El mo­men­to del aso­cia­ti­vis­mo

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - Delfo Emi­lio Bu­chai­llot Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

A par­tir de la cam­pa­ña pa­sa­da (y la que vie­ne pin­ta pa­ra lo mis­mo), los in­gre­sos en so­ja, maíz o trigo vie­nen en fran­ca caí­da.

En es­te es­ce­na­rio, los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos ten­drán que ajus­tar sus nú­me­ros a ni­ve­les im­pen­sa­dos. In­clu­so al­gu­nos aun no vi­sua­li­zan muy bien al pro­ble­ma y creen que una vez pa­sa­da es­ta cam­pa­ña 2014/15, la 2015/16 se­rá mu­cho me­jor. Cree­mos que no se­rá así y por ello los ajus­tes de­be­rán con­ti­nuar. La cla­ve es “la ges­tión”.

Has­ta la cam­pa­ña 2007-2008, la em­pre­sa agro­pe­cua­ria cre­ció a ni­ve­les im­pen­sa­dos, pues el ne­go­cio era ren­ta­ble y por ello, la fal­ta de ges­tión de la em­pre­sa pa­sa­ba des­aper­ci­bi­da. Pe­ro a par­tir de la cam­pa­ña pa­sa­da, la ges­tión pa­só a ser de­ter­mi­nan­te.

El te­ma de los al­qui­le­res es la pri­me­ra cues­tión. Afec­ta a las dos par­tes por igual: al arren­da­dor, los ni­ve­les ac­tua­les de al­qui­le­res ya no so­lo no le al­can­zan pa­ra es­pe­cu­lar con al­gu­na in­ver­sión, sino tam­po­co pa­ra vi­vir có­mo­da­men­te. A es­to hay que su­mar­le el ma­ne­jo de la si­tua­ción im­po­si­ti­va. El arren­da­dor fac­tu­ra el al­qui­ler o arren­da­mien­to, y la ta­sa de im­pues­to a las ga­nan­cias al­can­za al 35%, a lo que de­be su­mar­se, por ejem­plo en la pro­vin­cia de Cór­do­ba, un 5% adi­cio­nal. Es de­cir que la car­ga tri­bu­ta­ria de ese mo­de­lo es del 40% (le que­da­ba so­la­men­te el 60% del in­gre­so es­pe­ra­do). En épo­cas de va­cas gor­das, el bol­si­llo no lo sen­tía, pe­ro las co­sas cam­bia­ron.

En el ca­so de los arren­da­ta­rios, los ac­tua­les nú­me­ros de los cul­ti­vos no alien­tan a pa­gar de con­ta­do, pues ya no exis­ten las re­ser­vas de an­tes. An­te es­te pa­no­ra­ma, el arren­da­ta­rio em­pie­za a bus­car so­lu­cio­nes pa­ra po­der pa­gar al­qui­le­res acor­des a sus in­gre­sos y tra­tar de que el arren­da­dor co­rra con al­gu­nos ries­gos jun­ta­men­te con él.

La ges­tión in­clu­ye la uti­li­za­ción de to­das las he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles en el mercado pa­ra me­jo­rar los nú­me­ros de la cam­pa­ña, co­mo así tam­bién la pro­li­ji­dad tri­bu­ta­ria. La prin­ci­pal he­rra­mien­ta es el aso­cia­ti­vis­mo. Se­rá cla­ve pa­ra ba­jar cos­tos, lo­grar es­ca­la de pro­duc­ción y dis­mi­nuir cos­tos tri­bu­ta­rios.

Al ha­cer con­tra­tos de apar­ce­rías con los due­ños de los cam­pos, los con­tra­tis­tas, arren­da­ta­rios y arren­da­do­res son so­cios y dis­po­nen de los gra­nos en el mo­men­to de la tri­lla. En es­te ca­so los rie­gos son los nor­ma­les de cual­quier ne­go­cio pa­ra ca­da par­te, pe­ro no hay fac­tu­ra­ción de al­qui­le­res (por en­de ya no hay que pa­gar In­gre­sos Bru­tos) y el im­pues­to a las ga­nan­cias se di­fie­re un año más. Son más efi­cien­tes las com­pras de in­su­mos, las res­pon­sa­bi­li­da­des van por igual y lo mis­mo su­ce­de con de los ser­vi­cios.

