Las he­rra­mien­tas de cos­to ce­ro pa­ra im­pul­sar los rin­des en so­ja

Des­ta­can la im­por­tan­cia de la fe­cha de siem­bra, den­si­dad y gru­po de ma­du­rez.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@clarin.com

Cuan­do uno asis­te a una fies­ta tie­ne que sa­ber dón­de se rea­li­za­rá y en qué con­tex­to pa­ra ele­gir la ro­pa ade­cua­da. Con los cul­ti­vos pa­sa lo mis­mo: si no se co­no­ce el am­bien­te es di­fí­cil dar en la te­cla con “el tra­je apro­pia­do”. Y más te­nien­do en cuen­ta que el am­bien­te ex­pli­ca el 65% de la va­ria­ción de ren­di­mien­to de un cul­ti­vo.

“Co­no­cer el con­tex­to en el que se va a desa­rro­llar un cul­ti­vo es de­ter­mi­nan­te, es la pie­dra fun­da­men­tal, so­bre la que se pue­de ac­tuar po­co, pe­ro si se to­man las de­ci­sio­nes co­rrec­tas ser­vi­rá de apa­lan­ca­mien­to pro­duc­ti­vo”, des­ta­có el ge­ren­te de De­sa­rro­llo de Don Ma­rio, Ro­dri­go Igle­sias, du­ran­te el ta­ller “Có­mo re­du­cir las bre­chas de rin­de en so­ja a tra­vés del ma­ne­jo de fe­cha de siem­bra y gru­po de ma­du­rez”, rea­li­za­do en Aa­pre­sid.

La pre­gun­ta que se plan­teó es por qué, más allá de los al­tos ren­di­mien­tos que ob­tu­vie­ron mu­chos pro­duc­to­res en la cam­pa­ña pa­sa­da, ha­ce va­rios años que la me­dia de rin­de es­tá es­tan­ca­da muy por de­ba­jo de los en­sa­yos de cam­po que ha­cen los se­mi­lle­ros, en los cua­les, “con to­do el tu­co”, lle­gan has­ta ni­ve­les de 8.000 ki­los por hec­tá­rea.

En diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral, Igle­sias es­pe­ci­fi­có que hay dos te­mas im­por­tan­tes: “uno son los te­chos de rin­de, pe­ro el otro, no me­nos im­por­tan­te, son los pi­sos y la es­ta­bi­li­dad”.

El ex­per­to ma­ni­fes­tó que ellos es­tán se­gu­ros de que si el pro­duc­tor ha­ce bien los de­be­res, con una ca­rac­te­ri­za­ción ex­haus­ti­va del am­bien­te, se en­cuen­tra la va­rie­dad ade­cua­da pa­ra ex­plo­tar­lo al má­xi­mo (el tra­je a me­di­da). “Fe­cha de siem­bra, gru­po y den­si­dad son de­ci­sio­nes que no tie­nen cos­to, pe­ro sí al­to im­pac­to en la pro­duc­ción y de­sa­rro­llo del cul­ti­vo”, re­cor­dó.

Pe­ro, ade­más, hay otras de­ci­sio­nes que per­mi­ten ejer­cer una in­fluen­cia so­bre el am­bien­te, co­mo fertilización y ro­ta­cio­nes, que son de me­diano pla­zo y tie­nen un cos­to, aun­que tam­bién hay que pen­sar­las co­mo una in­ver­sión que se re­cu­pe­ra.

Igle­sias di­jo que “la re­co­men­da­ción pa­ra los pro­duc­to­res siem­pre es que no cuan­ti­fi­que la in­ver­sión por hec­tá­rea sino por tonelada pro­du­ci­da”, por­que qui­zás es­té pa­gan­do más por una va­rie­dad o una tec­no­lo­gía que les per­mi­te ob­te­ner más ren­di­mien­to.

En es­te pun­to, Igle­sias des­ta­có que “hay pro­duc­to­res que es­tán ne­ga­dos a adop­tar tec­no­lo­gías”, pe­ro con­si­de­ró que, sin dar­se cuen­ta, “es­tán per­dien­do un al­to po­ten­cial de pro­duc­ti­vi­dad”.

En es­ta ca­rre­ra por brin­dar al­ter­na­ti­vas pa­ra po­der “me­ter más ki­los” ca­da año, al­go más ne­ce­sa­rio que nun­ca en un con­tex­to de ba­ja de pre­cios, el ex­per­to sos­tu­vo que la se­lec­ción ge­né­ti­ca tie­ne co­mo ban­de­ra prin­ci­pal el rin­de. No son aman­tes de in­cor­po­rar nue­vos ge­nes si eso im­pli­ca re­sig­nar ki­los.

Pe­ro hay un pro­ble­ma en es­te sen­ti­do: la ba­jí­si­ma adop­ción de se­mi­lla fis­ca­li­za­da, que en la úl­ti­ma cam­pa­ña fue me­nos del 20%.

Es­ta si­tua­ción im­pac­ta más fue­ra de la zo­na nú­cleo, ya que allí las nue­vas va­rie­da­des tie­nen di­fe­ren­cias de rin­de cer­ca­nas a 10% más que las an­te­rio­res, una bre­cha que en la re­gión cen­tral del país es un po­co me­nor.

Aguan­te la so­ji­ta. En es­ta cam­pa­ña,com­pli­ca­da en ren­ta­bi­li­dad, mu­chos pro­duc­to­res se re­fu­gia­rán en el cul­ti­vo. Arri­ba, Ro­dri­go Igle­sias, de Do­nMa­rio, des­ta­có

que la so­ja tie­ne un po­ten­cial que es­tá muy le­jos del pro­me­dio que se lo­gra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.