La fle­cha es­tá en el ai­re

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

La fle­cha es­tá en el ai­re. Fue lan­za­da el lu­nes pa­sa­do en la Ru­ral, cuan­do los re­pre­sen­tan­tes de 22 or­ga­ni­za­cio­nes del sec­tor de ga­na­dos y car­nes subie­ron al es­tra­do pa­ra acom­pa­ñar el lan­za­mien­to de un plan pa­ra re­cu­pe­rar al sec­tor, diez­ma­do por la in­com­pren­si­ble po­lí­ti­ca del go­bierno que se va.

Allí es­ta­ban las cua­tro en­ti­da­des de la me­sa de en­la­ce, in­clu­yen­do a la Fe­de­ra­ción Agraria Ar­gen­ti­na, cu­ya con­duc­ción la ha­bía aban­do­na­do ten­ta­da por la qui­me­ra de la “seg­men­ta­ción”.

Es­ta­ban los fri­go­rí­fi­cos ex­por­ta­do­res y los con­su­me­ros. Es­ta­ban los gre­mios de los tra­ba­ja­do­res del cam­po, con la pre­sen­cia del po­de­ro­so Mo­mo Ve­ne­gas, ti­tu­lar de la Ua­tre. Y por su­pues­to, la gen­te de Al­ber­to Fan­ti­ni, lí­der de los obre­ros de la in­dus­tria fri­go­rí­fi­ca.

Se su­ma­ron las aso­cia­cio­nes de cria­do­res de to­das las ra­zas, las en­ti­da­des téc­ni­cas co­mo los Con­sor­cios Re­gio­na­les de Ex­pe­ri­men­ta­ción Agrí­co­la (CREA), los con­sig­na­ta­rios.

To­dos ellos fir­ma­ron un do­cu­men­to ela­bo­ra­do por tres ex­per­tos: Héc­tor Sa­la­man­co, Fer­nan­do Ca­no­sa y Víc­tor To­ne­lli, con­vo­ca­dos a par­tir de una ini­cia­ti­va im­pul­sa­da por Da­vid La­cro­ze y un gru­po de im­por­tan­tes ga­na­de­ros y fri­go­rí­fi­cos.

Da­vid La­cro­ze rom­pió el fue­go sub­ra­yan­do las ca­rac­te­rís­ti­cas his­tó­ri­cas del acuer­do. La car­ne va­cu­na fue el pri­mer gran ne­go­cio-país, des­de la épo­ca del sa­la­de­ro. Pe­ro vie­ne de 200 años de de­sen­cuen­tros. En mi ca­si me­dio si­glo de­di­ca­do a la co­mu­ni­ca­ción agro­pe­cua­ria, es la pri­me­ra foto de to­da la ca­de­na jun­ta.

No los une el amor, sino el es- pan­to. El cam­po ve­nía co­mo el tren ba­la, des­de fi­nes de los 90, lan­za­do en la ca­rre­ra de los rin­des agrí­co­las. El sec­tor ga­na­de­ro era un va­gón más, arras­tra­do por la lo­co­mo­to­ra de la nue­va tec­no­lo­gía.

Así lo re­cor­dó un re­co­no­ci­do ga­na­de­ro un par de días an­tes, en un pa­nel or­ga­ni­za­do por la em­pre­sa Bio­gé­ne­sis pa­ra de­ba­tir so­bre las fron­te­ras pro­duc­ti­vas: “el me­jor plan ga­na­de­ro es el pre­cio”.

La agri­cul­tu­ra avan­za­ba so­bre cam­pos don­de an­tes pas­ta­ban va­cas y no­vi­llos. Pe­ro el stock ga­na­de­ro cre­cía sin ce­sar. Ni la cri­sis de la af­to­sa, en 2001, que hi­zo per­der mo­men­tá­nea­men­te ca­si to­dos los mer­ca­dos, fre­nó la ten­den­cia.

El con­su­mo in­terno es­ta­ba bien

22 or­ga­ni­za­cio­nes lan­za­ron un plan pa­ra re­cu­pe­rar al sec­tor ga­na­de­ro

abas­te­ci­do. Has­ta que lle­gó la mu­le­ti­lla po­pu­lis­ta de “la me­sa de los ar­gen­ti­nos”. El ex pre­si­den­te Nés­tor Kirch­ner al­can­zó el cli­max cuan­do prohi­bió la ex­por­ta­ción de car­ne va­cu­na, mo­vien­do sin avi­so la pa­lan­ca en la vía del tren ba­la.

Fue el pri­mer des­ca­rri­la­mien­to de la era K. Los de­más fue­ron más trá­gi­cos en tér­mi­nos de vi­das hu­ma­nas, pe­ro es­te sig­ni­fi­có la li­qui­da­ción de 10 mi­llo­nes de ca­be­zas, la pér­di­da de mi­les de pues­tos de tra­ba­jo, y, so­bre to­do, la di­la­pi­da­ción de una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca.

Irrum­pen en la es­ce­na mi­llo­nes de nue­vos con­su­mi­do­res de los paí­ses emer­gen­tes, en ple­na tran­si­ción die­té­ti­ca fru­to de la me­jo­ra de sus in­gre­sos. To­dos lo apro­ve­cha­ron ex­pan­dien­do sus ro­deos. La era K se ini­ció con la Ar­gen­ti­na to­da­vía en el po­dio de los prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res. Des­cen­di­mos al pues­to13 y nues­tros ve­ci­nos y com­pe­ti­do­res ocu­pa­ron el es­pa­cio.

Lu­cro ce­san­te por 20.000 mi­llo­nes de dó­la­res. En las car­tas de las prin­ci­pa­les pa­rri­llas eu­ro­peas si­guen ofre­cien­do ga­to por lie­bre, no se re­sig­nan a la des­apa­ri­ción del em­ble­ma “car­ne ar­gen­ti­na”.

El do­cu­men­to fir­ma­do por las 22 en­ti­da­des de­mues­tra que es po­si­ble com­pa­ti­bi­li­zar con­su­mo in­terno con ex­por­ta­ción, al­go que só­lo la ne­ce­dad (por­que a es­ta al­tu­ra no es ig­no­ran­cia) de la con­duc­ción oficial pue­de lle­gar a ex­pli­car de al­gu­na for­ma.

Di­ce tam­bién que con el sim­ple ex­pe­dien­te de es­ti­mu­lar el au­men­to del pe­so de fae­na, se lo­gra un fuer­te in­cre­men­to de la pro­duc­ción sin ne­ce­si­dad de es­pe­rar la tam­bién ne­ce­sa­ria, pe­ro más len­ta, ex­pan­sión del stock de vien­tres.

Hay ga­na­de­ros que to­da­vía no per­die­ron la pa­sión. Hay una po­de­ro­sa es­truc­tu­ra in­dus­trial que re­sis­te. Hay un cam­bio de épo­ca. Hay un do­cu­men­to. Hay una es­pe­ran­za. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.