El pie en la puer­ta gi­ra­to­ria

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

De­je­mos de la­do la ob­via e in­fan­til chi­ca­na de arro­jar una pro­me­sa de mil mi­llo­nes de pe­sos pa­ra com­pen­sar a los pe­que­ños y me­dia­nos pro­duc­to­res. So­nó a pro­vo­ca­ción, un pós­tu­mo in­ten­to de me­ter nue­va­men­te una pi­ca en la di­ri­gen­cia. Así la to­mó el cam­po, que ayer ex­pre­só su pro­tes­ta de mo­do con­tun­den­te.

Lo im­por­tan­te es, o era, el trigo. Su­pon­ga­mos que la idea que hay de­trás de los mil mi­llo­nes es lo­grar una me­jor siem­bra y evi­tar que el kirch­ne­ris­mo pa­se a la his­to­ria co­mo el gran ver­du­go del trigo ar­gen­tino. Pe­ro lle­gó tar­de, co­mo el fo­ren­se: ya no se pue­de re­ver­tir la nue­va caí­da de la su­per­fi­cie, que al­can­za­rá ape­nas a 3,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas.

Ha­ce 33 años, via­jé por pri­me­ra vez a Fran­cia. En aque­lla épo­ca, en es­tas pam­pas la so­ja co­men­za­ba a abrir­se pa­so por la gran al­ter­na­ti­va que sig­ni­fi­ca­ba co­mo cul­ti­vo “de se­gun­da”, sem­brán­do­se ape­nas le­van­ta­do el trigo.

En otras pa­la­bras, no era su com­pe­ten­cia, sino el com­ple­men­to y la po­si­bi­li­dad de apro­ve­char el ve­rano de ma­ne­ra más efi­cien­te que el pas­to­reo del rastrojo de trigo, la prác­ti­ca más ha­bi­tual en ca­si to­da la re­gión pam­pea­na.

El trigo ha­bía ini­cia­do, en los 70, un nue­vo sen­de­ro tec­no­ló­gi­co. La irrup­ción del ger­mo­plas­ma me­ji­cano, de por­te más ba­jo y ci­clo más cor­to, per­mi­tió un sal­to in­tere­san­te en los ren­di­mien­tos, que pa­sa­ron de 15 a 20 quin­ta­les por hec­tá­rea, con pi­cos de 40 en los plan­teos más in­ten­si­vos. Se co­men­za­ba a fer­ti­li­zar con fós­fo­ro y al­go de ni­tró­geno.

En aquel via­je, re­co­rrien­do el Sa­lón In­ter­na­cio­nal de la Agri­cul­tu­ra, en la Puer­ta de Ver­sai­lles, me en­con­tré con un stand de la com­pa­ñía bri­tá­ni­ca ICI que ha­bla­ba del “Club de los 100 quin­ta­les”.

Me arri­mé pen­san­do que ha­bla­ban de maíz. Ima­gi­nen mi sor­pre­sa cuan­do veo que se tra­ta­ba de trigo. Al club ac­ce­dían los pro­duc­to­res que su­pe­ra­ban esa ba­rre­ra.

Em­pe­cé a pre­gun­tar­me por­qué se­me­jan­te bre­cha con lo nues­tro.

El trigo lle­gó a 6,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas has­ta que lle­gó el ex­pe­ri­men­to K

Al re­gre­sar, es­cri­bí al­gu­nos ar­tícu­los que des­per­ta­ron el in­te­rés de los pro­duc­to­res lí­de­res, va­rios de ellos nu­clea­dos en el CREA Prin­gles. Me in­vi­ta­ron a char­lar. Uno de ellos, Car­los Villar, jo­ven y pu­jan­te, pro­pu­so re­pro­du­cir la idea.

Hu­bo un gran de­ba­te. El ase­sor les de­cía: “có­mo van a pen­sar en 100 quin­ta­les si no se pue­den es­ta­bi­li­zar en 40”. Yo pen­sa­ba: “pe­ro en Fran­cia sa­can 2,5 ve­ces más. Có­mo ha­rán”. La res­pues­ta: “ellos sub­si­dian”.

No me pa­re­ció su­fi­cien­te ex­pli­ca­ción. Me ima­gi­na­ba ha­cien­do un en­sa­yo apli­can­do to­do el pa­que­te fran­cés: su ge­né­ti­ca, sus al­tí­si­mos ni­ve­les de fertilización, sus fun­gui­ci­das, re­gu­la­do­res de cre­ci­mien­to, etc.

La ha­go cor­ta: a los po­cos años, apa­re­cie­ron los Ba­guet­te, pri­me­ras va­rie­da­des de ge­né­ti­ca fran­ce­sa, in­tro­du­ci­dos por Ni­de­ra. Hoy to­dos los se­mi­lle­ros han in­cor­po­ra­do es­te ger­mo­plas­ma. En po­co tiem­po, apa­re­cie­ron los tri­gos de 100 quin­ta­les en el sud­es­te tri­gue­ro. Y es usual sa­car 70 o 75 quin­ta­les en Ro­jas, más una so­ja o maíz de se­gun­da.

No fue fá­cil, pe­ro el po­ten­cial es­ta­ba cre­cien­do a los sal­tos. Lle­ga­mos a 6,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas, con rin­des de 25 qq/ha y re­cién es­tá­ba­mos apren­dien­do.

Has­ta que lle­gó el ex­pe­ri­men­to K, des­ti­na­do a po­ner un pie en la puer­ta gi­ra­to­ria en nom­bre de na­die sa­be qué qui­me­ra.

Co­men­zó la de­ba­cle ge­ne­ral, y el trigo fue in­du­da­ble­men­te el que más lo pa­de­ció. La go­ta que re­bal­só el va­so fue la omi­no­sa im­por­ta­ción de trigo en el 2013, el pa­pe­lón ma­yor de la “dé­ca­da ganada”.

Ar­gen­ti­na era el pro­vee­dor na­tu­ral del se­gun­do im­por­ta­dor mun­dial, Brasil.

Ha­ce quin­ce días, Brasil ce­le­bró un acuer­do con Ru­sia pa­ra ase­gu­rar­se el abas­te­ci­mien­to. He­mos per­di­do la pre­fe­ren­cia aran­ce­la­ria del 15% por “walk over”. Uru­guay y has­ta Pa­ra­guay es­tán me­dran­do con nues­tra fa­len­cia.

Un lu­cro ce­san­te de 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res en ex­por­ta­cio­nes en el país del ce­po por fal­ta de di­vi­sas.

Bueno, el po­ten­cial es­tá in­tac­to. Vie­nen otros tiem­pos. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.