Pa­ler­mo se nos ha­ce car­ne

Clarin - Rural - - NEWS -

La Ex­po­si­ción Ru­ral na­ció co­mo una mues­tra esen­cial­men­te ga­na­de­ra.

La idea fue del in­ge­nie­ro agró­no­mo Eduar­do Oli­ve­ra, uno de los gran­des pioneros de las pam­pas. Eduar­do se for­mó en Grig­non, Fran­cia, y en sus tiem­pos de es­tu­dian­tes (allá por 1860) sal­ta­ba el Ca­nal de la Man­cha pa­ra vi­si­tar el Ro­yal Show de Bir­ming­ham. Allí abre­va­ba en la fuen­te de la in­no­va­ción, la In­gla­te­rra de la re­vo­lu­ción in­dus­trial que se abría pa­so tam­bién por el cam­po.

En una car­ta a su pa­dre, apa­sio­na­do co­mo él por la ga­na­de­ría, le con­ta­ba que ha­bía vis­to la ex­hi­bi­ción de una nue­va ver­sión del “ara­do de va­por”.

Por la des­crip­ción, se tra­ta­ba de una es­pe­cie de lo­co­mo­to­ra chi­ca que arras­tra­ba un ara­do. Asis­tía al na­ci­mien­to del trac­tor. Cam­po e in­dus­tria eran la mis­ma co­sa. El ro­man­ce era de ida y vuel­ta. Las fá­bri­cas lan­za­ban pro­duc­tos pa­ra el agro, el agro de­vol­vía trac­to­res Ran­so­mes y ara­dos Lely con­ver­ti­dos en no­vi­llos. La car­ne es hie­rro con va­lor agre­ga­do.

Un si­glo an­tes, Ro­bert Ba­ke­well ha­bía apli­ca­do el sa­ber cien­tí­fi­co en la ge­né­ti­ca ga­na­de­ra. Por se­lec­ción y cru­za­mien­tos, dio ori­gen a las gran­des ra­zas bri­tá­ni­cas que per­mi­tían abas­te­cer con car­ne de

Es­tán los ju­ra­dos in­ter­na­cio­na­les y los com­pra­do­res de to­da la re­gión

ca­li­dad a una so­cie­dad que se en­ri­que­cía al rit­mo de la in­dus­tria. Pron­to la cam­pi­ña in­gle­sa les que­dó chi­ca. Lle­ga­ba la epo­pe­ya de las pam­pas.

Los pioneros crio­llos tra­je­ron a Tar­quino, Vir­tuo­so y Niá­ga­ra, los to­ros fun­da­do­res de las gran­des ra­zas. Los “ele­gi­dos de los cria­do­res” que una bo­te­lla de whisky nos re­fres­ca en ca­da bar la me­mo­ria per­di­da de esos tiem­pos.

Pa­ra que los tar­qui­nos fun­cio­na­ran, ha­bía que or­de­nar los ro­deos. “Alam­bren, no sean bár­ba­ros”. Lle­gó el alam­bra­do, y co­mo con­se­cuen­cia, el mo­lino y las agua­das, por­que aho­ra los ani­ma­les no po­dían ir al agua.

El ga­na­do me­jo­ra­do re­que­ría sus­ti­tuir los pa­jo­na­les y las que­mas por pas­to de ca­li­dad. Lle­gó la al­fal­fa. Pe­ro la al­fal­fa na­ce de una se­mi­lla pe­que­ña y de­li­ca­da, que re­que­ría re­fi­nar los sue­los. Vi­nie­ron los grin­gos. Maíz, trigo, lino y al­fal­fa.

Las es­tan­cias, las co­lo­nias. El fe­rro­ca­rril, los fri­go­rí­fi­cos en los puer­tos. In­ver­sión ex­ter­na, avi­dez de fi­nan­ciar la ex­pan­sión del nue­vo mun­do.

El ob­je­ti­vo era la ga­na­de­ría, y ca­si co­mo sub­pro­duc­to nos con­ver­ti­mos en gra­ne­ro del mun­do. Agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría mar­cha­ron siem­pre jun­tos. La Ar­gen­ti­na en­con­tró su pri­me­ra ra­zón de ser eco­nó­mi­ca. La car­ne fue pro­duc­to y em­ble­ma.

Cues­ta en­ten­der qué nos pa­só. No va­le la pe­na, en es­tos tiem­pos de fin de ci­clo, re­go­dear­se en los erro­res del pa­sa­do an­te­rior y el pa­sa­do re­cien­te. Di­ga­mos, sim­ple­men­te, que to­dos hi­ci­mos al­go pa­ra arrui­nar el ne­go­cio. Y de­mos rá­pi­da­men­te una vuel­ta de pá­gi­na.

Pa­ler­mo 2015 mues­tra sig­nos vi­ta­les. Es­tá la me­jor ge­né­ti­ca del mun­do. Es­tán los ju­ra­dos in­ter­na­cio­na­les, los com­pra­do­res de to­da la re­gión, que si­guen sa­can­do ven­ta­ja de nues­tros to­ros, se­men y em­brio­nes.

Es­tán tam­bién los equi­pos fo- na­cio­na­les e im­por­ta­dos, que apun­ta­lan una ga­na­de­ría que pide a gri­tos más tec­no­lo­gía. Que tam­bién sig­ni­fi­ca un nue­vo re­la­cio­na­mien­to con la agri­cul­tu­ra en los tiem­pos de la bio­tec­no­lo­gía.

El si­lo de maíz es la me­jor ex­pre­sión de có­mo se im­bri­ca la re­vo­lu­ción agrí­co­la con el avan­ce ga­na­de­ro. Má­qui­nas que con­vier­ten el maíz en fo­rra­je. No­vi­llos que le agre­gan va­lor trans­for­mán­do­lo en car­ne pa­ra el mun­do, en una ola im­pa­ra­ble de ex­pan­sión de la de­man­da.

Por­que ahí es­tán los chi­nos, me­tá­fo­ra si­glo XXI de aque­lla In­gla­te­rra de Dic­kens.

El lu­nes, la mues­tra de Pa­ler­mo re­uni­rá a 22 or­ga­ni­za­cio­nes que ar­ti­cu­lan a to­do el sec­tor de ga­na­dos y car­nes, des­de las en­ti­da­des del cam­po, fri­go­rí­fi­cos, gre­mios de la car­ne, con­sig­na­ta­rios, en­ti­da­des téc­ni­cas.

Avi­sa­rán que la ca­de­na es­tá cru­jien­do, pe­ro to­da­vía a tiem­po de apro­ve­char los nue­vos vien­tos. To­dos tie­nen muy cla­ro lo que hay que ha­cer. Es­ta­re­mos ahí. t

Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.