El aso­cia­ti­vis­mo se ha­ce más via­ble si exis­te el con­cep­to de So­li­da­ri­dad Fi­nan­cie­ra. Sig­ni­fi­ca la par­ti­ci­pa­ción de aque­llos que más tie­nen y que se aso­cian con los que me­nos tie­nen pa­ra lo­grar ni­ve­les de ren­ta más elevados pa­ra las dos par­tes. Sin aso­cia­ti­vis­mo, que­da más en evi­den­cia la di­fe­ren­cia de ta­ma­ño de pro­duc­to­res, y se in­cre­men­ta la subuti­li­za­ción del par­que de ma­qui­na­rias, pues los re­cur­sos fi­nan­cie­ros del pro­duc­tor me­diano o pe­que­ño no al­can­zan pa­ra tra­ba­jar la can­ti­dad de hec­tá­reas pa­ra las que es­tán equi­pa­das. Ade­más, per­mi­te al­can­zar es­ca­la tam­bién en el mo­men­to de la ven­ta.

El aso­cia­ti­vis­mo ha­ce más efi­cien­te al pe­que­ño y me­diano pro­duc­tor, ade­más de per­mi­tir el in­gre­so de nue­vos ju­ga­do­res con he­rra­mien­tas fi­nan­cie­ras ade­cua­das y de fá­cil ac­ce­so pa­ra los con­tra­tis­tas. El aso­cia­ti­vis­mo tam­bién es con­ve­nien­te pa­ra los gran­des ju­ga­do­res, pues los nú­me­ros y la ca­li­dad de ser­vi­cio de los pe­que­ños y me­dia­nos ha­cen que la so­cie­dad sea más efi­cien­te en el gas­to de in­su­mos y de­más ser­vi­cios.

Otras he­rra­mien­tas de la ges­tión son la uti­li­za­ción de los mer­ca­dos de fu­tu­ro y la uti­li­za­ción de los dis­tin­tos ins­tru­men­tos de in­ver­sión dis­po­ni­bles en el mercado (léa­se bo­nos, pla­zo fi­jos, etc), con el ase­so­ra­mien­to de pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos en ca­da área.

El aso­cia­ti­vis­mo tam­bién es acon­se­ja­ble en el ca­so de la ga­na­de­ría. Co­mo con­se­cuen­cia de los ba­jos pre­cios del maíz, nu­me­ro­sos pro­duc­to­res co­men­za­ron a en­ce­rrar al­gu­nos ter­ne­ros y agre­gar­le va­lor al maíz. El ta­ma­ño mí­ni­mo pa­ra un feed­lot es en­ce­rrar 1.500 ani­ma­les, pues se pue­de aten­der con un so­lo em­plea­do y con la mí­ni­ma ma­qui­na­ria. Mu­chos que trans­for­man maíz en car­ne en­cie­rran me­nos de esa can­ti­dad. Lo me­jor es or­ga­ni­zar­se en­tre va­rios y en­ce­rrar en­tre 4.000 y 5.000 ani­ma­les pa­ra ba­jar los cos­tos, te­ner ven­ta­ja a la ho­ra de ofre­cer la ha­cien­da y la po­si­bi­li­dad (de­bi­do al vo­lu­men) de te­ner un con­tra­to con al­gún fri­go­rí­fi­co.

Pe­ro tam­bién el Go­bierno de­be ofre­cer he­rra­mien­tas pa­ra fo­men­tar el aso­cia­ti­vis­mo, te­nien­do en cuen­ta el con­tex­to in­ter­na­cio­nal.

No­ta de la Re­dac­ción: el au­tor es con­sul­tor es­pe­cia­li­za­do en Agro­ne­go­cios.

Los al­qui­le­res son la pri­me­ra cues­tión. Afec­tan a las dos par­tes por igual

JOSE AL­MEI­DA

Jun­tos. Si los due­ños de la tie­rra y los in­qui­li­nos que la tra­ba­jan se aso­cian, pue­den aho­rrar mu­cho en im­pues­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.