta­rios, por lo que es im­po­si­ble ga­ran­ti­zar que los pro­duc­tos es­tén en los gón­do­las

El des­abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos bá­si­cos en tiem­po de paz só­lo sur­ge por po­lí­ti­cas des­truc­ti­vas del apa­ra­to pro­duc­ti­vo. Los go­bier­nos son los res­pon­sa­bles de la es­ca­sez agroa­li­men­ta­ria, ya que dic­tan las po­lí­ti­cas. Por lo tan­to, en Ve­ne­zue­la y en Ar­gen­ti­na, es prio­ri­ta­rio vol­ver a ge­ne­rar diá­lo­go y con­fian­za con los pro­duc­to­res y los agroin­dus­tria­les.

En am­bos paí­ses exis­te una ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da ocio­sa del sec­tor agroin­dus­trial: en Ar­gen­ti­na, el clus­ter agroin­dus­trial más gran­de del mun­do, cer­ca de Ro­sa­rio, ya no so­lo pa­re­cie­ra que es­tá “in­ver­nan­do”, sino que los pa­ros de los úl­ti­mos días lo han con­ge­la­do. Las tra­bas y la pé­si­ma po­lí­ti­ca de co­mer­cio ex­te­rior les atan las ma­nos y cer­ce­nan pues­tos de tra­ba­jos.

La cri­sis del sec­tor lác­teo en nues­tro país las­ti­ma la me­mo­ria de Sar­mien­to, un vi­sio­na­rio de la re­le­van­cia del sec­tor agroin­dus­trial. Tam­bos y Py­mes que de­ben ce­rrar o ven­der. Jo­sé Mo­reno, pre­si­den­te de Mas­te­llo­ne, afir­mó: “Ha­ce 15 años que la le­che­ría na­cio­nal es­tá es­tan­ca­da”.

La di­fe­ren­cia es que el Es­ta­do ve­ne­zo­lano se pre­sen­ta ya co­mo pro­pie­ta­rio de va­rias agroin­dus­trias, co­mo por ejem­plo del sec­tor lác­teo, ob­te­nien­do el 50% de la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da de pul­ve­ri­za­ción y pas­teu­ri­za­ción de le­che cru­da y úni­co im­por­ta­dor de le­che en pol­vo o, en azú­car, due­ño del 63% de las cen­tra­les pro­ce­sa­do­ras. Pe­ro es­to no ha ase­gu­ra­do el su­mi­nis­tro, al con­tra­rio.

En am­bos paí­ses la pér­di­da de los cré­di­tos ex­ter­nos tor­na su­ma­men­te di­fí­cil re­cu­pe­rar la pro­duc­ción na­cio­nal, y la des­con­fian­za im­po­si­bi­li­ta la in­ver­sión. En Ve­ne­zue­la, el mi­nis­tro del Po­der Po­pu­lar pa­ra Agri­cul­tu­ra y Tie­rras, Jo­sé Luis Be­rro­te­rán, afir­mó, en re­la­ción al mercado cár­ni­co: “Mien­tras más con­trol ten­ga­mos, ga­ran­ti­za­mos más efi­ca­cia”. Cual­quier si­mi­li­tud no es pu­ra coin­ci­den­cia, es una pla­ni­fi­ca­da es­tra­te­gia que preo­cu­pa y que me ocu­pa.

Nues­tro se­cre­ta­rio de Co­mer­cio de­fen­dió la po­lí­ti­ca agro­pe­cua­ria del Eje­cu­ti­vo: “La ad­mi­nis­tra­ción de las ex­por­ta­cio­nes es el eje cen­tral de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca por­que per­mi­te des­aco­plar los pre­cios in­ter­na­cio­na­les del mercado in­terno”, di­jo, y con­ti­nuó: “Qui­tar re­ten­cio­nes al trigo y otros cul­ti­vos es una bu­rra­da, por­que el día que se ha­ga los pre­cios in­ter­nos se irán por las nu­bes”. El au­men­to del pre­cio de la car­ne, le­che, trigo, gas, pe­tró­leo hablan por sí so­los.

Es­ta po­li­ti­ca so­lo be­ne­fi­cia a unos po­cos, y fo­men­ta un sis­te­ma co­rrup­to de re­ven­ta en el que el Go­bierno es, por lo me­nos, cóm­pli­ce. Eso fue lo que se es­cu­chó en los pa­si­llos del con­gre­so A to­do Trigo, se­ma­nas atrás en Mar del Pla­ta. Los Go­bier­nos de Ve­ne­zue­la y de Ar­gen­ti­na de­bie­ran en­ten­der que es­tán con­fis­can­do el pre­sen­te y el fu­tu­ro de es­tos dos paí­ses. Cuán im­por­tan­te se­ría, que en es­ta se­ma­na pa­tria del 9 de ju­lio, el go­bierno de­ci­da “re­vo­lu­cio­nar” sus pro­pias im­po­si­cio­nes, y li­be­rar al cam­po del yu­go im­pe­ria­lis­ta es­ta­tal.

Clus­ter agroin­dus­trial. “Los pa­ros de los úl­ti­mos días lo han con­ge­la­do”, sos­tu­vo la dipu­tada.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.